Ciberdelitos contra la Niñez y Adolescencia

Alarma por redes de pedofilia en los grupos de WhatsApp: menores vulnerables y adultos responsables

El MPF de Mendoza desmanteló una red de distribución de imágenes con contenido sexual administrada por menores de edad, pero hay más casos. Además, creen que hay redes de pedófilos detrás.

Cristian Minich
Cristian Minich lunes, 17 de junio de 2024 · 07:20 hs
Alarma por redes de pedofilia en los grupos de WhatsApp: menores vulnerables y adultos responsables
Unos 560 adolescentes participaban en el grupo de WhatsApp "Metan Gente" Foto: Imagen ilustrativa / Shutterstock

En los últimos días se generó una gran preocupación por la existencia de un grupo de WhatsApp denominado "Metan Gente", en el que se alertaba sobre la circulación de material pornográfico y de pedofilia entre adolescentes y sobre una posible red de captación de menores que podría estar detrás de todo. Si bien el grupo fue reportado, hay una investigación en curso. MDZ habló con el abogado Juan Roccuzzo, especialista en ciberdelitos, y con Martín Ahumada, Director de Prensa del Ministerio Público Fiscal (MPF), para conocer más sobre una situación que se replica a nivel nacional e internacional.  

Se trata de un grupo que contaba con la participación de 560 personas, en teoría todas menores de edad, aunque se cree que podía haber adultos encubiertos. Y si bien desde el MPF se informó que se desmanteló esa red mediante la cual se distribuían imágenes con contenido sexual, también se hace un llamado de atención a padres y educadores para que se comprometan con el control del uso de teléfonos celulares y otros tipos de pantallas a fin de evitar riesgos y, en caso de advertir situaciones de peligro no dudar en hacer las denuncias. 

Según Roccuzzo, "esto empezó por que un chico habló con su padre y le comentó que lo habían ingresado un grupo de WhatsApp donde había varios compañeros menores de edad. Estamos hablando de chicos de entre 10 y 14 años. Este joven le contó a su papá que había visto cosas que no le habían gustado y cuando el padre vio el celular y vio el contenido se contactó conmigo y bueno, obviamente hicimos la denuncia penal".

"La verdad es que yo me quedé muy sorprendido por la violencia del contenido", sigue Roccuzzo, "nunca lo había visto en un grupo de WhatsApp. Por ahí en redes o en algunos juegos en red sí, pero en WhatsApp me sorprendió". Y agregó que "aparentemente el creador ha sido un menor de edad, pero acá hay un nexo común, porque el 'Metan Gente' surgió, pero hay otros dos o tres grupos abiertos con nombres similares que incentivan a los chicos a ingresar".

Cómo es la modalidad

De acuerdo con Martín Ahumada, "por la dinámica que ha tenido el grupo y por la experiencia en este tipo de casos sospechamos que ha sido creado por menores que empezaron a compartir pornografía, y todo se puso más difícil cuando se empezaron a difundir imágenes de posible abuso sexual de menores. A veces, por pensar que no pasa nada y que se puede difundir cualquier tipo de material, los jóvenes no saben que pueden estar cometiendo un delito".

En cuanto a Roccuzzo, sostiene que "el formato es crear el grupo, dejarlo para que los chicos empiecen a interactuar entre ellos como para generar confianza y después, de repente, empiezan a mandar material". Además, el abogado agrega que "he visto muchas cosas, pero acá se difundía material con una violencia terrible, y también de pedofilia. Incluso se incentivaba a los chicos a trabajar, con mensajes como que 'no importa la edad que tengan', y les pedían que se contactaran a un número por privado".

Respecto del material aportado por menores, el especialista en ciberdelitos manifiesta que "lo que podemos intuir es que al menor que subía algún vídeo o alguna foto le pagaban. Por eso buscamos que el caso sea caratulado como corrupción de menores, porque en definitiva, más allá de la pedofilia, que obviamente está metida, claramente están corrompiendo a los adolescentes".

Otros detalles que brinda el abogado sobre la generalidad de este tipo de casos es que "se hacen invitaciones en forma amplia con el objetivo de generar adhesiones en forma indiscriminada. Y justamente en las redes de pedofilia se pagan muy bien los videos donde participan menores, porque además son muy escasos. Por eso, en todo el mundo, conseguir este material para esta gente es fundamental, porque después lucran de una manera tremenda".

Finalmente, Roccuzzo cuenta cómo se aprovechan los pedófilos de la vulnerabilidad de los jóvenes: "Hay que tener en cuenta que por ahí al chico le da vergüenza contar lo que sucede, porque también hay un delito extorsivo. O sea, cuando el menor accede a filmarse o envía una foto, estos tipos lo empiezan a extorsionar con que van a divulgar ese material en el ámbito en donde se mueven, ya sea en una entidad educativa, en la familia, entre los amigos o en el club. Entonces los jóvenes se asustan y siguen accediendo a estos pedidos".

El grupo en que se compartía material de pedofilia en Mendoza / Gentileza

Un problema que trasciende fronteras

Casi al mismo tiempo en que se conoció la noticia de "Metan gente", en Córdoba también se alertó sobre una posible red de pedofilia que busca captar a adolescentes a través de grupos de WhatsApp en un caso espejo. Todo comienza con la captación de menores para que ingresen a los grupos, un pedido para que agreguen a otros contactos y luego la distribución del material pornográfico o de pedofilia, con el riesgo de que muchos de los menores sean contactados en forma individual y extorsionados.  

Además del caso de Córdoba, Roccuzzo cuenta que tomó conocimiento sobre episodios similares en Chile y en México, por lo que no se trata de un caso aislado o a nivel local. Incluso, agrega que no siempre todos los números de teléfono tienen la misma característica de un lugar, sino que también se pueden advertir números nacionales e internacionales.

Además, en cuanto a la calificación del caso dice que "yo estoy tratando de hacer fuerza en la Fiscalía para que lo tomen por el lado de corrupción de menores. Esto también ayudaría en la investigación del material más allá de pedofilia, sino también del sexo explícito, porque están corrompiendo a los chicos". Y alerta que "no es solo masculino el grupo, hay muchas nenas también". 

Por su parte, el abogado comenta que "en España hay un coordinador de bienestar en todos los colegios, que es una persona completamente capacitada respecto de este tipo de delitos. Y también se le brinda a los jóvenes un canal de denuncias anónimas donde pueden alertar sobre cualquier situación de acoso o de abuso".

Una veintena de denuncias

De acuerdo con Martín Ahumada, "la investigación comenzó a raíz de dos denuncias, aunque luego hubo muchas más". Por su parte, Roccuzzo sostiene que "hay cerca de 20 o 25 denuncias que se hicieron de forma virtual" y que "se han presentado en la Fiscalía unas 8 o 9 personas".

El director de prensa del MPF sostiene que "uno de los conflictos a la hora de investigar es que el grupo se reportó antes de la actuación de la Fiscalía, por eso decimos que hay que estar atentos y tener acceso al celular de nuestros hijos. Y si detectamos algo es mejor no bloquear ni reportar, sino denunciar para que nosotros podamos investigar ese grupo".

Por su parte, Roccuzzo se mostró muy preocupado por el hecho y manifestó que "yo tengo hijos de esa edad, por eso también me ha golpeado el caso". Luego, agregó que "hay que trabajar bastante para incentivar a los padres a que denuncien y que aporten la prueba. Por más que se haya borrado el material, que a veces es lo primero que hacemos los propios padres al ver toda esa locura, se puede recuperar el contenido".

Recomendaciones para evitar o actuar ante este tipo de casos

Entre las recomendaciones que menciona Roccuzzo ante este tipo de casos y entendiendo la situación como un hecho consumado es "que todos los menores que fueron partícipes de este grupo, por más que los hayan metido y se hayan salido, cambien el chip del teléfono celular, porque ese número ya quedó registrado y está sujeto a que el día mañana lo pueda contactar algún pedófilo o que pueda tener un problema a futuro".

El abogado también hace hincapié en que "falta muchísima información" y agrega que "esto no se puede ver como algo que ocurre afuera del ámbito escolar, la escuela debe tomar participación y tiene que contar con docentes capacitados para que le hablen a los chicos de esas edades sobre los riesgos a los que están expuestos".

En este sentido, el abogado manifiesta que tanto en casa como en los establecimientos educativos "debemos hablarles a los chicos para generar la confianza de que si está pasando algo se lo digan a un adulto. Y para ese mayor responsable que recibe esa alerta se recomienda no borrar el contenido, sino dejarlo en el teléfono e inmediatamente realizar la denuncia y llevar el dispositivo a la Fiscalía".

Además, hace un llamado a la reflexión sobre el uso de la tecnología: "También pasa en la familia, como padres tenemos que saber los riesgos que existen cuando los chicos están todo el día conectados a una pantalla".

Asimismo, desde el Ministerio Público Fiscal se difundieron al gunas recomendaciones para prevenir o actuar ante este tipo de delitos:

  • Hacer un uso responsable de las redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea y chats de video juegos.
  • Enseñarles a configurar la privacidad de las mismas.
  • No aceptar invitaciones a participar de grupos de manera indiscriminada a los que puedan ingresar personas que son absolutamente ajenas al círculo de los menores. 
  • Explicar a los niños, niñas y adolescentes la gravedad de la circulación de ese material. Es fundamental darles a conocer que se trata de un delito y que se encuentra reprimido con pena de prisión, que no resulta graciosa la difusión de material de contenido sexual en la que niños, niñas y adolescentes están siendo victimizados sexualmente por personas adultas. 
  • Dialogar con ellos y reflexionar juntos en relación a que ello también es un delito; que el material puede llegar a manos de niños de muy temprana edad que pueden verse afectados psicológicamente al tomar contacto con imágenes para las cuales no están preparados para ver ni entender su significación.
  • Es clave tener en cuenta que en todos los casos los niños, niñas y adolescentes deben saber que antes de ser incorporados a un grupo de WhatsApp se les debe solicitar su autorización, situación respecto de la cual los responsables a cargo deben estar al tanto, de manera que los menores no sean incluidos a grupos sin su respectivo y necesario consentimiento. 

Video: Roccuzzo dio a conocer el caso en las redes sociales

 

Archivado en