Rodolfo Suarez lanza otra propuesta librada al azar político: crea una empresa minera estatal

Rodolfo Suarez lanza otra propuesta librada al azar político: crea una empresa minera estatal

El Gobernador busca crear una empresa provincial de minería para gestionar esos recursos. El primer objetivo será reactivar Potasio Río Colorado. Cómo es el modelo de gestión de un gobernador que propone, pero deja librado al azar político la concreción de medidas.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Rodolfo Suarez y Alfredo Cornejo tienen estilos distintos y a muchos funcionarios que estuvieron con ambos les costó calibrarse a códigos del nuevo gobernador. Mientras que Cornejo enviaba un proyecto o tomaba una medida solo cuando estaba cerrada, pulida y con la estrategia política para que avance, Suarez se arriesga: anuncia medidas y proyectos de ley sin blindaje y "a debate". El Gobernador deja librado al azar político el resultado de las decisiones que él cree que hay que tomar. 

Esa estrategia tiene virtudes y defectos, según explican los oficialistas. Por un lado gozan de flexibilidad para modificar ideas (como ocurrió con varias leyes), pero por el otro hace más impredecible el futuro. Pasó hasta con el proyecto de reforma de la Constitución, que muchos oficialistas conocieron recién en el momento del ingreso a la Legislatura. 

Suarez puntea de a uno los temas que propone tomando como base las propuestas que hizo en campaña. "Estamos cumpliendo lo que dijimos", repite. Y es verdad, pero en cuanto a propuestas. Propone lo que dijo que iba a hacer; pero no siempre se concreta como lo había pensado. Pasó con la minería, pasó con el Consejo Económico Social. Puede pasar con la Reforma. 

Otro intento

Ahora el Gobernador avanza con un paquete de medidas que serán claves para el futuro económico y social. Ocurrió con el grupo de leyes para incentivar la industria del conocimiento y con los planes de reactivación. En las próximas semanas habrá otro anuncio relacionado con ese tema: Suarez creará la empresa provincial de minería. 

Esa empresa apuntará a administrar los recursos que el Estado tiene y tenga en esa industria. Claro, con un peso distinto al imaginado porque el primer paso que había pensado el Gobernador no lo logró y difícilmente ocurra (la modificación de la ley 7722). Pero la Empresa Provincial de Minería tendrá en principio una misión exclusiva. Será la concesionaria de Potasio Río Colorado, la trunca mina de sales ubicada en Malargüe y que aún esta a cargo de la brasileña Vale. Ya está redactado el acuerdo con Vale para revertir a favor del Estado la concesión minera. Pero también cederá toda la infraestructura montada en la mina y el acuerdo incluye el pago del mantenimiento del lugar por un tiempo limitado. 

La nueva empresa tendrá la potestad de negociar con algún inversionista para que la mina se concrete. La versión a ejecutar será la más humilde: una mina pequeña y con posibilidad de exportar materia prima y desarrollar algún producto con valor agregado. 

Mendoza ya tiene una empresa estatal de energía que está volcada en dos áreas: la industria del petróleo y las energías renovables. Allí es socio en varios proyectos. EMESA tiene las concesiones a su cargo. Algo similar pasaría con la nueva empresa, pero con los yacimientos mineros. Potasio Río Colorado es un proyecto que atravesó todos los males locales: hubo sospechas de corrupción y sobreprecios "entre privados", el Estado cobró regalías a cuenta por un proyecto que nunca se terminó, se generó una burbuja enorme que explotó y las "ilusiones de Malargüe" quedaron truncas. El proyecto fue pensado por el Estado nacional hace más de 40 años. Lo desarrolló la inglesa Río Tinto (que hasta tomó recomendaciones de ambientalistas para mejorarlo) y luego se lo vendió a la brasileña Vale. Con la caída de esa empresa, se derrumbó el "gigante que no fue". Ahora será una mina provincial. 

Suarez tiene en la industria energética una de las ilusiones para reactivar la economía. Arranca con malos parámetros, pues este año, por ejemplo, el petróleo estuvo literalmente en cero por la caída de la demanda que produjo la pandemia. Los proyectos de inversión que había se frenaron (principalmente en el sector mendocino de la formación Vaca Muerta). Portezuelo del Viento es el otro eje y el futuro depende de que el único consorcio que se presentó cumpla y que Alberto Fernández laude de manera sensata para no frenar el proyecto. 

Al azar

La tensión política va en aumento y en Mendoza se suma la falta de liderazgos. No hay interlocutores; nexos de negociación claros entre la oposición y el Gobierno. Por eso hay proyectos que caen en una absurda contradicción,como el Consejo Económico Social creado para generar consensos, pero que nació trunco y sin acuerdo. 

El mecano de gestión pensado por Suarez antes de asumir tuvo averías. Algunas por una coyuntura imposible de eludir, como la pandemia, y otras por impericias propias. Suarez propone, el azar político dispone. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?