El drama que crece: las muertes por covid se disparan y buscan acelerar la vacunación

El drama que crece: las muertes por covid se disparan y buscan acelerar la vacunación

Mayo es el mes más dramático desde que se inició la pandemia. En 2021 ya se duplicaron las muertes respecto a todo el año pasado. Aumenta la cantidad de personas graves entre grupos etarios que antes no registraban preocupación. Esperan aumentar la vacunación en junio.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Argentina vive un aislamiento obligatorio al que los gobernadores, como Rodolfo Suarez, adhirieron obligados por la situación: la crisis sanitaria se agudiza y hay un drama que crece. En Mendoza la cantidad de personas que mueren por covid crece y el mes de mayo marcará un récord alarmante. Es la semana 21, justo cuando se preveía que comenzara el pico de casos. Ayer se informaron 42 muertos y en mayo hubo hasta ahora 657 muertos por covid (el mes más duro del año pasado fue noviembre con 425). Durante todo el año pasado se habían registrado 1250 muertos. En lo que va del 2021 ya se duplicaron: hubo 2503 fallecimientos. El problema es que por cuestiones estacionales el país está entrando en el momento crítico y sin inmunización. 

Los efectos del aislamiento no se sentirán aún, pues hay una inercia entre que se producen los contagios y se informan. Igualmente a nivel provincial está decidido que desde el lunes 31 de mayo volverán las actividades, es decir terminará el "cierre total" de las actividades. En la Nación irían por el mismo camino. Lo harán porque a nivel social y económico la situación no resiste, y también por una cuestión política: reconstruir la confianza de la ciudadanía. Es decir, cumplir la palabra acerca de que el cierre era temporal; justamente lo contrario a lo que pasó el año pasado. 

En Mendoza hay preocupación por el impacto de la segunda ola. Hay más contagios, en grupos que no estaban afectados el año pasado y de mayor gravedad. Hay más muertes y también más personas que demandan atención de camas críticas, en particular un grupo que no estaba entre los más vulnerables. Son los adultos de más de 40 años sin ninguna comorbilidad, es decir enfermedades que están asociadas a cuadros agudos de covid. "La evolución de la pandemia en el último período de análisis muestra el aumento de los casos desde la semana 14 incluida en este Reporte, a expensas de mayor casos entre población comprendida entre los 40-49 años", dice el informe epidemiológico del Ministerio de Salud. 

Por eso en la provincia quieren ampliar la campaña de vacunación e incluir a ese grupo, es decir a los adultos de más de 40 años sin necesidad de que presenten algún certificado médico. Para ello necesitan autorización del Gobierno nacional, pues se trata de personas no priorizadas aún. Así como la vacunación ha tenido un efecto positivo en los adultos mayores, la mayor circulación ha impactado en los más jóvenes que ahora demandan camas críticas y por eso quieren vacunarlos. El otro factor tiene que ver con las cepas: creen que hay más circulación de variantes o cepas agresivas, pero es un tema poco estudiado en Mendoza porque la capacidad de análisis genómico (para determinar cuáles variantes son prevalentes) es limitado. El único estudio específico de Mendoza se realizó en Alvear, aunque en el DNU de Alberto Fernández se menciona que en la región cuyana hay un impacto de "hasta el 30%" de las nuevas cepas. 

Nuevo pico

En Mendoza los casos comenzaron a crecer fuertemente desde la semana 13, al menos un mes antes de lo esperado. La llegada del frío supone más actividades en lugares cerrados, que suelen estar asociadas a más transmisión de enfermedades respiratorias. 

El Gobierno nacional adecuó el discurso, tras el incumplimiento de la promesa realizada en diciembre del año pasado por Alberto Fernández. El Presidente había dicho que en marzo habría vacunación masiva, cosa que no ocurrió. Ahora prometen llegar al invierno con al menos 14 millones de vacunas aplicadas. Junio será un mes intenso. El problema es que una cosa es la vacunación y otra la inmunidad que provoca al menos 20 días después. Desde Casa Rosada aseguran que mayo y junio serán meses "con más vacunas distribuidas que aplicadas" y que eso generará una llegada al invierno distinto. Alberto Fernández había prometido en diciembre del año pasado que entre enero y febrero se vacunaría a 10 millones de personas con la Sputnik V. En marzo llegarían, según esa ilusión, dosis para vacunar a otras 5 millones de personas con la misma vacuna. Para el mismo mes de marzo estaba previsto que comenzaran a llegar las dosis de AstraZeneca desde México. Eso no ocurrió y ahora se espera que el objetivo se cumpla en julio.

El sistema de salud tiene menos capacidad de ampliación que el año pasado por la falta de recursos humanos. Pero también hay otras tensiones. Es lo que pasa, por ejemplo, con la obra social PAMI. Desde el Gobierno denuncian que las clínicas que deben asistir a los pacientes que tienen esa cobertura no lo hacen y, en cambio, son derivados a los hospitales públicos. Eso genera mayor saturación. El propio subsecretario de Salud, Oscar Sagás, denunció la situación y aseguró que no hubo inversión de parte de esas clínicas. También acusan al propio PAMI de no responder. Lo curioso es que las clínicas cobran las cápitas, pero la asistencia la da el Estado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?