Espectacular ciclo de espumantes y un cierre con música de ensueño

Espectacular ciclo de espumantes y un cierre con música de ensueño

La bodega Vientos Cruzados abrió sus puertas para vivir el cierre del Ciclo de espumantes y música clásica. La lluvia llegó antes de lo esperado, pero no impidió el disfrute del público presente, que acompañó con la calidez de los aplausos esta experiencia variopinta.

MDZ Sociales

MDZ Sociales

El intendente Marcelino Iglesias dio la bienvenida al encuentro, que cerró un nuevo momento de celebración del vino espumoso; e hizo un breve balance de lo vivido hasta el momento en el contexto sanitario actual: "Hace un año, un largo año, que tuvimos que cambiar nuestras vidas. Las tuvimos que cambiar en serio, las personas, las familias, las empresas, las instituciones. Pasaron muchas cosas, nos tuvieron demasiado tiempo encerrados, pero el municipio siguió funcionando. Ni un solo día dejó de realizar sus tareas básicas y aún la atención en el edificio central fue restringida pero personalizada. No entramos en la dicotomía salud vs. economía sino preservar la salud con responsabilidad y mantener la economía para que la crisis no se profundice".

Marcelino Iglesias.

En sintonía con el propósito mencionado, Iglesias agregó, al presentar lo que se venía: "Bajo el patronímico de la Capital del Espumante, decidimos hacer el Ciclo de espumantes y música clásica. Hoy vamos a degustar vinos de dos bodegas y lo vamos a maridar con sabores de nuestra tierra. Como cuadro musical tenemos un brillante conjunto de sopranos y tenores y el Vivero de la Universidad, con jóvenes que son verdaderos maestros y hoy lo van a demostrar. Están dirigidos por alguien que, estoy seguro cuando terminen de actuar, van a sentir la misma admiración que siento yo cada vez que los veo. No solo un excelente director musical sino también un gran pedagogo que enseña y hace amar la música clásica. Qué más se puede pedir, buenos espumantes, buena comida y buena música".

Cantantes en acción.

Y así fue la velada. Las cuerdas del Vivero Musical de la Universidad Nacional de Cuyo, junto al preparador Héctor Colombo y su coordinadora Denise Telli, vibraron bajo la batuta del prestigioso maestro venezolano Rodolfo Saglimbeni. El despliegue de esta gala lírica estuvo acompañado por las voces de Mariana Rodríguez Rial (soprano), Gloria López (mezzosoprano), Marcelo Zelada (tenor) y Rubén Caparotta (barítono); en piano, por los músicos Emanuel Fernández y Pablo Fazio; más la participación del flautista Douglas Juárez y de José Luis Dimarco en violonchelo. 

La gastronomía arribó desde distintas latitudes. A modo de entrada, la colectividad hindú cocinó samosas, un tipo de empanada frita con relleno salado.

Delicias de oriente.

Más tarde, toda la tradición española invitó a deleitarse con una exquisita paella, que también incluyó el paso a paso en vivo para los espectadores y comensales.

Juan Collado, en acción.

Los postres estuvieron a cargo de Brasil, con sabores de maracuyá, choco-coco y lemon pie. Cada momento culinario fue maridado con un vino de la casa.

Desde el escenario, el enólogo Marcelo Godoy propuso degustar un terroir selection año 2018 y un chardonnay de la línea Simetría. Las burbujas llegaron hacia el final, con el espumante de la bodega Familia Valencia y una cata guiada a cargo de Estela Jaime.

Marcelo Zelada, a puro canto.

Una vez más, la carpa de Turismo dijo presente con su propuesta lúdica de preguntas y respuestas sobre la Capital del Espumante. También acompañaron la reina departamental, Sofía Granggeto; la virreina, Florencia Moisá; y la soberana del Espumante, Candela Lembo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?