El edificio que es símbolo del plan judicial de Alfredo Cornejo

El edificio que es símbolo del plan judicial de Alfredo Cornejo

La inauguración del Polo Judicial es el símbolo de la principal impronta de Cornejo: la reforma judicial que ejecutó en estructura, sistema y recursos humanos.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Se inauguró una obra civil, pero que tiene una connotación política más trascendente. El Polo Judicial es el edificio que hace tangible un plan de reforma judicial que fue pensada y ejecutada por Alfredo Cornejo quien, además, también eligió a los gestores. Cornejo es la mano que estructura el poder desde hace una década en Mendoza

Justamente la reforma judicial fue uno de los ejes más importantes de la gestión de Cornejo y también una de las estrategias que hizo que su poder trascendiera el mandato. La obra civil se inició en su gestión, al igual que las reformas del Ministerio Público, el sistema penal colegiado, sobre todo, quienes interpretan la ley. 

El seguimiento de la obra y la aplicación del sistema penal colegiado lo lleva adelante José Valerio, el hombre de los mil sombreros, ministro de la Corte elegido por Cornejo para equilibrar el poder con Omar Palermo en el área penal. El Polo Judicial lo inauguró el presidente de la Suprema Corte Dalmiro Garay, también nombrado por Cornejo y ex ministro de Gobierno. 

Desde el presidente de la Suprema Corte, Dalmiro Garay (que fue su ministro de Gobierno), hasta el gobernador Rodolfo Suarez (elegido por él como candidato), fueron creación del plan de poder del propio Cornejo. Por eso el nuevo "palacio" penal tiene su marca. 

El control

Cuando Cornejo asumió tuvo un hito que otros gobernadores no lograron, a pesar de los intentos. Todos habían querido cambiar al Procurador de la Corte. Rodolfo González era una especie de intocable. Cornejo lo hizo a su modo. O a uno de sus modos. Eligió "acompañarlo" hasta la puerta de salida, en vez de combatirlo. Fue el inicio del cornejismo en el Poder Judicial

El ex gobernador aprovechó ese cambio y en un acto modificó la ley del Ministerio Público. Alejandro Gullé fue el brazo ejecutor desde un centro de estudio que le aportó gran parte de las ideas que Cornejo tomó. El Instituto de Altos Estudios de Análisis Penal fue el "cerebro" de parte de los cambios. De allí vino el propio Gullé y José Valerio. También quien entonces era su ministro de Seguridad, Gianni Venier. Cornejo reformó las reglas y eligió a los ejecutores en cada instancia. El cierre de las reformas fue la creación del Fuero Penal Colegiado. 

La impronta fue la aceleración del sistema acusatorio, mayor celeridad en las causas y oralidad plena. Mayor foco en las víctimas y endurecimiento en las excarcelaciones. Incluso una de las reformas no ejecutadas tenía que ver con el cambio del artículo 14 de la Constitución Nacional para permitir que los fiscales puedan ejecutar allanamientos. Sostener las reformas en la justicia fue una de las cláusulas tácitas del acuerdo entre Cornejo y Suarez que hoy se mantienen. 

El Polo Judicial es un edificio creado bajo el modelo de las reformas. Es un edificio ad hoc que va a agilizar las gestiones y garantías. Con un defecto: la "pata" del Ministerio Público de la Defensa quedó para otra etapa. Ahora se evitarán los traslados de personas privadas de la libertad y, según el plan, las audiencias serán más ágiles. Pero luego viene algo clave: la gestión. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?