¿Los pájaros cantan distinto por el aislamiento?

¿Los pájaros cantan distinto por el aislamiento?

El científico Daniel Sol Rueda anticipa que es posible que las aves estén cantando de un modo diferente tras el estallido de la pandemia. ¡Conocé los motivos!

MDZ Curiosas

Daniel Sol Rueda es Doctor en Biología y trabaja en el Centro de Investigaciones Ecológicas y Aplicaciones Forestales de Barcelona. Durante una participación que tuvo esta semana en el programa A hombros de gigantes, de Radio Nacional de España, contó que los pájaros pueden estar cantando de una forma diferente a causa de la pandemia.

"Sabemos que los animales en las ciudades se comportan de forma distinta. Se ajustan a los cambios. Entre el tráfico y el ruido urbano, por ejemplo, los pájaros comienzan a cantar en tonos más agudos. Se cree que esto es una respuesta para mejorar la interacción entre ellos, porque la ciudad está llena de sonidos de baja frecuencia. Utilizando cantos más agudos tienen más posibilidad de comunicarse", explicó el especialista.

¿Qué ocurre cuando las urbes se vuelven silenciosas a causa del confinamiento? "Lo que podría pasar es que algunas especies ya no tengan que cantar con las frecuencias con que lo hacen habitualmente -anticipó el cientifico-. Tal vez canten en frecuencias más bajas. Aunque de momento no se sabe si estos cambios se están produciendo.¡Porque los investigadores también estamos confinados!".

El peligro de una "trampa ecológica"

Desde que comenzó el aislamiento, las noticias sobre animales salvajes que entran en las ciudades se han vuelto un leitmotiv. Lo que no tantos están diciendo es que las aglomeraciones podrían convertirse en una trampa: los inocentes bichitos se están internando en paisajes que más temprano que tarde volverán a llenarse de gente. Y quedarán atrapados entre perros, gatos y seres humanos.

Aún no hay datos para conocer el impacto real del confinamiento sobre la fauna, pero es evidente que el coronavirus ha creado condiciones para que los animales perciban algunas situaciones dentro de la ciudad como muy atractivas

Sol Rueda lo ilustró con claridad: "el concepto de trampa ecológica apareció en los 70 y plantea que cuando hay un cambio rápido en el ambiente se genera una confusión en las especies, que perciben a esos ambientes como favorables aunque en realidad no lo son". En otras palabras, hay probabilidades de que cuando retorne la rutina estas especies queden descolocadas, fuera de lugar. Amenazadas.

La otra posibilidad es que se adapten. Antecedentes no faltan: "en Europa tenemos a la urraca, que hace diez años era escasa en las zonas pobladas y terminó metiéndose. Es esperable que este tipo de colonizaciones ocurran. Sin embargo, para la mayoría, estos días habrán sido solo un espejismo, una trampa ecológica. Tendrán que volver a sus hábitats originales".

El pájaro que se adaptó a todo

Para terminar -y aunque sea un poco offtopic- invitamos a nuestros lectores a conocer a las aves del género menura. Como estas especies han sufrido el avance del hombre sobre su entorno, han comenzado a considerar los sonidos humanos como parte del paisaje

Por ende, aprendieron a cantar imitando lo que escuchan. Y lo que oyen diariamente en los bosques puede comprobarse en este video: motosierras, árboles caídos. La Tierra lastimada.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?