Desarrolladores de software: trabajan para afuera, cobran en dólares y no pagan impuestos

Desarrolladores de software: trabajan para afuera, cobran en dólares y no pagan impuestos

Entre la brecha cambiaria y la evasión de impuestos, las empresas de software señalan que las compañías extranjeras captan el talento argentino desde una competencia desleal. Desde la industria detallan la realidad de una actividad pujante y llena de oportunidades, a la vez que un escenario complejo

Victoria Chales

Victoria Chales

Entre el cepo, la brecha cambiaria y los numerosos impuestos, nada más tentador que cobrar en dólares en una cuenta en el exterior. Si por el mismo trabajo, se puede cobrar el doble: ¿quién no lo haría? En el sector del Software es muy frecuente que la contratación no precise de la presencialidad. Por eso cada día es más frecuente contratar a alguien que ni se sabe muy bien dónde reside y puede perfectamente cumplir con el objetivo. Las empresas que desarrollan software en la Argentina se encuentran con un difícil escenario en dónde "los talentos locales" prefieren trabajar para el exterior. 

Desde MDZ Radio dialogamos con Sergio Candelo de la Cámara de la Industria del Software (Cessi) para que precisara sobre la realidad del sector. En un principio destacan que "hay un gran crecimiento de todo lo que es software y servicios informáticos porque hay una gran necesidad de tecnología en el mundo". Si lo ponemos en referencia con los 6 millones de empleos formales que hay en Argentina, en la industria del software tiene 120.000 y con una proyección de llegar al menos a los 500.000 en los próximos años.

Aún cuando en el último año se avanzó mucho en la legislación al aprobarse la Ley de Economía del Conocimiento que se propuso ampliar la promoción de software hacia otros sectores, existe una fuerte competencia de la globalización de estos recursos que supone que muchos trabajadores elijan trabajar para el extranjero y cobrar en una cuenta en el exterior. En esto, destaca Candelo conviven una serie de factores. Por un lado, existe una realidad en la que "en lo digital no se requiere estar en ningún particular". Por este motivo puede ser un argentino desarrollando un proyecto para China, EEUU o Europa (por citar ejemplos) sin moverse de su casa. Además no sólo se cobra en dólares, sino que en algunos casos se lo hace en criptomonedas. "Esto requiere que los estados asuman un gran desafío. Si el bitcoin se estabiliza y las transacciones se pueden llevar por ahí, desaparece toda la cuestión tributaria del comercio internacional en todo el mundo".El diagnóstico que hacen desde CESSI es que se trata de un escenario complejo en el que una industria que podría atraer dólares al país, pero esto no está sucediendo del todo debido a la migración existente a las criptomonedas cuya esencia es su descentralización.

En Argentina la Industria del Software supone una fuerte importante de trabajo en relación de dependencia. Un programador que comienza su carrera cobra en promedio "dos canastas básicas", ilustró Candelo. "En un país con tanta pobreza, una persona que puede capacitarse en esta profesión tiene la posibilidad de muchas veces incluso sacar a su familia adelante". En otras palabras, un desarrollador de software semi-senior gana, en blanco y con todos los beneficios, $80.000. El problema surge cuando en la modalidad freelance para una compañía extranjera le llega una oferta de USD 2.000, que cobrados al tipo de cambio ‘blue’ o al dólar Bolsa a $145, se transforman en $300.000.

Si bien desde la Cámara se muestran optimistas con respecto a las oportunidades que trajo la nueva legislación, consideran que resta evaluar cómo puede el sector, pero el país en definitiva a los talentos argentinos y su potencial ingreso de divisas.

Es muy importante tener bien coordinada toda la política cambiaria, la política tributaria y cómo el mundo va a estar evolucionando para poder generar el empleo en Argentina y que se generen exportaciones en dólares que traigan las divisas. A partir de allí vamos a tener un país mucho más integrado y con muchas más chances.

Por otra parte, una dificultad que con la modificación del impuesto a las ganancias se mejoraría es que gran parte de la actividad del software era afectado por este tributo. Luego se debe tener en cuenta que los costos de tener un empleado argentino actualmente supone "que si un salario bruto es 100, a la empresa le sale 135 y la persona cobra 80" pone como referencia el economista Candelo. Entonces el problema es que si a ese profesional se le presenta una oportunidad laboral que cobrará en dólares "esa persona después los puede ingresar al país con bitcoin o Paypal sin pagar ningún tipo de impuesto".

La Industria del software puede ser una punta de lanza para diversificación de la matriz productiva de Argentina. Las empresas que lograron convertir los 25.000 empleados en el 2004 a 120.000 en la actualidad proyectan quintuplicar las oportunidades laborales en los próximos diez años. Sin embargo el cepo al dólar, la brecha cambiaria y los innumerables tributos está desalentando a la mano de obra calificada que produce nuestro país. A este escenario, desde la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI) le suman un elemento más "quienes eligen irse a trabajar para el exterior son generalmente los profesionales que cuentan con mayor experiencia, mayor seniority en su especialidad".

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?