El Casino presentó el nuevo Registro Único de Autoexclusión

El Casino presentó el nuevo Registro Único de Autoexclusión

Será implementado en todas las salas de juego de la provincia. Habrá intercomunicación de los datos de las personas que expresen, por propia voluntad, autoexcluirse. Posteriormente, este registro se completará con  la aplicación del sistema de reconocimiento facial, el cual está en proceso de licitación. 

El Instituto Provincial de Juegos y Casino (IPJyC) presentó el nuevo sistema de Registro Único de Autoexclusión (RAUAM), el cual será implementado en todas las salas de juego de la provincia.

Este sistema tiene como particularidad la intercomunicación de datos entre todos los casinos de la provincia, en relación con las personas que expresan por propia voluntad autoexcluirse.

Esta nueva propuesta abordada íntegramente por el personal del Instituto de Juegos y Casinos marca un profundo cambio de paradigma en cuanto a la forma en que se debe tratar el tema de la autoexclusión.

A nivel institucional, se derogó la Resolución 589 que consideraba que la autoexclusión era parte de una falta en la que incurría la persona en el Casino de Mendoza. Por otra parte, ahora el acta de autoexclusión pasa a ser vista como una importante herramienta de prevención.

Una herramienta para el juego responsable

Para Mercedes Rus, directora del IPJYC, “lo importante es dejar de ver el acta de autoexclusión como un fin en sí mismo. Para nosotros es un medio, una herramienta para acercar a esa persona al programa de Juego Responsable. Hoy, cualquier casino de la provincia va a recibir no sólo la información, de manera clara y consensual, sino que también recibirá todo el material comunicacional sobre la prevención de juego patológico”.

Otra de las características del RUAM es que, además de estar reglamentado y protocolizado, los plazos de la autoexclusión no son revocables por simple voluntad de la persona, salvo que exista un certificado médico que acompañe la decisión. Los tiempos van de 3 meses a 5 años.

“La cooperación social es la clave de la supervivencia. Por ende, es sumamente legítimo que el Estado asuma el compromiso y regule de manera eficiente la actividad y en esto, no sólo está el RUAM sino también de hacer crecer el Programa Juego Responsable con todas sus implicancias”, expresó Rus sobre la responsabilidad del Estado en su rol regulador.

Un sistema que irá creciendo

Cómo y bajo qué circunstancias debe realizarse la carga de datos de la persona que desea autoexcluirse, fue explicado por los ingenieros Edgardo Sicatto y Lucas Días.

La carga de la información en el RUAM será la base de la aplicación del sistema de reconocimiento facial, que está en proceso de licitación y del cual hay un avanzado diálogo con las empresas privadas de compartir la responsabilidad en el aporte de los soportes y materiales técnicos necesarios para efectivizar el sistema.

Días, uno de los desarrolladores, explicó: “Este es un sistema que irá creciendo y modificándose en base a las necesidades de los usuarios”. Esta aclaración se basa en que el personal que esté a cargo de volcar la información en el sistema será capacitado especialmente en la materia y deberá recibir a quien quiera autoexcluirse, fuera del contexto de la sala de juego.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?