Juan Schiaretti juega fuerte y profundiza mensaje anti Kirchnerista

Juan Schiaretti juega fuerte y profundiza mensaje anti Kirchnerista

El gobernador encabezó dos eventos partidarios esta semana. El primero con la militancia y el segundo con los intendentes para reforzar la campaña electoral. La distancia con la Casa Rosada es mayor.

Juan Pablo Carranza

El clima electoral en Córdoba ya tiene otra temperatura. El gobernador Juan Schiaretti inauguró el camino a las generales esta semana con dos actos de campaña: uno para la militancia y otro para encauzar a los intendentes, el músculo territorial del partido. El objetivo es claro mejorar la performance de las primarias. “En estas elecciones, los candidatos de Hacemos por Córdoba (HxC) somos todos. Me voy a poner el hombro esta campaña, como estoy seguro que ustedes lo van a hacer”, disparó el gobernador frente a un auditorio repleto de intendentes.

La arenga refleja que Schiaretti es el gran traccionador de votos de Córdoba. La campaña “Ellas”, como las definió el marketing electoral a boleta que encabezan Alejandra Vigo en el tramo de senadores y Natalia De la Sota para diputados, necesita de la imagen positiva que tiene el gobernador para captar nuevas voluntades, mejorar su performance en noviembre y conservar los tres diputados.

Paso seguido cargó contra el Frente de Todos (FdT). “Con todas las letras digo que, en las PASO, el pueblo de Córdoba expresó su opinión de lo que son otras variantes políticas que se autotitulan peronistas”, dijo Schiaretti que después del 12 de septiembre comenzó a subir el tono de su diferenciación con la Casa Rosada y por primera vez habló del “gobierno kirchnerista” de Alberto Fernández.

Como dato, Schiaretti fue el único gobernador de las provincias productoras de carne que no participó de la reunión esta semana con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez,  y los miembros de la Mesa de Enlace donde concretó el fin parcial del cepo de las exportaciones. 

En realidad, el cordobés había dado un gesto claro la semana anterior cuando mantuvo un encuentro con los representantes del sector agropecuario. En los últimos días repitió su pedido para eliminar las retenciones y las demandas del campo.

En el discurso del viernes Schiaretti dejó además dos conceptos claves para el peronismo cordobés. El primero es la importancia de conservar los cuatro lugares del bloque de Diputados. “Nadie va a tener mayoría en el Congreso y por eso se van a tener que negociar las leyes, y ahí hay una oportunidad para Córdoba si somos capaces de mostrar nuestros proyectos que abarcan cada rincón provincial. Nuestros candidatos son los únicos que presentaron propuestas”, reforzó Schiaretti. Sabe que esos cuatro diputados serán claves para el quórum de un oficialismo nacional que ve peligrar su mayoría si no hay grandes cambios.

Hacia el 2023

El segundo concepto fue el futuro. “El 2023 no es ajeno al 2021”, dijo el gobernador. Sabe que en dos años no puede repetir y se abre una ventana generacional que produce un riesgo adicional en cualquier elección. La principal apuesta de renovación del peronismo pasa por el intendente de Córdoba -y ex de San Francisco- Martín Llaryora, que esta semana se sumó con fuerza a la campaña.

Mientras tanto los intendentes miran la posibilidad de una reforma de la Ley Orgánica Municipal que solo le permite renovar una vez su mandato. Muchos no podrán hacerlo en dos años con estas reglas de juego. Una modificación les daría un nuevo turno electoral y sería una ventaja competitiva para los oficialismos. Amén de una pérdida en la calidad institucional. 

El jueves Schiaretti cerró un acto frente a la militancia donde el peronismo cordobés profundizó su mensaje cordobesista para recuperar terreno de cara a las generales y poder crecer por encima de los 24,5 puntos que el peronismo cordobés logró en septiembre. 

El Schiaretti acompañado de Vigo, Natalia de la Sota y Llaryora, plantearon un decálogo de 20 propuestas en sintonía con los cuatro puntos que habían anunciado los candidatos hace una semana: rechazo a la reforma judicial, eliminación de trabas al sector agropecuario y una serie de obras viales y de infraestructura clave de la provincia. Solamente como dato Córdoba es la segunda provincia más beneficiada en el proyecto de Presupuesto que está en estos días en el Congreso.

Como una muestra de su estrategia el gobernador refuerza por todos lados los frentes su agenda de gestión. Desde el lunes pasado Schiaretti anunció un programa de inserción laboral para 6 mil personas; obras de cloacas por  784 millones de pesos en el valle de Punilla; un plan de créditos para parques industriales por 2.500 millones de pesos; obras viales por 412 millones de pesos en la ruta 9 Norte; inauguró una central hidroeléctrica en Cruz del Eje; entregó kits para viviendas y prometió obras de pavimentación, viviendas, obras de saneamiento cloacal en varios puntos de la provincia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?