Qué se debe hacer cuando aparecen setas u hongos en el jardín

Qué se debe hacer cuando aparecen setas u hongos en el jardín

La aparición de hongos o setas en los jardines muchas veces puede causar temor debido a la toxicidad que tienen algunas especies. Descubre cómo actuar.

Napsix

Luego de algunos días de lluvias o en climas muy húmedos pueden comenzar a crecer en nuestro jardín colonias de hongos o setas y allí se abren muchos interrogantes acerca de cómo debemos actuar. Es que se trata de una especie que –a muchas personas- le proporciona temores debido a su posible toxicidad. ¿Los eliminamos? ¿Los dejamos? ¿Son un peligro para mi familia?

Los hongos conforman un reino separado al de las plantas que se denomina Fungi y dentro de él se congrega a más de 100.000 especies. Algunos de ellos son medicinales, otros comestibles y también están los venenosos y los alucinógenos. Realmente existe un mundo por descubrir, sin embargo, para hacerlo se requiere de estudio para no correr ningún riesgo.

Pixabay

Existen diferentes causas por lo que estas colonias pueden crecer en los jardines domésticos. La principal es por cuestiones climáticas de elevada humedad, aunque también puede deberse a un riego excesivo, a la acumulación de residuos o la aplicación de fertilizantes.

Qué hacer ante la aparición de setas en el jardín

Es importante saber que su existencia no representará un daño irreversible ni para las plantas ni para el suelo. Sin embargo, en condiciones óptimas, pueden convertirse en una plaga e invadir el espacio de otras plantas.

La prevención es fundamental. Debes saber que estos organismos crecen en lugares oscuros, húmedos, mal drenados y con suelos aprisionados. Esto hace que ciertos rincones del jardín sean espacios ideales para su desarrollo.

Pixabay

Ante la duda sobre si son o no venenosos, lo mejor es retirarlos. Aunque siempre debemos protegernos las manos cuando lo hacemos y utilizar herramientas que nos permitan tener el mejor contacto con ellos.

La clave es no solo quitar la parte externa, sino que se debe cavar para retirar también la raíz. Luego se debe limpiar la zona en la que crecieron pasando un rastrillo para eliminar los restos orgánicos de los cuales pueden haber estado alimentándose. Esto también ayudará a airear la tierra. Finalmente, se puede espolvorear un poco de bicarbonato de sodio o canela para evitar que vuelvan a aparecer.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?