Cayó la banda que le hizo un secuestro virtual a Gustavo Posse

Cayó la banda que le hizo un secuestro virtual a Gustavo Posse

La banda había intentado estafar al intendente de San Isidro el martes a la madrugada. Fueron detenidos tras ser rastreados por la Justicia.

MDZ Política

MDZ Política

El intendente del partido bonaerense de San Isidro, Gustavo Posse (58), vivió un pésimo momento el martes a la madrugada cuando delincuentes llamaron a su casa asegurando que tenían a su hijo y a su familia de rehenes y le exigieron un rescate para "no hacerles nada".

La banda que llevó a cabo el secuestro virtual cayó unas horas después y los investigadores descubrieron que también se dedicaban a la venta de drogas. 

Posse está separado y sus hijos viven con su ex esposa en otra casa. "Uno de los que me llamó se hizo pasar por mi hijo y me dijo: ‘Tengo la boca ensangrentada’. Te hacen un entre en el que todas las voces de los hijos varones terminan siendo iguales", contó el jefe comunal a Clarín.

Entonces el intendente le pidió a su hijo que se quedara tranquilo y le preguntó si le habían hecho algo. "Mi mente se puso en si cuando lo golpearon lo pudieron haber infectado con algo. Quería que se pusiera una toalla en la boca y pasarlo a buscar para llevarlo al hospital", contó. También le preguntó por su hermana y su madre. Pero el secuestrador que se hacía pasar por Melchor le respondió: "Pero vos no entendés, no entendés. Te voy a pasar con alguien, no hagas nada".

Posse se dio cuenta que estaba siendo víctima de un secuestro virtual por segunda vez en tres años. En aquel momento lo llamaron a la mañana para decirle que tenían cautiva a su hija y le exigían un rescate pero cortó la llamada y se comunicó con Macarena, su hija, que le dijo que estaba en la facultad.

Siempre hablando por la línea fija, los delincuentes le pidieron a Posse que apagara su celular. "Me dicen: ‘¿cuánta plata va a juntar?’ y yo les inventé una cifra, les dije 1 millón de pesos, pero déjenme buscarlo", relató. El tema es que Posse no tenía ese monto en su casa. En un momento en el que le cortaron aprovechó para llamar a la Policía y pedirles que fueran a la casa de su familia por una posible toma de rehenes.

"Todo lo que tenía eran 38 mil pesos y yo les había dicho que tenía un millón", comentó Posse, que tomó una decisión drástica: por miedo a que los delincuentes consiguieran subir y descubrieran que no tenía lo que les había prometido, eligió bajar a la cochera y escapar.

"Mientras bajaba por el ascensor seguía en línea, se pierde la señal, me subo al auto, me encierro. Se abre la puerta del edificio y al ver que no había nadie en la vereda me escapé fuerte", relató.

El intendente fue hasta la casa de su familia, también en Martínez, y se encontró con los patrulleros. Abrió la puerta, fue a despertarlos a todos uno por uno y corroboró que se trataba de un secuestro virtual. 

El caso quedó a cargo del fiscal Gastón Garbus, que ordenó una serie de medidas, entre ellas el entrecruzamiento de los llamados al teléfono del intendente y las antenas que se activaron en la zona.

Con el relato de testigos y el relevamiento de las cámaras, los investigadores vieron que por el frente de su casa pasó tres veces una moto con dos personas. A través de una técnica de seguimiento lograron ver que el vehículo regresó hasta una dirección en Boulogne, donde se bajaron y se pasaron a un auto.

"Los siguieron tres días, fueron tomando teléfonos y patentes. Ahí se encontraron con que era una banda ‘polirrubro’, que a la tarde le sacaban plata a los jubilados con estafas telefónicas, a la noche hacían secuestros virtuales y también tenían una cocina donde producían droga y la vendían", contó Posse.

En dos allanamientos en Boulogne y el barrio Eugenio Blanco de Lomas de San Isidro, el jueves la Policía detuvo a seis varones, dos mujeres, decomisaron teléfonos, droga, autos y operaban en dos departamentos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?