¿Los dichos del Papa avalan la toma de la propiedad privada?

¿Los dichos del Papa avalan la toma de la propiedad privada?

El Papa Francisco dijo ayer que la propiedad privada es “un derecho secundario” y despertó indignación. Esa frase fue analizada por el periodista Paulino Rodrigues.

Paulino Rodrigues

Paulino Rodrigues

El Papa Francisco dijo ayer que la propiedad privada es “un derecho secundario” que depende del derecho primario, que es “el destino universal de los bienes”. Es la segunda vez que se expresa en este sentido, lo había hecho ya con una frase similar a finales de diciembre. El analista político y periodista, Paulino Rodrigues, se refirió a esas declaraciones y a las repercusiones que causó en Argentina.

Según Rodrigues, "el Papa no dijo nada nuevo, está en el catecismo esa frase". Sin embargo, "esos dichos visto con el prisma de la dinámica local son tremendos".

El analista recordó que el catecismo dice que el derecho a la propiedad privada adquirida o recibida de modo justo no anula la donación original de la tierra al conjunto de la humanidad. "El destino universal de los bienes continúa siendo primordial aunque la promoción del bien común exija el respeto de la propiedad privada, de su derecho y de su ejercicio".

Pero, "en Argentina hay un contexto donde el sector público y una parte importante de la clase dirigente quieren ir a una coartación del sector privado, en la idea de que 'lo mío es mío, pero lo tuyo es mío'". Entonces, "todo termina siendo trastocado", expresó Paulino.

"En esta dinámica lo que Francisco expresó hace que parezca en consonancia con el mensaje que baja hoy desde el poder y que es muy perturbador, que puede ser una incitación a la toma de tierras, de campos o la idea de que hay que distribuir lo que otro ganó en muy buena ley, con mucho esfuerzo y mucho sacrificio", completó el analista.

Para concluir, el columnista de MDZ Radio expresó que las frases no son ni buenas ni malas, sino que dependen del contexto y de quién las diga. "Esa misma frase inocua dicha en un marco donde nadie discute la propiedad privada genera el sentido de que Francisco le habla a aquel que acumula por la acumulación misma, que no se puede ser tan depredador y que hay que comprender que hay un uso social de las tierras que hay que contemplar en las políticas públicas".

Sin embargo, todo aquello dicho en un país bien no tendría la resonancia que tiene en Argentina, "que destruye capital, destruye riqueza y sigue anclado en la idea de sacarle a los que más tienen para darle a los que no. En lugar de pensar cómo crear más riquezas para tener más que distribuir y de un mejor modo, con prestaciones de servicios públicos eficaces y eficientes, no como las que tenemos".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?