La propina: entre el derecho, el deber y la imposición

¿Los mendocinos somos avaros o generosos? ¿Es obligación dejar este "extra" a la hora de pagar la cuenta? Un legislador intenta generar "apuro" en el consumidor para estimularlo a que deje el 10% como gratificación, pero al mismo tiempo le da la posibilidad de negarse. ¿Esto sirve, o debe quedar en el ámbito de la costumbre?
¡Contestá las encuestas! 

Avatar del Federico Croce

Federico Croce

¿Cómo somos los mendocinos a la hora de dejar propina? Reflejá tu comportamiento en las encuestas de la nota.

Web

En la historia de la hotelería y la gastronomía, se cuenta que el origen de las propinas se remonta al siglo XVI. En ese entonces, en Inglaterra, cuando un señor o una señora gozaban de la hospitalidad de algún amigo o pariente acaudalado y se quedaba un tiempo disfrutando de sus propiedades o su protección; se estilaba dejar dinero para los empleados de los mencionados anfitriones.

Lo cierto es que, si bien no estamos obligados a hacerlo, generalmente nos sentimos compelidos a dejar un "extra" a la hora de pagar una cuenta en un bar o restaurante, pues la práctica está extendida casi en el mundo entero, y no hacerlo podría generar que automáticamente se nos endilgue el mote de avaros, tacaños o simplemente... "ratas". 

Encuesta

¿Vos dejás propina?

Esta semana la discusión sobre esta costumbre tomó relevancia porque se conoció el proyecto de ley presentado por el diputado mendocino Guillermo Pereyra, en la que, entre otras cosas, solicita que en las comandas o en las facturas se agregue una leyenda en la que se sugiera dejar un porcentaje del 10% del total de la cuenta como extra. La propina no podrá ser descontada del sueldo ni de los adicionales que perciba el trabajador de conformidad.

"No estamos hablando de declarar una obligatoriedad de la propina. Nosotros no estamos facultados para legislar sobre el ámbito laboral. Hemos hablado con muchos mozos de la provincia, y nos cuentan que el turista extranjero muchas veces no deja este extra, mientras que en sus países si lo hace. Si tomamos el caso de Chile, por ejemplo, el garzón cuando trae la cuenta ya viene con la sugerencia de dejar un 10% de propina", explicó Pereyra. 

El legislador también especificó que la propina debería repartirse equitativamente entre todo el personal, tanto los mozos como el staff de cocina. Además dejó en claro que de ninguna manera esto va a ser obligatorio, pues si el consumidor llegase a considerar que el servicio fue deficiente o que no cumplió con sus expectativas, puede eliminar este "premio".

Encuesta

¿Qué tenés en cuenta a la hora de dejar propina?

Un elemento jugoso... ¡y más en esta época!

En el mundo del trabajador gastronómico el hecho de recibir propina se ha convertido en uno de los momentos más importantes de su economía cotidiana. Muchas veces -en los restaurantes con cartas más onerosas sobre todo, o frecuentados por extranjeros- las propinas mensuales igualan el monto de los salarios.

"Nosotros repartimos las propinas todos los lunes. Aquí es muy abundante, y la norma es que se divide por igual: seas bachero, cocinero o mozo, recibís el mismo monto. El lunes pasado, nos llevamos 6000 pesos cada uno", comentó una joven que trabaja en el restaurante de un afamado chef. Si redondeamos un mes en cuatro semanas, los trabajadores de este establecimiento reciben 24.000 pesos en propinas además del sueldo correspondiente a ese periodo.  

"Los que sufren son los compañeros que trabajan en patios de comidas de shoppings, o en lugares en donde se paga en la caja o en la barra: ahí es difícil que dejen más plata de lo que te cobran en el momento", nos advierte una moza de la Alameda.

Varios gerentes de hoteles en donde funcionan bares, restaurantes y espacios por el estilo no están de acuerdo con el proyecto de ley: "No creemos que deba regularse la propina. Es un uso, una costumbre, y debe quedar siempre a consideración del cliente si quiere o no darla. En el caso de que tenga ganas, no nos parece correcto que se le imponga un monto". Potra parte, varios comerciantes gastronómicos de la calle Arístides, del Microcentro y de Chacras de Coria explican que "lo que se propone en ese proyecto de ley es lo que generalmente siempre se hace: ¿cuál es la novedad?".

¿Vos qué pensás? ¡Dejá tu comentario!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?