Crianza: consejos para saber cómo ponerle límites a los hijos

Crianza: consejos para saber cómo ponerle límites a los hijos

Actualmente, los padres y madres buscan con la crianza un equilibrio entre la amistad y la autoridad, pero la tarea puede resultar algo difícil. Saber cómo poner límites sin excedernos o apelar a la violencia puede ser más complicado de lo que pensábamos.

Napsix

Gran parte de la crianza consiste en acompañar el aprendizaje de los niños y niñas y guiarlos para que logren comprender conceptos básicos como que es correcto y lo que es incorrecto. Esta relación puede convertirse en un verdadero desafío y en una puja de poder entre el adulto y los hijos.

Sobre todo, en los tiempos actuales en los que se busca establecer una relación y una educación diferente a la que recibimos. Sin embargo, esto nos expone a nuevos interrogantes. ¿Se puede ser amigo de un hijo sin perder la autoridad? ¿Cómo se ponen límites sin recurrir a la violencia o actitudes en las que no nos sintamos cómodos?

shutterstock

Según alerta un informe de UNICEF, poner límites resulta indispensable para el desarrollo de los más pequeños y para su vida en sociedad. Es que, como cualquier animal, los humanos también nacen con el deseo de buscar el placer. Mientras crecen, esta conducta debe regularse sino solo provocará frustración y ansiedad.

Obviamente, al hacerlo, la respuesta será negativa. Lo normal es que haya enojo, llanto o pataletas.

Consejos para poner límites

Una de las claves para que los límites sean adoptados es mantener la constancia. Sin embargo, no siempre ocurre así. Es que, en gran medida, depende del nivel de cansancio de los padres, madres o cuidadores. Por ejemplo, si deseamos que los pequeños se laven los dientes cada noche, se les debe dar la orden, insistir y corroborar que lo hagan. Claro que se debe lidiar con todo este proceso luego de un agitado día de trabajo y compromisos sociales.

shutterstock

La falta de constancia motivada por el cansancio es algo bastante normal y no se debe sentir culpa por esto. Sin embargo, se debe intentar no modificar por completo las conductas.

Adaptar las normas a la edad de los hijos también resulta imprescindible. No todo se debe enseñar en cuestión de semanas. Además, puede que el niño o niña todavía no tenga capacidad para hacerlo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?