Calendario Maya: conocé tu color Tzolkin y su significado

Calendario Maya: conocé tu color Tzolkin y su significado

Para conocer más acerca de la energía disponible de las personas, a través de Espacio M desarrollamos las razas o colores del Calendario Maya con la especialista Amira Manzur.

MDZ Sociales

MDZ Sociales

Amira Manzur, la especialista en el Kin Planetario- Umbral Galáctico y cultura maya, desarrolló en esta ocasión las 4 razas o colores y sus respectivos significados. 

Para conocer cuál es la tuya, primero deberás ingresar a www.13lunas.net y con tu nombre y fecha de nacimiento podrás conocer tu firma galáctica. El nombre asignado a tu umbral galáctico se convierte en tu firma personal galáctica. La firma galáctica está tomada del título del kin en el Libro del Kin correspondiente al umbral galáctico en la Brújula. Tu firma galáctica se convierte en tu nombre código personal del Encantamiento del Sueño. El color, el tono galáctico, y el sello solar de tu firma galáctica son tu base de operaciones. Te identifican como kin planetario.

El primera aspecto que analizamos fueron las razas o colores. 

Son 4 los colores del Tzolkin, Rojo, Blanco, Azul y Amarillo, siempre en este orden crean un Ciclo Armónico de color que se repite cada 4 días, definiendo la vibración de un proceso de Iniciación, Refinación, transformación y maduración. Así vemos que no es solo una característica más asociada a un sello, sino también una pequeña guía que podemos seguir diariamente.

Tomando como base las 4 funciones de la conciencia de Jung, nos vinculamos con el medio a través del pensar, sentir, percibir e intuir, así los 4 colores Tzolkin nos acercan a una manera de ser y hacer.

Los 4 colores

El color rojo Inicia el proceso consciente, es el primer contacto con el mundo, todo es emoción.

El color blanco relacionado con el pensar, intenta comprender el mundo y adaptarse a él por medio del intelecto y la lógica. El color blanco refina la emoción conectándola con el pensamiento, la mente que comprende.

El color azul relacionado con el percibir, es una captación directa, sin juicios. La persona perceptiva identifica detalles en las situaciones, aunque sin buscar relaciones o enlaces. El color azul transforma las sensaciones incoherentes entre el sentir y el pensar, el cuerpo físico actúa de canal.

El color amarillo relacionado con el intuir, es una percepción interna, más de tipo inconsciente. Capta el sentido de las cosas sin entrar en los detalles, estableciendo relaciones. El color amarillo madura nuestra capacidad consciente añadiendo luz y claridad a través de incorporar la intuición, el sentido interno que asienta y consolida la transformación.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?