La compra fetiche de la diva: ¡Moria Casán se tentó!

La compra fetiche de la diva: ¡Moria Casán se tentó!

Después de tantos días en casa, la diva decidió hacer compras que le facilitaron el trabajo en el hogar. ¿Te imaginás de qué se trata?

MDZ Sociales

En Buenos Aires, los famosos todavía se encuentran en casa. De hecho, Moria Casán manifestó estar cómo quiere. "Mejor me perjudica", dijo. 

La diva se instaló en su casa en la reserva ecológica del parque Leloir. Según ella se siente de vacaciones. Las primeras desde que nació su hija Sofía (33 años): "Por primera vez duermo todo lo que se me da la gana".

No está sola, sino que acompañada por Galo, su asistente que "es de la familia. Ahora estoy sin responsabilidades en absoluto. Mi modus vivendi es el ahora, así que no me doy manija con el pasado porque no lo puedo cambiar y en el futuro no pienso. Pienso en el hoy, en el disfrute del hoy. No me quiero mover entre incertidumbre y certezas. Yo fluyo. Que fluya y no influya", continuó.

"Toda la vida me rocié con alcohol en gel. Siempre tuve la locura de lavarme las manos y usar cepillo de uñas, así que esto no es nuevo para mí", explicó.

Y agrega: "Toda mi vida tomé sola mate, nunca compartí porque me da asco... la bombilla y la saliva. Por otra parte, el cuarto mío parece un botiquín, tengo cajas de guantes quirúrgicos, porque yo no puedo hacer nada sin guantes. Por ejemplo, si tengo que ordenar algo nunca me gustó que la piel tocara las cosas. Incluso en los espectáculos yo usaba mucho guantes, porque bajaba a la platea y le daba la mano a la gente".

La actriz de Brujas descubrió lugares de su casa a los que nunca entraba, como la cocina, una baulera y lavadero. "Ahora estoy sin mucama. Galo hace todo. El otro día Maxi Cardaci, que es mi relacionista público, nos dio tutoriales de cómo usar el lavarropa y Galito lava todo siguiendo los tutoriales porque no tenemos idea".

Moria además hace su rutina antiage, y pasa mucho  tiempo afuera, en el parque. "Me compré una hidrolavadora y me lavé la camioneta, y fue un placer sacar mugre, también de la piscina. No es que me da ataque de limpieza, porque soy muy limpia. La lavé adentro también (a la camioneta) y le puse perfume francés, a la luz, eso te da una expansión de aromas porque soy la loca de los aromas", confesó.

La morocha también se ejercita: una hora de caminata en una cinta, 12 minutos de ejercicios para el abdomen y los glúteos. Para terminar, a la noche descorcha un vino orgánico, y mira series.

Por la falta de barbijos, la diva tuvo que rebuscárselas para conseguir un cubreboca y poder salir a la calle a hacer compras. "Yo no uso ropa interior, pero cuando voy al doctor me pongo unos slips que están hechos con la tela de los barbijos. Me puse dos en la cara como para que sea más fuerte y me los enrosqué. Salí con la camioneta a llevar a Galo a hacer unas compritas", concluyó. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?