La pesadilla de una anciana mendocina: viajó 22 horas en remís para volver a Chacras desde Buenos Aires

La pesadilla de una anciana mendocina: viajó 22 horas en remís para volver a Chacras desde Buenos Aires

Ana Torres es una mujer de 77 años que quedó varada en Buenos Aires por la cuarentena luego de pasar el verano en Entre Ríos. El jueves pasado recién pudo volver a su casa de Chacras de Coria luego de un viaje en remís de 22 horas donde pasó frío y malos tratos en los controles provinciales.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La imposición del aislamiento obligatorio debido a la pandemia de coronavirus dejó a muchas personas fuera de sus ciudades de residencia y, de a poco o como pueden, muchos pudieron ir regresando a sus hogares tras permanecer un considerable tiempo en otro lugar.

Esto fue lo que le sucedió a Ana Torres, una mujer de 77 años que, si bien nació en Entre Ríos, vive en Chacras de Coria pero tuvo que quedarse confinada en Buenos Aires a raíz de la cuarentena y recién pudo regresar a su casa el jueves pasado luego de un inolvidable viaje en remís que tardó 22 horas en unir la Capital Federal con nuestra provincia.

La mujer pasó el verano con unos amigos en Concordia y regresó a un departamento en Buenos Aires, donde residió el último año, pero luego de un tiempo quiso volver a su vivienda en Luján de Cuyo y, antes del extenso periplo que tuvo que transitar, se sometió a un test de coronavirus para poder viajar.

Con este paso realizado buscó un remisero que le cobró $12 mil para pasarla a buscar por su departamento en Recoleta y traerla hasta Mendoza, no sin antes realizar paradas obligadas donde los controles provinciales no fueron muy amables con la anciana según su propio relato.

Ana y el remisero salieron el 22 de julio a las 22 de Recoleta. El 23 a las 6.30 llegaron a la entrada de San Luis y allí la retuvieron por 4 horas. Luego, en el límite de esta provincia y la nuestra la demoraron 2 horas más hasta que pudo llegar a la Ciudad de Mendoza, donde tuvo que esperar un par de horas más para firmar una declaración jurada y recién allí poder ir hasta Chacras de Coria.

El periplo de la mujer de Buenos Aires a Mendoza/Infobae

En resumen, un viaje que suele tardar unas 13 horas se transformó en uno de 22 con algunos momentos desagradables contados por la mujer a Infobae. "En San Luis se acercó un policía que, de muy mal modo, nos dijo que recién íbamos a poder salir de ahí cerca de las 10. Yo le quise preguntar algo, se dio vuelta y me dejó hablando sola”, recapituló Ana.

"Hacía un frío tremendo y no había ni un lugar para ir al baño o comprar un café. Lo único que tenía encima eran caramelos, galletitas y dos botellas de agua. Me bajé un rato, para estirar las piernas pero el viento era helado”, explicó la mujer de 77 años.

"El trato que recibí fue deshumanizante. Me sentí de todo menos una persona. Te decían: ‘Quédese ahí‘, ‘Espere ahí‘ y ni siquiera te miraban a los ojos", fializó la mujer tras su odisea desde Buenos Aires hasta Mendoza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?