Luis Lobos preso: del Peugeot 504 destartalado a la cárcel y los cuatro peronistas que terminaron en desgracia

Luis Lobos preso: del Peugeot 504 destartalado a la cárcel y los cuatro peronistas que terminaron en desgracia

Luis Lobos, quien tiene una historia política que empezó desde abajo, hoy está en la cárcel por fraude al Estado. Hay otros intendentes del PJ de esa época que también tuvieron denuncias: López Puelles y Salgado, este último incluso estuvo preso. Otro acusado, el exgobernador Paco Pérez.

Laura Fiochetta

Laura Fiochetta

laurafiochetta@gmail.com

Hoy en la cárcel por fraude al Estado, Luis Lobos tiene una historia política detrás, que dista de su presente. En Guaymallén era uno de los "pelados", a si lo llamaban a él y a quien lo antecedió en la intendencia, Alejandro Abraham.

En la previa de las elecciones del 2007, el por entonces candidato a gobernador Celso Jaque y su vice Cristian Racconto, recorrían la provincia día tras día, sin pausa y con prisa. Un mediodía de esos tantos, Abraham y Lobos los esperaron en la sede del Partido Justicialista (PJ)  de Guaymallén que queda en la calle Bandera de Los Andes y  junto con "los pelados" emprendieron un recorrido por los distintos distritos del departamento en un Peugeot 504 destartalado. que daba cuenta de una campaña hecha desde abajo, con esfuerzos y sin los fondos con los que contaba el resto del arco político. 

Jaque, Racconto y los "pelados"  creían que no tenían chances de ganar los comicios. La ola de la Concertación, esa alianza entre radicales y kirchneristas que llevó al exgobernador radical Julio Cobos a ser el vice de Cristina Fernández de Kirchner, los aplastaría. Aunque Jaque se mostraba confiado y no paraba de recorrer la provincia y vender su "mapa del delito" por el que terminaría en 3 meses con el 30% de la inseguridad (algo que le fue imposible de cumplir), en el fondo sabía que no triunfaría en las elecciones.

En Guaymallén las cosas estaban igual. Por un lado  Abraham era el candidato a intendente y su primer concejal era Lobos,  pero enfrente tenía dos posibles triunfadores: al fallecido ex intendente peronista concertador Jorge Pardal y al por entonces jefe comunal radical Juan Manuel García.

Los pronósticos propios y ajenos fallaron. Jaque le ganó la gobernación al concertador César Biffi y se transformó en el gobernador de Mendoza y Abraham fue la gran sorpresa de la elección. Terminó derrotando a Pardal y a García y por seis años fue intendente. Es decir que renovó su mandato en 2011 pero dos años después fue electo legislador nacional y lo reemplazó el presidente del Concejo Deliberante: Lobos.

La historia que vino después en Guaymallén toda la ciudadanía mendocina la conoce: el peronismo terminó perdiendo en 2015 la intendencia en manos del radical Marcelino Iglesias "gracias a la mala gestión de Lobos". como dicen en las calles de Villa Nueva, la ciudad cabecera. E Iglesias volvió a ganar en 2019, En el medio, se multiplicaron las denuncias contra el peronista y su entorno por sus hechos fraudulentos.

Pero no fue el único jefe comunal de la época que se fue del departamento con denuncias judiciales. Carlos López Puelles fue director general de Escuelas de Jaque y en la gobernación de  Francisco Paco Pérez (quien fue ministro de Obras de Jaque), es decir desde el 2011 al 2015, pasó a ser el jefe comunal de Luján de Cuyo. Del paso por el municipio le quedó: una condena por amenazar a una abogada y una imputación por enriquecimiento ilícito. En 2015 llegó volvió Omar De Marchi (PRO) a la intendencia de Luján de Cuyo y Puelles se fue con una pésima imagen.

López Puelles y Lobos. 

En Santa Rosa, pasó algo similar o quizá peor. El exjefe comunal Sergio Salgado pasó 8 meses en prisión por irregularidades cometidas durante su gestión.

Y en medio de tantos procesamientos. hace 15 días un tribunal Penal Colegiado ratificó en segunda instancia la acusación de enriquecimiento ilícito contra el exgobernador Pérez. El único de los exmandatarios que ya no se muestra en público y  con el fin de su mandato en 2015, terminó su carrera política. Lo mismo le había ocurrido cuatro años antes a Racconto, quien intentó volver a hacer política con Eduardo Duhalde, pero le fue mal. 

Para muchos peronistas, estas historias explican el presente de un partido que le cuesta volver a reconstruirse y poder transformarse en una alternativa competitiva para los comicios del año que viene.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?