Rompió el silencio el príncipe Harry: "Quiero que escuchen la verdad por mí"

Rompió el silencio el príncipe Harry: "Quiero que escuchen la verdad por mí"

El príncipe Harry reveló que él y Meghan sintieron que no tenían más alternativa que retirarse de sus deberes de la familia real.

MDZ Sociales

MDZ Sociales

El Príncipe Harry pronunció un discurso, hace pocas horas, sobre el drama que rodea a su familia en las últimas semanas, y dijo que en realidad quería continuar como miembro de la realeza... pero no se lo permitieron.

El duque de Sussex lanzó algunos comentarios el domingo 19 de enero en una cena benéfica en apoyo de una fundación que dirige, cuyo objetivo es ayudar a las personas con VIH y SIDA. No esquivó las preguntas cuando se lo interrogó directamente sobre las noticias de él y de Meghan alejándose de la vida real. El hermano de William e hijo de Carlos aseguró que en realidad querían continuar sirviendo como "Royals" en nombre de la Reina, y solo querían dejar afuera la parte de financiación pública. Pero, muy consternado, Harry explicó que eso no fue posible, y que por eso tomó una decisión difícil de retirarse completamente. 

"Quiero que escuchen la verdad de mí, tanto como pueda compartir, no como un Príncipe o un Duque, sino como Harry, la misma persona que muchos de ustedes han visto crecer en los últimos 35 años, pero con una perspectiva más clara", dijo.

"He encontrado el amor y la felicidad que había buscado toda mi vida, y no voy a perderlo", aseguró el hijo menor de Lady Di.

"La decisión que tomé para que mi esposa y yo retrocedamos. No es algo que tomé a la ligera", sostuvo Harry. Y agregó: "He aceptado esto, sabiendo que no cambia quién soy ni qué tan comprometido estoy. Pero espero que eso les ayude a comprender a qué se debe llegar, que aleje a mi familia de todo lo que he conocido, para dar un paso adelante en lo que espero pueda ser una vida más pacífica".

El "Megxit duro", anunciado anteayer por la reina, que impone al príncipe Harry y a su esposa, Meghan, renunciar al título de alteza real y a algunos de sus ingresos, fue celebrado ayer por los tabloides británicos, enemigos acérrimos de la pareja que decidió desconectarse de la familia real británica, ahora circunscripta a un núcleo más cerrado.

En un inhabitual comunicado que puso fin a diez días de crisis, la reina indicó que "los duques de Sussex dejarán de utilizar su título de alteza real, ya que interrumpirán sus tareas como miembros activos de la familia real".

Liberados de sus "obligaciones reales", Harry, de 35 años, y Meghan, de 38, que anunciaron el 8 de enero que querían ser independientes e instalarse en América del Norte con su hijo Archie, no podrán ya "formalmente representar a la reina".

Los tabloides, que acusaron a la pareja de querer "la gallina y los huevos de oro" al mantener un pie en la familia real -un estatuto inédito-, saludaron unánimemente la decisión. Es un "acuerdo innegablemente radical", opina el Daily Telegraph, mientras el Sunday Mirror saludó que la reina ordenara un "Megxit duro", en alusión al Brexit.

La mala relación de la pareja con los tabloides británicos pesó en su decisión de dar un paso al costado. Acusada de racismo contra la actriz norteamericana mestiza, la prensa sensacionalista atacaba regularmente a Meghan, calificándola de "duquesa caprichosa".

"Es una abdicación", no duda en afirmar el experto en protocolo de la familia real, Alastair Bruce, interrogado por el Sun on Sunday, quien destaca que Harry queda retrogradado al mismo nivel que otros 30 duques británicos.

La pareja conserva su título de duque y duquesa de Sussex, pero renuncia al monograma HRH, que en inglés significa "su alteza real".

Harry y Meghan devolverán 2,4 millones de libras esterlinas (3,1 millones de dólares) de fondos públicos que sirvieron para renovar su hogar, Frogmore Cottage, cerca del castillo de Windsor.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?