Llegan las Pfizer a Argentina: ¿por qué cedió el Gobierno nacional?

Llegan las Pfizer a Argentina: ¿por qué cedió el Gobierno nacional?

Paulino Rodrigues, periodista y analista político, habló sobre la llegada de las vacunas del laboratorio Pfizer a la argentina y dio su punto de vista sobre la decisión que el gobierno no tomó en diciembre pasado y decidió ejecutar ahora.

MDZ Radio

MDZ Radio

El politólogo Paulino Rodrigues analizó la llegada de las vacunas Pfizer al país, luego de que el Gobierno argentino finalmente anunciara que pudieron alcanzar un acuerdo con el laboratorio.

Aquí los puntos más importantes de su columna:

  • Me da pena que sea la necesidad y no la convicción la que otra vez se imponga, porque haber tenido 8 millones de dosis en diciembre habría permitido que un 20% de la población pueda vacunarse, sobre todo a los adolescentes con comorbilidades, quienes podrían haber estado vacunados hace por lo menos 60 días. Pero no, y en el camino se perdieron vidas.
  • Había una tara ideológica de Gobierno nacional, no hay dudas. Había un incentivo por los productores de vacunas como Sputnik V. Y ahora estamos así: 6 de cada 10 mayores de 60 años esperan por la segunda dosis, no saben qué le van a dar, seguramente una combinación que tampoco hay estudios con suficiente solidez, pero será a salvoconducto para -antes que nada- mantener inmunidad alta en esos pacientes que, si ingresa a variante delta, podría ser letal en sus organizamos.
  • Lo ocurrido con Pfizer es una demostración de cómo se toman las decisiones en el Gobierno argentino. Lo mismo ocurrió con las clases: en varias provincias e incluso el propio Kicillof anunció que abrirá las clases presenciales en todas las escuelas de la provincia de Buenos Aires. ¿Por qué? Por padres organizados, por una sociedad civil que reclamó y a la cual el poder político no se le puede imponer porque ahora le tiene que ir a pedir el voto. Como eso, ocurre todo.
Pfizer firmó una carta de intención con el Presidente, Alberto Fernández.
  • Tengo la impresión de que Argentina no tiene miramientos geopolíticos, sino improvisación permanente. No hay una alianza estratégica con China ni tampoco con Rusia. Sí hay una mala lectura de la política exterior. Estoy convencido que lo que hicimos con Cuba, Venezuela, Nicaragua y Guatemala no ha sido lo acertado.
  • Además, respecto de las vacunas si hay algo que no podía hacer el Gobierno era mirar con prisma ideológico la adquisición de las mismas, porque era el único salvoconducto entre la vida y la muerte. Debieron haber comprado todo lo que estaba al alcance, y más. Pero la que no compraron fue la que los ensayos clínicos más importantes en términos cuantitativos se hicieron en Argentina. Apareció la ley, adrede, nadie la quiso corregir y hasta hace un mes y medio algunos diputados como Mara Brawer, diputada nacional del FdT, decían que en Argentina no era necesario Pfizer.
  • Pfizer no termina resolvieron el problema, sino Biden con Moderna, porque Argentina hizo ahora lo que tenía que hacer en diciembre. En un mes, jóvenes con comorbilidades van a volver a la vida. No hemos tenido ni empatía con chicos a los que les privaron la posibilidad de tener una mejor calidad de vida.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?