Cuál es la principal preocupación del ministro que reemplazó a Nicolás Trotta

Cuál es la principal preocupación del ministro que reemplazó a Nicolás Trotta

En la renovación del Gabinete asumió Jaime Perczyk en el Ministerio de Educación. Nicolás Trotta dejó su cargo con un detallado informe sobre la gravísima deserción escolar en nuestro país, con casi 2 millones de chicos fuera del sistema educativo. ¿Podrá Perczyk revertir algo de ello?

Victoria Chales

Victoria Chales

Una de las carteras que renovó su jefe fue el Ministerio de Educación de la Nación. Nicolás Trotta dejó su puesto tras elaborar un detallado informe sobre la situación de los casi dos millones de niños, niñas y adolescentes que tienen una relación débil o inexistente con el sistema educativo. En su lugar asumió Jaime Perczyk que ocupaba la Secretaría de Políticas Universitarias con una importante tarea de recuperación de alumnos por delante.

El actual ministro Jaime Perczyk (57) es Licenciado en Educación Física recibido en la Universidad Nacional de Luján (UNLu). Además de ser especialista en Ciencias Sociales y Humanidades recibido en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ). A su vez ocupa hace ya varios años cargos en la administración pública vinculados a la gestión educativa.

Fue el "viceministro" de Educación de Alberto Sileoni desde 2011 hasta 2015 y actualmente ocupaba la Secretaría de Políticas Universitarias hasta su nombramiento a la cabeza de la cartera educativa nacional. En MDZ Radio dialogamos con Alberto Sileoni, exministro de Educación de la Nación, quien realizó una semblanza del perfil de Perczyk.

Alberto Sileoni, ministro de Educación 2009-2015.

"Jaime tiene una extensa trayectoria en materia educativa y de educación en contextos de pobreza e institucionalmente me acompañó como director y luego como secretario de educación que es un virtual viceministro desde 2011 a 2015, el último período de Cristina Fernández de Kirchner".

En la consideración de Sileoni, el actual ministro "forma parte de un elenco que intenta recuperar un estado más cerca de la gente. El Gobierno tomó nota que perdió en 18 de 24 jurisdicciones. Allí hay un segmento de la sociedad que merece ser escuchado". Aunque "no hemos dejado atrás la pandemia pero sí su parte más virulenta" señaló Sileoni que "viene en educación un tiempo de recuperar la normalidad, la presencialidad más intensiva que nunca". Pero fundamentalmente la tarea del nuevo equipo en el ministerio será la de "ir a buscar todos aquellos muchachos y muchachas que están fuera del sistema educativo y que infelizmente son muchos".

A dieciocho meses del inicio de la pandemia en Argentina, algunas certezas van quedando. Entre ellas, la realidad de que "la pandemia desnudó una serie de desigualdades territoriales, etarias, de género, tecnológicas y económicas en nuestro país. Y aquí las tecnológicas son decisivas. Los chicos de los sectores más carecientes aún con dificultades llegaban hasta el colegio dónde había un maestro y allí había, más allá de los orígenes, una especie de igualdad".

En los momentos más duros de la pandemia "esos chicos estaban en sus casas que lejos de ser un espacio público, es uno privado dónde no entra el Estado". Entonces había "algún chico con algún dispositivo tecnológico y muchos que no lo tenían o uno o dos teléfonos en toda la familia sin acceso a internet".

El exministro de Educación aseguró que "no es posible educarse así, por lo que van teniendo una relación cada día más débil con la escuela y en algunos casos nula". En el informe que dejó Trotta "hay un millón de chicos de la secundaria que tienen una relación débil o inexistente con la escuela. Es una deuda que tiene la sociedad argentina. Hay que ir a buscarlos, dotarlos de recursos tecnológicos".

El sistema educativo argentino está descentralizado. Por eso, el ministerio a nivel nacional debe articular y coordinar. Para Sileoni se le debe sumar "actitud de humildad de parte del estado nacional, de aprendizaje y ponerse a disposición de las provincias. Hay una institución muy importante que es el Consejo Federal de Educación dónde están representadas las 24 jurisdicciones y es "allí donde deben articularse las distintas necesidades". Sin embargo "no todas las provincias tienen el mismo crecimiento, necesidades y ritmo por eso deben crecer en armonía, no en unísono".

Nosotros estuvimos casi siete años en el ministerio y Jaime nos acompañó en buena mediada. Con las provincias hay que ir en armonía, no al unísono porque no todas las provincias tienen la misma capacidad, algunas son más pobres, no tienen el mismo ritmo. Pero hay que construir una nación educativa que Jaime está en condiciones de construir. Hay una muy buena voluntad de los ministros de educación y gobernadores. No es un campo de disputa.

El informe sobre los chicos y chicas que dejaron de educarse habla de 1.800.000 chicos. Sobre ese total, el 54% es del secundario. En la segmentación se ve que "hay una importante cantidad del conurbano bonaerense y de Rosario, del gran Norte argentino también". En este sentido, Sileoni remarcó que el objetivo hoy requiere un gran esfuerzo para "tener al menos la misma nómina que en marzo de 2020".

Perczyk, el nuevo ministro deberá articular con otros actores. "Un valor que él puede añadir y que lo ha hecho siempre es esa vocación territorial y capacidad de gestión y política para unir voluntades. Ahí no hay color político, tienen que ir todas las provincias tras el objetivo fundamental de poner justicia en este sistema educativo que después de la pandemia quedó muy afectado. No lo puede hacer el Estado nacional solo, sino con los municipales, provinciales y organizaciones". Por esto, es de vital importancia "hacer alianzas con los intendentes, con las organizaciones de la comunidad que llegan a un lugar muy fino donde no llega el estado. Una gran cantidad de ONGs -continuó Sileoni- y organizaciones de la iglesia con un alcance sobre los chicos más pobres que es estratégico para recuperarlos y que vuelvan al sistema educativo. Hay que tener la vocación de llegar a esos lugares".

Cuando Jaime Perczyk participó del Ministerio junto a Sileoni se empezó el programa "Conectar igualdad" a través del cual se entregaron 5.400.000 netbooks. A partir de la asunción de Mauricio Macri en 2015 este esquema se interrumpió. "El macrismo le debe a la sociedad y a las escuelas 4 millones de netbooks. Si las tuviéramos hoy no sería un paraíso pero sería más fácil para enfrentar este momento. Se destruyeron "símbolos como Conectar igualdad, el programa Fines y Samba del canal Paka Paka. Se va a recuperar porque eran elementos muy importantes que hacían a la justicia educativa".

Por otra parte, Sileoni consideró que "ese programa puede ser muy mejorado, hay un aspecto técnico por el que quienes sepan establecerán si es o no el dispositivo adecuado y tenga que ser otro. Lo más importante es que se siga insistiendo en la capacitación de los docentes, trabajar en los contenidos para que lleguen a los dispositivos, etc. Era un sistema de 5.400.000 netbooks que puede ser mejorado en muchos sentidos, pero se debe reconocer que era casi único en el mundo. Sólo no hay que disolverlo".

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?