Por qué los limoneros dan frutos con piel gruesa y poca pulpa

Por qué los limoneros dan frutos con piel gruesa y poca pulpa

Puede llegar a ser muy frustrante cuando esperamos ansiosos los frutos del limonero de nuestro jardín y estos no terminan siendo como esperábamos. Cuando los limones tienen cáscara gruesa y poca pulpa es un problema que se puede solucionar.

Napsix

Napsix

Invertir tiempo en el cuidado de nuestro jardín y en el cultivo a frutales u hortalizas puede ser una actividad realmente satisfactoria con grandes beneficios para la salud. Sin embargo, en ocasiones, también puede ser algo muy frustrante ya que, a pesar de todos nuestros cuidados, no logramos obtener lo que esperábamos. Esto es frecuente cuando, a la hora de cosechar los frutos de nuestro limonero, nos encontramos con una cáscara gruesa y muy poca pulpa.

Allí aparece todo tipo de preguntas: ¿Qué hice mal? ¿Faltó algo? ¿En qué me excedí? ¿Hay solución? Son algunos de los interrogantes que nos hacemos al advertir este tipo de situaciones que nos puede llevar a sentirnos desilusionados y creer que la jardinería no es para nosotros. 

Con estos consejos podrás obtener los limones más jugosos de tu jardín. Foto: Instagram

Lo primero que debes saber es que, si bien existen especies que naturalmente tienen estas características, en su mayoría esto se trata de un problema que se puede revertir para la próxima temporada de frutos. En cuanto antes pongas tus manos a la obra, mejores serán los limones que obtendrán.

Limones de cáscara gruesa y poca pulpa: soluciones

Este inconveniente se debe generalmente a un desequilibrio de nutrientes que, tal vez, no pudiste advertir en el follaje. Básicamente puede ser un síntoma de un exceso de nitrógeno o carencia de fósforo. Lo cierto es que este tipo de inconvenientes se concatenan. Es que, cuando el sustrato tiene un alto grado de nitrógeno, el fósforo tiende desaparecer y el limonero no podrá extraer lo suficiente para la fructificación. 

Es difícil detectar antes de la floración debido a que el nitrógeno es un nutriente que, si bien incentiva la productividad, tiene un mayor impacto en el desarrollo vegetativo, haciendo que este sea abundante y de un color radiante. Sin embargo, los frutos serán de mala calidad, tardarán más en madurar y pueden tener un color mucho más fuerte que lo normal. Los limones presentarán una corteza gruesa, rugosa y áspera mientras que su pulpa será deficiente y con muy poco jugo. 

El desequilibrio de nutrientes es la principal causa de este problema. Foto: botánica

Lograr que ambos nutrientes estén el equilibrio será el objetivo para tener una producción más interesante en la próxima temporada. La forma más fácil y rápida de revertir esta situación es aumentando los niveles de fósforo a través de la fertilización del suelo.

Fertilizante natural rico en fósforo

Las cenizas de madera es un excelente fertilizante natural, además es rica en potasio. Es importante que la madera sea virgen y no tenga restos de pintura, barniz o aceite. Solo es necesario colocar un poco en la base o diluirla en agua y regar con esta mezcla. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?