Ciencia

La inteligencia artificial logra leer la mente de forma no invasiva

Gracias a los modelos de lenguaje basados en inteligencia artificial, una resonancia magnética funcional ha logrado leer la mente de tres personas.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad miércoles, 3 de mayo de 2023 · 18:00 hs
La inteligencia artificial logra leer la mente de forma no invasiva
El estudio utilizó ChatGPT para decodificar las ideas de los sujetos de prueba Foto: Shutterstock

Un grupo de científicos de la Universidad de Texas en Austin ha desarrollado un decodificador que utiliza inteligencia artificial para traducir la actividad cerebral en un flujo de texto contínuo, lo significa la posibilidad de leer los pensamientos de una persona de forma no invasiva. 

Los científicos comentaron que este decodificador ha podido reconstruir el habla de una forma "asombrosa" y lo hacía mientras los sujetos examinados escuchaban una historia mientras eran analizados por una resonancia magnética funcional. Los sitemas anteriores de decodificación, como los que utilizaba Stephen Hawking, requerían de un implante quirúrgico. 

El Dr. Alexander Huth, un neurocientífico que dirigió el trabajo en la Universidad de Texas, dijo: “Nos sorprendió un poco que funcione tan bien como lo hace. He estado trabajando en esto durante 15 años así que fue impactante y emocionante cuando finalmente funcionó”.

Esta técnica permite mapear la actividad cerebral en una ubicación específica con una resolución increíblemente alta, pero hay un desfase temporal que imposibilita el seguimiento en vivo. Este desfase se debe a que los escanéo de la resonancia magnética funcional mide el flujo sanguíneo a la actividad cerebral, que alcanza su punto máximo y vuelve a la línea de base en unos 10 segundos, lo que significa que ni siquiera el escáner más potente puede mejorarlo."Es una representación ruidosa y lenta de la actividad neuronal", explicó Huth.

Los científicos del estudio a punto de recopilar datos
Foto: Universidad de Texas en Austin

Este límite obstaculizó la capacidad de interpretar la actividad cerebral en respuesta al habla natural, sin embargo la llegada de modelos lingüísticos,el tipo de IA que sustenta el ChatGPT de OpenAI,l proporcionó una nueva vía de acceso. Estos modelos son capaces de representar, en números, el significado semántico del habla, lo que permitió a los científicos observar qué patrones de actividad neuronal correspondían a cadenas de palabras con un significado concreto, en lugar de intentar leer la actividad palabra por palabra.

Cómo se hizo el estudio

Para "leer la mente" se necesitaron tres voluntarios que permanecieorn tumbados sobre un escaner durante 16 horas, mientras escuchaban podcast. El decodificador relacionó la actividad cerebral con el significado utilizando un gran modelo linguistico, el ChatGPT 1. 

Luego se escaneó a los voluntarios, que escucharon una nueva historia o imaginando que contaban una, y se utilizó el decodificador para generar texto a partir de la actividad cerebral. En la mitad de los casos, los textos coincidían al 100%. "Nuestro sistema funciona a nivel de ideas, de semántica, de significado", explicó Huth. "Por eso lo que obtenemos no son las palabras exactas, sino lo esencial",agregó. 

Por ejemplo, cuando un participante se le reprodujeron las palabras "Todavía no tengo el carné de conducir", el decodificador las tradujo como "Todavía no ha comenzado a aprender a conducir". En otro caso, las palabras "No sabía si gritar, llorar o salir corriendo. En lugar de eso, le dije: '¡Déjame en paz!'" se descodificaron como "Empecé a gritar ya llorar, y entonces ella solo dijo: ' Te dijo que me dejes en paz'".

"Para un método no invasivo, se trata de un verdadero salto adelante en comparación con lo que se había hecho hasta ahora, que solía consistir en palabras sueltas o frases cortas", afirma Huth.

No obstante, el decodificador tuvo sus problemas, ya que en ocasiones no lograba distinguir los géneros. Además, el aparato es personalizado por lo que no funciona en otra persona. 

Preocupación en la comunidad científica

Jerry Tang, coautor del estudio, informó que le preocupa que semejante tecnología caiga en las manos equivocadas. "Queremos asegurarnos de que la gente solo utilice este tipo de tecnología cunado quieran ayudar", agregó. 

La inteligencia artificial preocupa a la comunidad científica por varias razones. En primer lugar, existe la preocupación de que la IA pueda ser utilizada para tomar decisiones que afecten a las personas de manera injusta o discriminatoria, debido a la posibilidad de que la IA aprenda y perpetúe sesgos y prejuicios.

También se teme que la IA puede reemplazar a los trabajadores en varios sectores, lo que podría tener un impacto negativo en el empleo y la economía en general. Asimismo, hay preocupaciones en torno a la privacidad y la seguridad de los datos personales, ya que la IA procesa grandes cantidades de información. En general, existe la inquietud de que el rápido avance de la IA pueda superar la capacidad de controlarla y comprender sus impresiones, lo que podría llevar a consecuencias imprevistas y no deseadas.

Archivado en