China busca imponerse como potencia incentivando a las familias a tener más hijos

China busca imponerse como potencia incentivando a las familias a tener más hijos

Luego de décadas de limitar a un sólo hijo por familia, la República Popular China lanza una serie de medidas para promover a las nuevas generaciones a tener hasta tres descendientes. En una economía en auge, el partido comunista buscará hacer crecer su población para imponerse culturalmente.

Victoria Chales

Victoria Chales

En la década del 80 el Partido Comunista Chino consagró en su constitución la "política de hijo único" por la cual se prohibía tener más de un descendiente. Las excepciones a esta regla estaban dadas en la ruralidad o si se trataba de una minoría étnica, entre otros. Este control de la natalidad llevó a un envejecimiento de la población y al aborto selectivo como algunos de los efectos negativos. En el año 2015 se amplió a dos hijos por familia, pero esto no supuso una mejoría. De hecho en el último censo se puede ver que entre el 2010 y el 2020 sólo se incrementó en 10 millones la población pasando de 1400 millones a 1410.

De esta manera, este año se cambió a tres descendientes como límite para la planificación familiar. Pero después de casi cuatro décadas hay algunas sospechas de que esta nueva medida no mejore las estadísticas. En No cantes victoria analizamos este tema junto a Fortunato Mallimaci, Sociólogo y Coordinador Nacional del Centro Argentino-Chino en Ciencias Sociales de la UBA (Universidad de Buenos aires).

Esta flexibilización de la política demográfica tiene un contexto social y económico muy favorable en el cual "800 millones de personas habían salido de la pobreza especialmente yendo del campo a la ciudad". Allí tienen un "trabajo, un salario, medios de transporte que mejora su calidad de vida. "La idea es que si China quiere ser una gran potencia, de hecho lo es ahora económica pero no cultural y militarmente, 1400 millones no alcanzan". Por lo que si bien en las zonas rurales "se toleraba tener más de un hijo" esta migración hacia las costas supuso una fuerte modificación ya que sobre el total de la población hoy "1300 millones de personas viven en las grandes ciudades". 

El anuncio del gobierno chino de permitir a las parejas tener hasta tres hijos persigue entre otros objetivos combatir el envejecimiento poblacional. El Comité Político del Partido Comunista de China (PCCh) destacó que  esta nueva norma irá acompañada de medidas de apoyo económicas y sociales. Se busca mejorar la estructura poblacional que luego de décadas de política de hijo único arroja algunos resultados negativos como se ve en el último censo de 2020 donde la población apenas creció.

Entre los incentivos "si en lugar de dos, se tienen tres hijos se les da una locación, una prima, una reducción en los impuestos que paga". Sin embargo el sociólogo explica que esto puede no ser suficiente. "En nuestros países occidentales y capitalistas una vez que se adquiere un cierto nivel de vida, el hecho es que con más hijos muchas personas piensan que eso no se va a dar". Pero en el gigante asiático esto está en discusión porque los vientos económicos son sumamente favorables. Entre los elemento a destacar es la competencia que representan a nivel global en materia tecnológica si pensamos que "casi el 40% de su producto está hecho en tecnologías digitales".

Cuando se piensan las culturas orientales desde occidente es muy importante destacar que hay una diferencia central entre el imperio del "individualismo" y la supremacía del "comunitarismo". Mallimaci señala que esa idea comunitaria de la vida es la que supone que en varios países asiáticos se acepten las normas de otra manera. Un ejemplo de ello fue el acatamiento de las medidas para combatir la pandemia de coronavirus en lugares como China dónde fueron muy respetadas las restricciones. En ese mismo sentido también es cierto que el Partido comunista tiene un alto nivel de control social sobre su gente para sostener esa "obediencia".

Aunque se pudiera pensar que cuando los chinos migran hacia otras latitudes crean familias más numerosas porque ya no están bajo las reglas de su país, lo cierto es que "en general tienen también muy poquitos, dos o tres nada más". A pesar de que el giro es dramático puede no tener los efectos esperados. "Si pensamos que llevan casi 50 años de política de hijo único donde ya de hecho las familias tienen como una tradición en la que la abuela tuvo dos hijos, ellos tendrán uno cada uno y luego la tercera generación dos nuevamente" es difícil creer que se pueda cambiar en un corto o mediano plazo, apuntó el sociólogo.

 

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?