Oro, diamantes y "la mejor filtración": la mascarilla más cara del mundo ya tiene dueño

Oro, diamantes y "la mejor filtración": la mascarilla más cara del mundo ya tiene dueño

La misma tiene un valor de 1,5 millones de dólares. El diseñador y propietario de la joyería reconoce que él no la usaría, pero está agradecido al comprador, un multimillonario cuya identidad se desconoce.

MDZ Sociales

MDZ Sociales

Esta mascarilla fue pedida a un diseñador de joyas. La misma se entregaráel 31 de diciembre y no se retrasará bajo ninguna circunstancia.

De hecho, el propietario de la joyería israelí Yvel, el argentino Isaac Levy, relevó que está fabricando una máscara protectora a petición directa de un cliente cuya identidad se desconoce y cuya intención, según Levy, ha sido ofrecer apoyo financiero a esta joyería. Ya que la misma emplea a unas 150 personas en los dos países en los que opera.

Lo único que se sabe del comprador es que es multimillonario, de origen chino, procedente de Shanghái, y que esta mascarilla está valorada en un millón y medio de dólares, cerca de 1,3 millones de euros al cambio actual.

La misma está fabricada con 250 gramos de oro de 18K, y engastada con no menos de 3.608 diamantes naturales, con un peso total de unos 210 quilates. Además, proporciona,"el mayor nivel de filtración (N-99)" y "cumple los estándares más estrictos" de protección.

El extravagante pedido de este multimillonario ha hecho que los Levy hayan elegido "cuidadosamente" a 25 joyeros y engastadores de diamantes de entre el personal de la empresa para trabajar por turnos y llegar a tiempo a la entrega, con una producción bastante intensiva.

"Puede que el dinero no lo compre todo", ha señalado el propio Levy, "pero si este señor puede comprarse una mascarilla contra el covid-19 muy cara y quiere usarla, andar con ella por la calle y llamar la atención, debería estar contento". No obstante, el joyero admite que él nunca utilizaría esta protección, aunque está agradecido por tener la oportunidad de fabricarla.

Además agregó: "Estoy feliz por que la mascarilla nos haya dado suficiente trabajo para que nuestros empleados puedan seguir en tiempos tan difíciles como en los que estamos", indicó a 'The Independent'. El beneficiario aún sigue "trabajando incansablemente" para seguir fabricando pedidos y poder ir recupreando a todos los trabajadores "mientras se restablece la economía israelí".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?