¿Cómo hizo? Llegó de Venezuela, fue repartidor y ahora es gerente de operaciones de Treggo

¿Cómo hizo? Llegó de Venezuela, fue repartidor y ahora es gerente de operaciones de Treggo

En su país natal apenas podía pagar las cuentas. Decidió migrar a Argentina para buscar un futuro mejor para él y su familia. Luego de mucho esfuerzo dobló en la esquina correcta y se encontró con la persona que le cambiaría la vida.

Victoria Chales

Victoria Chales

Suele decirse que las oportunidades están ahí para quien se decida a verlas. Casi nunca es cierto. Sin embargo la historia de Carlos Báez que llegó de Venezuela a Argentina con 200 dólares y hoy es gerente de operaciones en una de las empresas favoritas de Marcos Galperín no necesariamente fue casualidad.

En MDZ Radio hablamos con Carlos Báez para que nos compartiera su historia. Él vivía en Venezuela con su familia y trabajaba de forma independiente desde los 18 años. Si bien alcanzaba a pagar las cuentas, la situación del país con una inflación descomunal le señaló un camino lleno de dificultades si quería progresar.

En el 2018 y con tan sólo 220 dólares en el bolsillo Carlos viajó a Argentina. El primer tiempo estuvo tramitando sus papeles y luego aceptó un trabajo en la empresa Rappi  como repartidor. "Fue un año complicado porque trabajé mucho tiempo de delivery hasta altas horas" describe Carlos. Uno de esos días la aplicación lo bloqueó para seguir trabajando y decidió acompañar a un amigo en una entrega que le quedaba camino a su casa. Ese desvío abriría un gran camino que surgió luego. Al llegar a destino, la persona que había hecho el pedido era Matías Lonardi, CEO y cofundador de Treggo.

Aunque pareciera un golpe de suerte o magia, Carlos asegura que no fue para nada así. "Fue todo un proceso porque cuando escuchó el acento venezolano nos habló de la aplicación y nos ofreció hacer algunas horas para ganar un dinero extra. Nos interesó porque era lo mismo sólo que es paquetería en vez de comida". Después surgió la conversación sobre su pasado como heladero en Venezuela y Lonardi les habló de un proyecto para importar helados tailandeses. "Ahí empezó todo". Cuenta Báez que fue en una primera sucursal de la heladería en Pilar con jornadas intercaladas hasta que finalmente se decidió a preguntar por la posibilidad de hacer horas extras en Treggo para poder deshacerse "de una deuda que arrastraba desde Venezuela".

Luego de unos meses, el CEO de la empresa de logística le gustó el trabajo de Carlos y le pidió que "renunciara a la heladería y se quedara en Treggo. Poco tiempo después el venezolano estaba trabajando full time en Treggo como operador logístico. Actualmente es el jefe de Operaciones, es decir que junto a su equipo supervisa que los paquetes que se mueven a través de la app lleguen en tiempo y forma en Argentina y Uruguay desde dónde se sigue expandiendo la app.

No estaría errado creer que la historia de Carlos Báez conlleva una pizca de buena suerte. Sin embargo, vale la pena preguntarse si hubo algo más que hiciera que el CEO de una empresa grande y en expansión como Treggo se fijara especialmente en un trabajador de delivery. "Creo que le gustó la forma en la que hablamos, la amabilidad en el trato". El actual gerente de operaciones en Argentina, Uruguay y pronto en México y Colombia asegura que muchas veces cuando no tratamos a alguien con respeto y amabilidad nos estamos perdiendo una gran oportunidad. Nunca se sabe a quién tenemos delante y si se trata de la persona que puede cambiarnos la vida.

Después de dos años de esfuerzo lejos de su Venezuela natal, Carlos fue a buscar a su esposa. Con un puesto que le permitía ese progreso que tanto anhelaba eligió Argentina para quedarse. Actualmente puede viajar y visitar a sus seres queridos ya que su puesto funciona muy bien de forma remota. Historias como estas recuerdan la importancia de tratar bien a las personas, puede que esa sonrisa esté abriendo una puerta.

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?