La voz materna reduce el dolor y estrés en los bebés prematuros

La voz materna reduce el dolor y estrés en los bebés prematuros

Estudios avalan que cuando la mamá habla a su bebé prematuro en el momento en el que se le somete a una intervención médica, los signos de expresión de dolor disminuyen y su nivel de oxitocina aumenta.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El contacto piel a piel de una mamá con su bebé es algo primordial desde los primeros minutos de vida ya que tiene beneficios para la salud y bienestar de ambos. Sin embargo, hay ocasiones en que eso no es posible debido a las condiciones de los nacimientos. En el caso de los bebés prematuros, ese contacto se ve interrumpido por la atención médica pero hay un aspecto que mejora las condiciones de salud, nada más y nada menos que la voz materna.

La relación de una mamá con su bebé se construye desde la gestación, los sonidos, caricias, música y voces son reconocidas por el recién nacido que se fue familiarizando con esa voz que lo acompaña desde su paso por el útero.

El cerebro de un recién nacido, aunque viniera al mundo antes de tiempo, no deja de sorprendernos ya que es capaz de reconocer la voz de su mamá en el momento en el que se le somete a una intervención médica. Diferentes estudios también han demostrado que este contacto directo ayuda a los prematuros a superar las dificultades y que la presencia de una madre o un padre tiene un efecto calmante real en el niño. 

Según la investigación realizada por la Universidad de Ginebra, cuando los bebés escuchaban la voz de sus madres, los signos de expresión de dolor del bebé disminuían y su nivel de oxitocina (la hormona que interviene en el apego y que también está relacionada con el estrés) aumentan significativamente, lo que podría atestiguar una mejor gestión del dolor.

El contacto con la madre tiene un efecto calmante en el niño prematuro

Los resultados de la investigación realizada en conjunto con Hospital Parini y la Universidad del Valle de Aosta (ambos en Italia), se publicaron en la revista Scientific Reports, demostrando la importancia de la presencia de los padres con los bebés prematuros, que están sometidos a un intenso estrés desde el nacimiento, una presencia que tiene un impacto real en su bienestar y desarrollo.

El dolor y estrés de los bebés prematuros

Los bebés prematuros son separados de su mamá y colocados en incubadoras para ser sometidos a intervenciones médicas diarias como son la intubación, extracción de sangre o una sonda de alimentación, necesarias para mantenerlos con vida. Las investigaciones encontraron que cuando la madre le habla a su bebé prematuro en el momento en el que se somete a una intervención médica, los signos de expresión de dolor del bebé disminuyen.

"Centramos este estudio en la voz materna, porque en los primeros días de vida es más difícil que el padre esté presente, debido a las condiciones de trabajo que no siempre permiten días libres", aseguró la doctora Manuela Filippa, investigadora y primera autora del estudio.

Desafortunadamente no siempre es posible aliviar las dolencias y el estrés que sufren los bebés prematuros con analgésicos farmacéuticos, ya que los efectos secundarios a corto y largo plazo sobre su desarrollo neurológico pueden ser importantes.

Existen otras formas de aliviar al bebé tales como el envoltorio, la contención, las soluciones azucaradas o la succión no nutritiva con tetina pero cada vez más estudios científicos avalan que la presencia de la madre o el padre tiene un verdadero efecto tranquilizador en los bebés, principalmente por medio de las modulaciones emocionales de la voz.

La presencia de la madre tiene un impacto positivo en los bebés prematuros que se someten a procedimientos médicos dolorosos

El impacto de la voz de la madre

El estudio de investigación está basado en el seguimiento de 20 bebés prematuros en el Hospital Parini de Italia. Los investigadores pidieron a la madre que estuviera presente durante el análisis de sangre diario, que se realiza extrayendo unas gotas de sangre del talón.

El estudio se realizó en tres fases a lo largo de tres días, lo que permitió la comparación: una primera extracción se realizó sin la presencia de la madre, una segunda con la madre hablando al bebé y una tercera con la madre cantando al bebé. El orden de estas condiciones cambiaba aleatoriamente y se midió también la intensidad de la voz para que cubriera el ruido propio de los cuidados intensivos debido a las ventilaciones y otros dispositivos médicos.

En primer lugar, el equipo de investigación observó si el dolor del bebé disminuía en presencia de la madre teniendo en cuenta el Perfil de Dolor del Bebé Prematuro (PIPP), que establece una parrilla de codificación entre 0 y 21 para las expresiones faciales y los parámetros fisiológicos (latidos del corazón, oxigenación) que atestiguan los sentimientos de dolor del bebé. Las observaciones dieron como resultado una disminución del dolor en los bebés que escuchaban las voces de sus madres. 

Otro aspecto observado por los científicos fue un aumento significativo en los niveles de oxitocina del bebé cuando la mamá hablaba, situación que muestra una disminución del nivel de estrés del bebé prematuro.

Estos resultados demuestran el impacto positivo de la presencia de la madre cuando los bebés prematuros se someten a procedimientos médicos dolorosos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?