Todo por la presencialidad: hasta prevén llevar las escuelas a otros edificios

Todo por la presencialidad: hasta prevén llevar las escuelas a otros edificios

Rodolfo Suarez apuesta a tener presencialidad total en todos los niveles a fines de agosto. Por eso habilitan a llevar las clases a otras instalaciones con más espacio.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El gobernador Rodolfo Suarez tenía la decisión política antes del receso; pero no estaba resuelto cómo ejecutarlo. Quería anunciar la presencialidad total en las escuelas. Ese fue un eje discursivo que más le sirvió para diferenciarse con la Nación y también para generar empatía interna, más allá del convencimiento propio que pueda tener. José Thomas buscó la forma y el plan escalonado es el que se adoptó por las condiciones sanitarias. 

Sin embargo, la idea es terminar agosto con la mayor presencialidad posible y para lograrlo el protocolo tiene otra medida que parece osada: sacar las escuelas de las escuelas. Es decir, aprovechar otras instalaciones con más espacio para que se dicten clases. Clubes, cines, centros culturales, bibliotecas; espacios ociosos y amplios. Los edificios escolares hoy no permiten el distanciamiento que prevén las pautas establecidas por la Nación. 

El Consejo Federal de Educación aprobó un plan y un protocolo que restringe los planes locales. Por eso, Mendoza votó en contra, ya que pedían que el distanciamiento sea menor a 2 metros. Ahora la DGE hizo un protocolo propio y además creó figuras nuevas. Una de ellas es la de "agrupamiento único", un formato de burbuja para cada aula y hasta para cada niño. "Agrupamientos de estudiantes (cuyos integrantes tendrán el distanciamiento físico adecuado entre sí) diferenciados en toda la instancia educativa, o sea, dentro del aula y los espacios comunes del establecimiento. Incluye al personal asignado al mismo", define, cual diccionario, el protocolo a la nueva nomenclatura.
 

¿Clases en teatros? 

Los directivos deberán reordenar los espacios de cada instalación de la escuela. Y no habrá rotación de bancos. "En el aula a cada estudiante se le asignará un lugar fijo que deberá respetar y que no podrá ser modificado mientras se mantenga la emergencia sanitaria", dispone el protocolo.

Pero la medida nueva es que se habilita sacar a los estudiantes de las escuelas para ocupar con le educación espacios mejor acondicionados. "De ser necesario, se podrán utilizar espacios distintos al establecimiento educativo para el desarrollo de clases presenciales, tales como polideportivos, clubes, museos, bibliotecas, centros culturales, entre otros", dice el protocolo. Espacios de esas características sobran. El problema es la logística y la movilidad.

Para Suarez la presencialidad volverá a ser eje de debate y considera que la comunidad educativa lo acompaña en su mayoría y ya tiene ganados los enemigos deseados. Es que la oposición ya cuestionó la medida asegurando que las instalaciones escolares no son aptas, un argumento que se repite. También desde el gremio docente hay rechazo, pues los protocolos no se presentaron en las jornadas escolares. 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?