IMPSA: ¿quedó envuelto el Gobernador de Mendoza en una trama oculta del kirchnerismo?

IMPSA: ¿quedó envuelto el Gobernador de Mendoza en una trama oculta del kirchnerismo?

El dirigente de la Coalición Cívica, Gustavo Gutiérrez, asegura que la estatización de Impsa fue un proceso que el kirchnerismo viene gestando desde hace años.

MDZ Radio

MDZ Radio

El político argentino, perteneciente a la Coalición Cívica, Gustavo Gutiérrez, habló en MDZ Radio sobre la adquisición de Impsa por parte del Estado. Dijo que el kirchnerismo siempre quiso estatizar esta empresa y detalló los motivos por los que, a su entender, se tomó la polémica decisión. Sobre el gobernador, Rodolfo Suarez, adujo que está mal asesorado.

Para Gutiérrez, "cuando no pueden tapar un acto de corrupción, lo estatizan. Hicieron caer la empresa, responsabilidad absoluta del gobierno kirchnerista, y ahora quieren apropiarse de esta forma, con plata que es de Mendoza".

Para justificar esto, el político argumentó que haciendo un poco de historia: "Durante muchos años Mendoza y otras provincias tuvieron un serio perjuicio económico por la promoción industrial que le permitía a San Juan, San Luis, Catamarca y La Rioja generar empresas sin pagar impuesto. Entonces no solo no venían empresas aquí, sino que se iban a esos lugares".

"Por eso Mendoza y otras provincias demandaron a la Nación y, cuando estaba por finalizar el juicio, la Nación decidió negociar. A Mendoza le correspondían más de mil millones de dólares. La Pampa los cobró, pero Mendoza, que en ese momento estaba gobernada por Julio Cobos, pidió que la nación le financiara la obra de Portezuelo del Viento sobre Río Grande", continuó relatando el entrevistado. "Casualmente eso le permitió a Cobos entrar en la transversalidad que propuso Néstor Kirchner y se sumó como candidato a vicepresidente de Cristina Fernández de Kirchner", completó. 

"En la mentira y la corrupción permanente de los kirchneristas, nunca le cumplieron a la provincia", se quejó Gutiérrez, quien dijo que fue hasta el gobierno de Macri cuando empezaron las negociaciones, "fue un proceso más largo, pero finalmente se pudo avanzar con fuerte oposición de La Pampa y de las provincias del Coirco".

Para Gutiérrez, el por aquel entonces ministro de Economía, Enrique "Vaquié, hizo una tarea política extraordinaria para acordar con la provincia de Buenos Aires, Neuquén y otras provincias que rodean a La Pampa para lograr consenso y poder hacer esa obra".

Así, siempre según el entrevistado, se avanzó en el desarrollo de la obra y la provincia ha cobrado algunas cuotas para hacer la licitación. "Todo ha sido un proceso. Pero cuando esto se destrabó y avanzamos, al comienzo del gobierno de Alberto Fernández, hubo distintas opiniones para que no se haga esta obra por diversos motivos. Sin embargo, el gobierno no tomó ninguna de ellas y decidió avanzar con el proyecto que lamentablemente tuvo un solo oferente, IMPSA, la empresa de Porreta y un consorcio chino. Ya de por sí, cuando hay un solo oferente la obra se vuelve por lo menos dudosa". 

Críticas a los líderes del gobierno nacional y provincial

Para Gutiérrez, Alberto Fernández "lo único que hace es tapar el acto de corrupción de quedarse con IMPSA ". "Recordemos que el funcionario kirchnerista De Vido lo apretó a Pescarmona para que le entregara parte de las acciones de las empresa a cambio de que le destrabaran los pagos de Venezuela, Brasil y las presas que le desadjudicaron en Santa Cruz y Neuquén", completó. 

Por aquello, el entrevistado arrojó: "Ahora resulta que hay que rescatar a Pescarmona, entonces se mete la provincia y la Nación a hacerse cargo de una deuda de 500 millones de dólares. Si la provincia tiene que cobrar de nación mil millones de dólares y a su vez construir una obra de mil millones de dólares, el Estado no está poniendo nada, está pagando con lo que tiene que cobrar y le está dando a una sola empresa, que ahora es estatal, una empresa que ahora tiene que controlar. Entonces el que verifica la obra es el acreedor de la misma".

Además de todo esto, para Gutiérrez, "IMPSA ya no existe hace años, los mejores técnicos, gerentes, especialistas en sistema, los que manejaban la empresa internacionalmente, esos ya no están. Las máquinas que fueron de avanzada en el mundo no son las que eran antes". 

Mientras tanto, en relación a Suarez, el entrevistado opinó que desde su punto de vista está muy mal asesorado, "no tiene ministro de Gobierno, no tiene la libertad de opinión ni de movimiento. Él debería haber dejado a cargo de todo esto a Vaquié, que era más adecuado que las personas que lo están rodeando ahora". Eso, dijo Gutiérrez, "pensando en positivo y no que sea un acto de corrupción".

Finalmente, el político mencionó que "la ley de concursos y quiebras establece una cantidad de salidas muy importantes para que pueda tener continuidad una empresa". Y concluyó: "Si quieren estatizar algo, estaticen a Enrique Pescarmona, que es el que sabía hacer los negocios. Porque tener técnicos y fierros abajo de un galpón no significa hacer una buena empresa". 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?