#MDZArte: Laura Rudman, pinturas cargadas de nostalgia

#MDZArte: Laura Rudman, pinturas cargadas de nostalgia

Rincones, sitios  y hogares llenos de historias, inspirados en canciones, poesías y sensaciones. "El arte es mi modo de expresar la cotidianidad, la mía y la de mi entorno", dice acerca de su proceso creativo. 

Laura Rudman Belmes es especialista en crear lugares cargados de nostalgia. Entre sus obras vemos bares, cafés, patios, baldosas, mesas, sillas y tazas de cafés, barcos y grullas de papel. Composiciones que nos invitan a descubrir una historia. Un camino fascinante de desentrañar en el cual nos inundamos de recuerdos.

¿Te dicen?

Lau.

¿Autodidacta o estudiada?

Comencé de muy chiquita en el taller "Innato" de Adelina Tarditti. Luego hice la Escuela Provincial de Bellas Artes. Cursé hasta 2do año en la Facultad de Artes de la UNCuyo. Asistí al taller del maestro Ángel Gil y durante dos años viajé a Buenos Aires para participar del taller de Carlos Gorriarena.

¿Qué es el arte para vos?

Para mí el arte es trabajo y vocación. Soy una privilegiada que descubrió muy pronto lo que le gustaba hacer y que hoy puede vivir de lo que ama".

¿Qué expresa?

En mi opinión el arte debe expresar lo propio. Es decir, en la medida que uno va descubriendo qué lo impulsa, qué lo conmueve, debe seguir eso apasionadamente. Para mí, desde siempre, el arte es mi modo de expresar la cotidianidad, la mía y la de mi entorno.

Laura Rudman

¿Cómo nació esta necesidad de expresarte a través del arte?

Creo que todos los que trabajamos en el mundo del arte lo hacemos impulsados por esa necesidad de expresión

¿Qué sentís cuando pintás?

Quiero creer que soy una pintora profesional. Disfruto lo que hago, lo elijo cada día, pero lo vivo también como mi trabajo. Pinto cuando tengo ganas pero también cuando no.

Laura Rudman

¿Cómo te enfrentás a un lienzo blanco, a un material sin forma?

No me asusta el lienzo en blanco. Durante muchos años mi obra partía de la mancha. Desde allí construía la obra, descubriendo imágenes. A medida que la palabra, que la idea fue más fuerte y apareció la narrativa (esas ganas de contar una historia) el dibujo le fue ganando a la mancha y ahora dibujo la tela antes de pintar. A veces con lápiz, otras con el mismo pincel.

Cuando mirás cuadros viejos tuyos, ¿te encontrás o ya no?

Cuando miro mi obra de hace algunos años, me reconozco pero se que no soy la misma. No puedo ser la que era entonces ni en la vida ni en el arte.

Laura Rudman

¿Cuándo te propusiste vivir del arte?

Desde que tengo memoria se que quiero vivir del arte. No lo hago sola, tengo un compañero, Leandro, con el que damos la batalla juntos. No es fácil pero, como decía Eduardo Galeano: "Para eso sirve la utopía, para caminar".

¿Te gusta mostrar lo qué hacés? ¿Cómo te llevás con el marketing?

Me encanta mostrar mi trabajo. Es siempre un desafío y a la vez algo que te motoriza a trabajar más.

Con respecto al marketing, creo que es fundamental. Y parte del profesionalismo de los artistas. Está en reconocer que existen otros profesionales que hacen ese trabajo y que nos orientan. La ventana que nos ofrecen la redes son ilimitadas siempre que uno aprenda a mostrar su arte y utilizarlas.

Laura Rudman

¿Qué te inspira?

Me inspira la música y la palabra. Las imágenes, las cosa que veo no son un tema para mí, son un instrumento para expresar esas palabras, esa música que ha disparado uno u otra idea.

¿Qué sentís cuando terminás un cuadro? ¿Y cuándo lo empezás?

A veces cuando estoy a la mitad de una obra, la taparía toda. Pero cuando paso ese momento, cuando la obra avanza siento que soy cómplice de lo que ha sucedido. Como si el cuadro y yo fuéramos un equipo. Es muy reconfortante ese momento de decir: "Listo, está terminada" y la firmo.

Laura Rudman

¿Cómo le ponés un valor a tu obra?

Como el precio y el valor son cosas distintas, a la hora de ponerle un número a mi trabajo trato de ser pragmática. Converso con los colegas, evalúo mi tiempo, etc. Trato de dejar siempre un margen, obra que sea accesible, porque si bien necesito vender para vivir también me obsesiona que el arte llegue a todos.

¿Quién valora más tu arte el mendocino o el turista?

En ese sentido creo que tanto mendocinos como extranjeros valoran igualmente lo que hago. Pero, claro, en este momento a los turistas les resulta más accesible.

¿Dónde soñás con ver un cuadro tuyo?

Me encantaría hacer una muestra con obra grande. Sueño con 20 obras de 2x2 cada una. No me importaría si fuese aquí, en el exterior, donde sea. Lamentablemente, para eso necesitaría un capital y un espacio que me lo permita, pero es un sueño realizable

¿Qué pieza o cuadro quisieras tener en tu casa que no sea tuyo?

Me encantaría tener una enorme pintura de Carlos Alonso, sin dudas.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?