¿Qué es una orden de desalojo? Los conceptos legales que hay que conocer

¿Qué es una orden de desalojo? Los conceptos legales que hay que conocer

Una orden de desalojo es un complejo proceso legal que requiere de la intervención judicial.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Argentina se encuentra en un momento en el cual la palabra "desalojo" adquiere un peso especial y despierta curiosidades. Tras los hechos de público conocimiento ocurridos en la ciudad de Guernica, saber un poco más sobre el concepto legal puede ser de utilidad.

Asumiendo que una orden de desalojo es que un inquilino tenga la obligación de abandonar la vivienda en la que se encuentre, es necesario primero conocer sus derechos. Para ello, deben:

  • Contar con un abogado defensor.
  • Estar informados con anterioridad sobre la existencia de una orden de desalojo.
  • Recibir una respuesta del Gobierno ante la inminente situación de calle.
  • Que las fuerzas de seguridad les brinden un trato respetuoso.

¿Cómo se notifica una orden de desalojo con causa?

Por lo general, cuando se recibe una orden de desalojo hay 3 tipos de formas en que se puede notificar. Las mismas se dan, comúnmente, en el caso de haber violado alguna parte del contrato de alquiler o arrendamiento:

  1. Cuando la notificación indica que pague el alquiler o abandone el inmueble.
  2. Cuando las notificaciones de subsanación o abandono se envían a aquellos inquilinos que violaron alguna condición o término específico asentado en el contrato.
  3. Cuando las notificaciones son de abandono incondicional. Estas se consideran las peores para el inquilino y en la mayoría de los casos se dan por diferentes razones simples como: pagos con atrasos reiterados, violación repetida de de algunos términos y condiciones, entre otras.

¿Cómo se notifica una orden de desalojo sin causa?

En algunas situaciones sucede que el propietario puede solicitar el abandono de la propiedad (aunque haya pagado el alquiler a tiempo y no se haya comportado de manera tal que justifique el desalojo con causa).

Para estos casos, existen leyes de desalojo que permiten a los propietarios solicitar que se muden, pero tienen la obligación de proporcionarles a los inquilinos, ciertas protecciones adicionales.

¿Qué hacer ante una orden de desalojo?

Para el caso de recibir una orden de desalojo, la Dirección de Asistencia a Personas Involucradas en Desalojo, es quien se encargada de acompañar a las personas o grupos que se encuentren sometidos a una orden de desalojo forzoso.

Su objetivo principal es asistir a todas aquellas que se encuentren afectadas a este procedimiento repentino, con el propósito de asistirlos y hacer sus reclamos correspondientes.

En varias oportunidades suceden imprevistos, como la posibilidad de que no se llegue a un acuerdo entre ambas partes.

¿Qué pasa si el inquilino no se quiere ir?

El inquilino tiene plazos estipulados por ley. Si las partes no llegan a un acuerdo, o mejor, si el inquilino no se quiere ir y entregar la vivienda en la fecha exigida, se le iniciará un proceso de restitución del inmueble.

En este contexto, si el inquilino no decide desocuparlo voluntariamente, tendrá que hacerlo cuando se programe la diligencia de lanzamiento.

Plazos que tiene un inquilino ante una orden de desalojo

Para los casos en que se trate de una vivienda urbana, el plazo que tiene cualquier inquilino en desalojar o desocupar la residencia, es de 3 meses. Pero... ¿cuánto tiempo le dan a una persona para desalojar una casa?

Se debe tener en cuenta que esos 3 meses de plazo no se refieren al tiempo en que se puede seguir quedando, sino a que, según la ley que lo impone, tiene la obligación de notificarle la terminación del contrato de alquiler con una anticipación de 3 meses.

A partir de haber sido notificado -quien se encuentre alquilando- es que comienza a correr el plazo de los 3 meses que tiene para desocupar la vivienda. Para el caso de que esa notificación no se haya realizado, le da derecho al propietario, a confirmar que el contrato no ha terminado ni tiene la obligación de ser desocupado.

Es importante saber que el plazo de 3 meses se refiere a la fecha en que termina un contrato.

Para el caso del desalojo por mutuo acuerdo, el plazo queda a criterio de las partes en un mutuo acuerdo, en cualquier momento, haya o no incumplimiento.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?