Esto opinaron en Holanda sobre la tapa de Caras y la princesa Amalia

Esto opinaron en Holanda sobre la tapa de Caras y la princesa Amalia

La publicación llegó a los Países Bajos y varias personalidades del lugar se expresaron, condenándola. En la nota, los detalles.

MDZ Sociales

MDZ Sociales

Después del repudio generalizado por la tapa que publicó revista Caras en la que hablaba sobre el físico de la princesa heredera de los Países Bajos, fueron muchos intelectuales, artistas y periodistas que también quienes hicieron notar su descontento.

Uno de los escritos más destacados fue el del proyecto MujeresQueNoFueronTapa, encabezado por Lala Pasquinelli , surgido justamente como reacción frente al modelo de mujer que brindan las tapas de la revistas. Apenas aparecida la publicación publicaron la siguiente reflexión en su página de  Facebook:

“Luce con orgullo su look plus size”

“Víctima del bullying, enfrenta las críticas con fortaleza…

Una princesa que vive su adolescencia sin tabúes y defiende su figura de “mujer real”

¿Qué es “un look Plus Size”? ¿El nuevo eufemismo para decir “gorda”? ¿Por qué se usa como una categoría estigmatizante? ¿Desde cuándo dejamos que nos nombren por el talle que usamos?

¿No es bullying señalar en la tapa de una revista el cuerpo de una adolescente indicando que “se sale de la norma” porque es “plus size”?

“Enfrenta las críticas con fortaleza”

¿Críticas por qué? ¿Por tener un cuerpo? ¿Por no ser una princesa delgada? ¿De qué se tiene que defender?

Estas tapas normalizan el juicio sobre el cuerpo de la adolescente y de todas las mujeres, es una crítica hacia esa persona por ser como es, y en ella a todas las que no seamos delgadas.

¿No son estas tapas y títulos los mecanismos que hace décadas habilitan el bullying y las críticas violentas hacia nuestros cuerpos, como si solo fuéramos el talle que ocupamos, o nuestra apariencia?

¿Qué es defender su figura de “mujer real”?

¿Cual es el tabú? ¿Tener un cuerpo? ¿Existir de la manera que queramos?

Hartas de tener que defendernos en lugar de simplemente existir, hartas de los juicios de estos medios rancios, clasistas y racistas que se arrogan el derecho de decir qué cuerpos valen y cuales no. Mujeres reales somos todas, existimos, estamos vivas.

Sufrimos desde niñas estos señalamientos que normalizan y habilitan el juicio, logrando que cualquiera se sienta con derecho a señalar alguna parte de nuestro cuerpo como errada, fallada, fea, y a partir de ahí todas sabemos lo que pasa.

Es lo que hacen estos medios en esta publicación y en tantas otras con el cuerpo colectivo de las mujeres, si no encajamos en ese modelo que muestran en su tapa semana a semana, la mujercita joven, modosa, blanquita, delgada y sumisa, no merecemos ser vistas, debemos “defendernos de las críticas”.

Nos dejan en el lugar de objetos de deseo, y nos expropian la posibilidad de ser sujetas de derechos y de deseos.

¿Qué hacemos con esto? Les leemos 

Pero el artículo de la revista argentina ha sido ampliamente recogido en los medios de los Países Bajos especializados en seguir a la realeza y los famosos, y los comentaristas han lamentado lo que supone utilizar de esta forma el desarrollo físico de una adolescente.

Anouk Smulders, antigua modelo neerlandesa y hoy presentadora de televisión, reconoce que le ha producido “auténtico malestar que Amalia aparezca en Argentina en una portada por su peso, mientras que Alexia, su hermana, sale en otra como la princesa rebelde. "Me pregunto qué harán Guillermo y Máxima al respecto”, dijo. Según ella, la revista Caras dice que quiere inspirar, “pero entonces podría hablar de lo bien que le va en los estudios”. “Luego aseguran en el texto que su familia la apoya, como si le hubiera ocurrido algo terrible. Y para acabar, sugieren que si no tuviera un acceso restringido a las redes sociales dada su posición le habría gustado aparecer en una portada. ¿En serio?”, exclamó en un coloquio de la cadena SBS6.

Rick Evers, periodista especializado en la realeza, según señala en su cuenta de Twitter, ha indicado que Amalia está centrada en su futuro, y una vez finalizada la secundaria el próximo año, “tal vez se tome un año sabático antes de ir a la universidad para viajar, o bien para estar un tiempo con su familia en Argentina, porque es bilingüe, habla español”.

La heredera de la Casa de Orange, que tiene buenos amigos de su edad, gran sentido del humor y es muy aplicada en sus estudios, ha asegurado que es consciente de su futuro, aunque a veces todavía le cuesta hacerse a la idea de su situación. Protegida por sus padres, no participará en actos oficiales hasta la mayoría de edad, lo mismo que sus hermanas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?