Tienen una pizzería, la pandemia los golpeó económicamente, pero siguen apostando por el país y abrirán otra sucursal

Tienen una pizzería, la pandemia los golpeó económicamente, pero siguen apostando por el país y abrirán otra sucursal

Entre tantas historias de pequeños y medianos emprendedores que tuvieron que cerrar sus puertas y ver clausurados sus sueños, "El nuevo Candil" la pizzería más antigua de Bernal no sólo resistió el 2020 sino que este año abre una nueva sucursal. Uno de sus dueños cuenta la proeza de apostar al país.

Victoria Chales

Victoria Chales

El confinamiento durante el 2020 creó postales lamentables de persianas cerradas y plazas con cintas de peligro. Los emprendimientos gastronómicos sufrieron un particular embate que no solventó el "pase y lleve" cuando se pudo. Sin embargo, aquí encontramos la historia de una pizzería con más de 40 años que no sólo resistió el 2020 sino que crece en el 2021. Se trata de "El nuevo Candil" en Bernal, provincia de Buenos Aires.

Una pareja joven soñaba con tener su propio negocio. Compraron el fondo de comercio de una pizzería de 42 años en pleno centro de Bernal en 2018. Gonzalo Sacco habló con MDZ Radio y contó cómo sobrevivió al 2020 sin despedir empleados y pudiendo en el último tramo del año recuperar la pérdida del 60% de sus ventas durante la parte más dura del aislamiento.

"Cuando empezó el ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) lo más difícil es que nosotros no éramos comerciantes de muchos años que tenían algún tipo de espalda. La verdad es que era una situación muy compleja que teníamos que atravesarla como fuera". Estas palabras son parte del espíritu incansable de Sacco y Soledad. "Tenés que estar dispuesto a todo" sintetizó Gonzalo.

En un momento pensaron en conseguir otros trabajos para tener ingresos que ayudaran a sostener la pizzería. Pero entendieron que iban a necesitar poner toda su energía en mantenerla abierta con los cuatro empleados que tenían. Por eso, usaron todos sus ahorros para enfrentar los sueldos, pero fue "empezar de cero" a pensar en qué quería el cliente y qué necesitaba. De esa manera, para la primavera "habíamos duplicado sus ventas".

Hay que pasar el invierno que seguro con la llegada de la primavera la gente va a empezar a salir como en Europa. Pero hay que pasar tres meses de gastos y ahí fue que decidimos sacar el préstamo con el que pudimos mantener los sueldos al día y ganar tranquilidad, tiempo y tirar la pelota hacia adelante.

 

En junio, según relata Gonzalo, empezaron a recuperar en "El nuevo candil" el 60% de pérdida en ventas que tuvieron. Paralelamente "a que las ventas empezaban a repuntar", ese mes recibieron el ATP (Asistencia para el Trabajo y la Producción). "Esa ayuda del gobierno fue clave porque es temporada baja para cualquier emprendimiento gastronómico porque la gente en invierno gasta mucho menos".

Actualmente en Bernal las disposiciones suponen un aforo de 30% en el local, mesas en la vereda y abierto solamente hasta las 23hs. Esto supone un cierto alivio, explica el emprendedor, ya que "es una pizzería joven a la que vienen pibes después de un partido de fútbol o distintas cosas. Con las restricciones una mesa de 4 o 6 personas que comen y toman cerveza, se reduce al pedido de una muzza".

Durante el verano no sólo repuntó las ventas sino que creció al doble el personal contratado. Además ahora Gonzalo y Soledad planifican abrir otra sucursal en el centro de Quilmes porque tienen muchos clientes que vienen de allá. Un cliente decidió invertir en el negocio de este matrimonio que pronto abre en un local "muy céntrico y más grande" otro local de "El nuevo Candil". Una pizzería que después de cuatro décadas no sólo vive, sino que hoy gesta con sus nuevos dueños un crecimiento ejemplar. Su propietario destaca "lo reconfortante de poder generar más oportunidades de trabajo".

Escuchá la nota completa acá.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?