Preocupación por un insecto raro que podría estar en Mendoza

Preocupación por un insecto raro que podría estar en Mendoza

En los últimos días se difundieron fotos en redes sociales de la supuesta picadura de un insecto que estaría presente en Mendoza, lo que causó alerta y confusión entre los usuarios.

Paula Ruiz

En los últimos días se difundieron fotos en redes sociales de la supuesta picadura de un insecto que estaría presente en Mendoza, lo que causó alerta y confusión entre los usuarios. La publicación mostraba el brazo de un niño con una lesión importante producto de la supuesta picadura.

La confusión tuvo lugar porque el posteo original (que fue eliminado de las redes) tenía errores en cuanto al insecto responsable y lo que produce, y además era de Jujuy pero se compartió en Mendoza diciendo que en nuestra provincia se encontraba también este “bicho” y que era sumamente peligroso.

Al respecto se expresó Sergio Saracco, médico toxicólogo y Jefe Departamento de Toxicología de Mendoza, quien explicó en detalle de qué especie se trata, qué provoca, cómo prevenirlo y, por otra parte, transmitió tranquilidad asegurando que el insecto no se encuentra en Mendoza al menos por el momento.

¿Qué es y qué produce?

El insecto en cuestión se llama Paederus, conocido como bicho vigilante o bicho de fuego. Tiene hábitos silvestres, puede ingresar a las casas a través de ventanas, atraídos por las luces blancas. Es un insecto que no muerde, no pica, pero tiene una sustancia cáustica en el interior que se llama pederina, que cuando toma contacto con la piel daña las células y esto produce una dermatitis muy similar a una quemadura, generalmente se dan en zonas expuestas del cuerpo. Esto se puede dar en el cuello, como en el pliegue interno del brazo o de las rodillas, si uno lo presiona contra la ropa también puede producir este tipo de lesiones.

"Son un poco más grande que una hormiga, tiene alas, vuela, por eso se acerca a las luces blancas, no sólo porque como todos los insectos son atraídos por luces artificiales sino porque además como se alimentan de otros insectos van y buscan alimento alrededor de las luces blancas en verano. Al insecto se los distingue porque es alargado, tiene colores rojos, negros y tornasolados en el lomo, unas antenas muy pequeñas y al ser atraídos por luces blancas pueden frecuentar lugares de esparcimiento", informó el experto. 

¿Cómo tratar la lesión?

En general la lesión que produce no es grave, pero sí bastante dolorosa y molesta. En ocasiones debe ser tratada por el equipo de cirugía plástica. Las lesiones tienen una evolución de aproximadamente 30 a 35 días pero el equipo de quemados tiene un tratamiento particular para este tipo de lesiones que la reducen a 10 o 15 días, sin dejar ningún tipo de secuelas. El problema es que pica, duele y arde, entonces se tiende a rascarse y puede haber una infección sobreagregada.

Recomendaciones

Se tiene que tener precaución cuando uno se sienta a comer, o en las habitaciones al acostarse, y fijarse en el techo y alrededor, porque puede llegar este bicho dando vueltas caminando por las paredes. Generalmente se apoyan en el techo cerca de las luces blancas.

Por ello es importante aprender a reconocer la presencia del insecto para tomar las medidas fundamentales que es no aplastarlo contra la piel, si uno puede reconocer el insecto, hay que retirarlo con una hoja de papel o soplándolo, no tomarlo con los dedos porque justamente lo puede aplastar y hacer que esta sustancia se libere, pero fundamentalmente si se lo conoce y evita aplastarlo, puede evitar la lesión. Esta recomendación es para cualquier insecto en general, explicó Saracco.

Si es aplastado accidentalmente, inmediatamente debe lavarse con agua y jabón blanco para tratar de arrastrar la mayor sustancia de la piel y concurrir a la consulta médica.

¿Dónde se encuentra? 

"Es importante destacar que este insecto no habita en Mendoza pero sí en distintos lugares del país y en zonas vacacionales por lo que es necesario conocer las recomendaciones. Se asisten casos en el norte del país, en provincias como Jujuy, La Rioja y también en Córdoba y BsAs, de personas que han estado haciendo algún tipo de actividad en parque o en las casas", agregó Saracco.

Estos insectos comúnmente se alimentan de otros insectos (algunos de ellos plagas) y en general son considerados beneficiosos para la agricultura. Prefieren lugares húmedos o cercanos a orillas de ríos, lagos, lagunas o zanjones y aunque habitan en nuestro país desde hace ya muchos años, su presencia sólo se hace evidente cuando las poblaciones alcanzan valores inusualmente elevados. Este incremento obedece principalmente a factores climáticos que los favorecen, tales como precipitaciones copiosas y alta humedad, junto con elevadas temperaturas y amplitud térmica.

Especies en Argentina 

En nuestro país se han registrado sólo dos especies peligrosas: Paederus brasiliensis y Paederus ferus. Ambos insectos son muy similares, teniendo los adultos el cuerpo alargado, de entre 1 y 1.5 cm, con colores vivos: azul o negro metálicos y anaranjado. No muerden ni pican ni ocasionan lesiones sólo por caminar sobre la piel. Sin embargo producen pederina, sustancia que pueden liberar o bien por glándulas que tienen en el extremo del abdomen o si se los daña o aplasta, ya que este compuesto está presente también en su sangre. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?