El modelo Suarez: recortes en salud, educación y seguridad

El modelo Suarez: recortes en salud, educación y seguridad

La gestión radical implementa una sistemática reducción de recursos para sectores claves como salud, educación, seguridad y obra pública.

Contenido externo

Mientras que Rodolfo Suarez hace gala de llevar adelante una gestión austera y ordenada, lo que oculta en realidad es un gobierno de ajuste en los sectores más sensibles para los mendocinos y mendocinas. El Frente de Todos lo ha denunciado en reiteradas oportunidades y es algo que los vecinos le cuentan todos los días, en cada esquina, a los candidatos que encabezan las listas a legisladores nacionales, Anabel Fernández Sagasti y Adolfo Bermejo.

“Quisieron tener la bandera de la presencialidad a costa de los docentes y a costa de la salud de los pibes y las pibas y así y todo no pusieron un peso en las escuelas. Las docentes nos decían que abrieron los comedores el 20 de septiembre, pero no todos”, comentó Fernández Sagasti sobre una charla que mantuvo con educadoras.

No se trata solo de percepciones. Son hechos. Las escuelas se caen a pedazos y los docentes tienen salarios de miseria, en las gestiones radicales de Cornejo y Suarez el presupuesto en educación viene en caída libre. Mientras que en 2015 representaba el 23,7% del total de las erogaciones pasó al 17,7% en 2022.

Este ajuste sistemático también está expresado en otros sectores, como la seguridad. Por ejemplo, en las comisarías las comisarías 9º y 44º, que cuentan con 30 y 32 efectivos para cubrir la totalidad de las tareas, (administrativas, de carceleros, las gestiones de policía judicial, etc.) suele ocurrir que el servicio efectivo en territorio termine por contar con solo cuatro o seis policías.

Esa falta de personal se debe a la decisión de Suarez de vaciar de recursos a la Policía de Mendoza lo cual repercute, por lo tanto, en la mayor inseguridad que se vive en la provincia en donde los robos subieron casi un 30 por ciento. En el último presupuesto de la gestión justicialista en la provincia, los recursos asignados para el Ministerio de Seguridad fueron del 8,8%. Cornejo y Suarez los redujeron sistemáticamente: en 2019 lo asignado fue de 6,6% hasta llegar a un 4,6% para el 2022.

“Este es un tema muy alarmante, se están vulnerando los derechos sobre todo de la gente de los barrios, sobre todo de los sectores populares y es el derecho a tener una vida en paz. A poder salir a tomar el colectivo sin miedo. A que los papás y las mamás duerman tranquilos cuando sus chicos salen. Y eso no lo está garantizando el Estado provincial ni tiene miras de poder garantizar”, sostuvo Fernández Sagasti.

La salud tampoco se salva de la tijera. Mientras que en 2020 lo que el gobierno destinaba para este sector era del 19,8% del presupuesto, en 2021, todavía en medio de la pandemia, los recursos bajaron al 16,8%.

Por otro lado, la obra pública en la gestión de Suarez es prácticamente nula y eso ha dejado no solo a la economía de la provincia parada y sin la posibilidad de generar nuevos puestos de trabajo, sino que también ha dejado a los vecinos de los barrios cada vez en peores condiciones y sin servicios básicos como el del agua.

Y esto encuentra una explicación en que el gobernador decidió subejecutar el presupuesto de infraestructura en 2021. De los $11 mil millones aprobados para este año al mes de agosto solamente se habían ejecutado 2800 millones, lo que significa que sólo se invirtió el 24% del presupuesto de obra pública.

En síntesis, la eficacia en el manejo de los recursos del Estado debe ser una herramienta para que los mendocinos vivan mejor. El gobierno de los números “ordenados” en una planilla de Excel que ignora lo que padece la sociedad solo les sirve a unos pocos, y son, siempre los mismos.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?