Por qué a pesar de los datos positivos puede haber una tercera ola de contagios

Por qué a pesar de los datos positivos puede haber una tercera ola de contagios

Los contagios bajaron sensiblemente, igual que otros indicadores. La vacunación se amplió, pero con una sola dosis. Por eso creen sigue la vulnerabilidad ante nuevas variantes del coronavirus.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Lo que eran datos sueltos, comienzan a transformarse en tendencia. Pero no en una solución, ni mucho menos. Bajaron los casos, hay menos contagiosidad y en la última semana también hubo menos personas internadas en terapia intensiva. La vacunación, creen, comienza a mostrar datos que generan esperanza.

Pero las nuevas variantes y cepas que ponen a prueba la estrategia sanitaria complican el horizonte. Es lo que ocurre con la "variante delta", que aún no es prevalente en el país, pero creen que puede ser la causante de una tercera ola. Allí es donde aparecen nuevamente los problemas de gestión: para prevenir esa y otras nuevas cepas se recomienda vacunación con dos dosis. Argentina amplió el alcance de la campaña, pero es lento el cumplimiento del esquema completo. Por eso los números que generaran esperanza por ahora son relativos. 

Los contagios comenzaron a bajar sensiblemente.

En el país, y en Mendoza en particular, hay una curva descendente de contagios. Se nota en los casos de covid diagnosticados cada día (en una semana hubo 1000 casos menos) y en lo que indica el "factor R", es decir la cantidad de personas a las que alguien enfermo le transmite el virus. Hoy ese indicador está en 0,90. Desde fines de enero que no estaba en un valor tan bajo. Las ocupación de camas de terapia intensiva en toda la provincia rompió la barrera del 70%. Pero el impacto aún no es tan significativo en la cantidad de fallecidos, que si bien ha bajado, sigue siendo alto.  Otro indicador que mejoró es la positividad, que bajó del 30%. 

Vacunas y dudas

La campaña de vacunación se expandió desde junio (y tres meses más tarde de lo anunciado) y se alcanzó un porcentaje alto de personas inoculadas con una dosis. Y se mantiene un problema de distribución: hay sectores de la población que no se vacunan a pesar de las dosis disponibles. La decisión personal de algunos grupos y los problemas de acceso son algunas de las causas. El grupo que menos se ha vacunado es el de los más jóvenes, de hasta 40 años.

Pero hay otro problema a mediano plazo. La posibilidad de que haya una tercera ola es latente y tiene que ver con la aparición de nuevas variantes del virus. Ocurre ahora con la "delta", que genera preocupación en todo el mundo. Para prevenir, se sugiere que se apliquen las dos dosis de las vacunas, algo que en Argentina se complica.

Hay pocas personas con las dos dosis.

Hasta hoy, se registran 21.644.577 personas vacunadas con al menos una dosis. Es decir casi la mitad de la población y una amplia mayoría de los mayores de 18 años. Pero hay solo 5 millones de personas con esquema completo, es decir con las dos dosis. Los problemas con el segundo componente de la Sputnik V son los que atrasaron el plan. Por eso creen que la estadística comenzará a compensarse cuando comiencen a cumplirse los plazos para aplicar la segunda dosis de la vacuna AstraZeneca, de la que habrá mayor disponibilidad. 

En Mendoza el desequilibrio también es grande. Hay 931.580 personas vacunadas, pero solo 207.268 con esquema completo. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?