Más polémica en Santa Cruz: un diputado K también se vacunó

Más polémica en Santa Cruz: un diputado K también se vacunó

Al caso del intendente de Luis Piedra Buena, Federico Bodlovic, que se inmunizó junto a su esposa, se sumó en las últimas horas el diputado Juan Benedicto Vázquez, quien se convirtió en el primer legislador nacional en vacunarse al margen de los protocolos.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

El escándalo por la aplicación anticipada de la vacuna Sputnik V a políticos y sus familiares continúa en Santa Cruz. Al caso del intendente de Luis Piedra Buena, Federico Bodlovic, que se inmunizó junto a su esposa, se sumó en las últimas horas el diputado Juan Benedicto Vázquez, quien se convirtió en el primer legislador nacional en vacunarse al margen de los protocolos.

Ex intendente de la santacruceña de Gobernador Gregores, Vázquez ingresó al Congreso a fines de 2017 y es uno de los políticos más conocidos de su provincia, ya que además fue concejal, estuvo a cargo de la Gerencia de Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE), y luego fue jefe comunal de la mencionada localidad durante cuatro períodos consecutivos.

Vázquez, de 57 años, recibió la Sputnik V el 6 de febrero en el hospital de Gobernador Gregores y fue inscripto en el sistema como parte del grupo de “18 a 59 años con factores de riesgo”, pese a que en la provincia gobernada por Alicia Kirchner todavía no se terminó de inmunizar al personal de salud, publicó el portal Infobae. Hasta el momento, el diputado no respondió a las acusaciones.

Además del exintendente, fueron vacunados varios adultos mayores en el geriátrico municipal de esa localidad, por lo que ya renunció el director del hospital local, aunque seguirá siendo investigado.

El escándalo con la campaña de vacunación en Santa Cruz comenzó ayer cuando trascendió que se había inmunizado el intendente de la localidad de Luis Piedra Buena, Federico Bodlovic, su esposa, y hasta el chofer del Municipio.

Aquella maniobra quedó expuesta a partir de la filtración de tres audios del director del hospital local, Mario Tripputti, que se grabaron en una asamblea de los trabajadores de la institución sanitaria, que estaban reclamando porque no habían sido tenidos en cuenta para la vacunación a pesar de ser un área de riesgo permanente. En esa charla, Tripputti confesó que se había vacunado el intendente, su esposa, la jueza de paz, Bernardita Manucci, y los miembros del Comité de Emergencia local.

El caso provocó el repudio de Laura Beveraggi, subsecretaria de Acceso y Equidad en la Salud de la provincia. “Todos sabemos cómo se utilizaba la vacuna, le informamos lo mismo a cada director de cada localidad, a cada responsable de la vacuna local y a la autoridad ejecutiva”, criticó la funcionaria en declaraciones radiales.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?