Sin estudiantes y blindada por policías: la primavera que llegó marchita por el coronavirus

Sin estudiantes y blindada por policías: la primavera que llegó marchita por el coronavirus

El Gobernador decretó una "mini" fase de aislamiento con el fin de evitar las reuniones sociales que provoquen nuevos casos de coronavirus, por lo que este año no veremos estudiantes disfrutando de la primavera, pero sí muchos controles. "La gente tomó bien la medida", aseguraron las autoridades.

Pablo Villarruel

Pablo Villarruel

"¿Que más quisiera que pasar la vida entera como estudiante el día de la primavera?", dice Andrés Calamaro en una estrofa de su famosa canción "La parte de adelante", pero bueno, qué iba a imaginar el artista que la primavera del 2020 iba a encontrar a todo el mundo, estudiantes incluídos, con un virus que nos tiene, en mayor o menor medida, confinados al encierro.

A esta altura no solo los estudiantes no van a poder festejar su día ni la llegada de ese tiempo que hace propicios los encuentros sociales que ahora debemos evitar, si no que personas de todas las edades deben redoblar los esfuerzos y quedarse en casa tras la decisión del Gobierno para intentar disminuir la circulación y, con ella, los contagios.

A partir del sábado la provincia vetó las actividades al aire libre como primera medida, pero desde ayer domingo a las 16 hasta mañana martes a las 5.30, Mendoza quedará en aislamiento total y solo se permitirá la circulación de aquellas personas que trabajen en actividades esenciales como farmacias o estaciones de servicio.

Este 21 de septiembre no veremos las procesiones de jóvenes yendo a celebrar a los espacios verdes o a la zona de montaña para pasar el día, si no que el panorama será de desolación y de controles policiales que buscarán abortar cualquier tipo de reunión social que provoque nuevos casos de coronavirus para un sistema sanitario al límite.

La decisión de decretar esta "mini" Fase 1 de aislamiento puede parecer antipática, pero lo cierto es que el vertiginoso aumento de casos en la provincia es innegable y el colapso del sistema de salud finalmente hizo que muchos tomaran conciencia de las dramáticas consecuencias que significa colaborar en la propagación del virus.

Desde el Gobierno se mostraron "satisfechos" con la respuesta de la ciudadanía durante el sábado y el domingo y creen que este lunes continuará de la misma manera porque "la gente percibe que de no tomar conciencia volvemos a Fase 1", según las palabras del subsecretario de Relaciones Institucionales de Seguridad, Néstor Majul.

Majul dijo que esta decisión del Gobierno fue "acertada" y que la gente, a pesar del cansancio que supone el confinamiento, ha entendido el espíritu de medida. "La verdad es que no anda nadie en la calle, la gente ha aceptado esta decisión del Gobernador porque ha tomado conciencia de la situación difícil que estamos atravesando", detalló el funcionario al tiempo en que agradeció la colaboración de los municipios en los controles.

El endurecimiento de las restricciones justo para el Día del estudiante y el Día de la primavera no es casualidad y desde el Gobierno lo reconocen. "Los jóvenes siempre son un poco más rebeldes y buscan evadir los controles. Son proclives a intentar evitar las restricciones, pero creemos que la mayoría ha entendido el momento que estamos viviendo", reflexionó Majul sobre el comportamiento esperado para este 21 de septiembre.

Con este panorama, la primavera llega a una Mendoza preocupada por el aumento de casos de coronavirus y cansada por las restricciones para la circulación y las reuniones sociales. La posibilidad del retorno a la Fase 1 de distanciamiento parece estar latente, por eso este año los estudiantes se quedarán en casa y los policías y los preventores ganarán las calles y los espacios verdes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?