Matías Stevanato, el intendente peronista que defiende la presencialidad en las aulas

Matías Stevanato, el intendente peronista que defiende la presencialidad en las aulas

El intendente de Maipú advirtió sobre la crisis que atraviesa la provincia en materia económica y sanitaria. Explicó su trabajo en conjunto con los intendentes del Gran Mendoza.

MDZ Radio

MDZ Radio

El gobernador de la provincia, Rodolfo Suarez, tiene diálogo fluido con los intendentes del Gran Mendoza. Tal es el caso del jefe comunal de Maipú, Matías Stevanato, quien desde que arrancó la pandemia se puso a disposición de Suarez. 

Para Stevanato, la realidad del departamento de Maipú no escapa a la realidad provincial. "Hoy estamos en una crisis tanto económica como sanitaria". Más allá de esa afirmación, el intendente detalló que "la sociedad le reclama madurez a toda la fuerza política".

En relación a las medidas adoptadas por el Gobernador para restringir la circulación, el jefe comunal advirtió que ha tenido diferencias con Suarez, pero han sido planteadas en privado. "Más allá de que podemos ser de diferentes partidos políticos, le he planteado mis diferencias en privado y cada vez que él tomó una decisión salí a respaldarlo, por el bien de los mendocinos". 

¿Qué pasa con la presencialidad en las escuelas?

"Con el tema de las clases no tenemos que generalizar, hay que analizar situación por situación. Hay zonas donde los jóvenes necesitan estar en la escuela", describió Stevanato y agregó: "Sostengo que hay que hacer todo lo posible para que los chicos sigan en las aulas. Muchos alumnos además han manifestado que quieren seguir". 

Más allá de esa afirmación, el intendente también advirtió que si los casos suben, la presencialidad debe suprimirse. 

Una metáfora

Para finalizar, Matías Stevanato contó una historia para que la sociedad tome conciencia de lo que sucede y sea responsable con sus actos.

"Imaginen que ustedes van camino a sus vacaciones en el mes de enero a la Costa. Van en su auto por la ruta junto a toda su familia y de pronto se dan cuenta que la reserva de combustible se prende, y observan un cartel que dice que a 40 kilómetros está la próxima estación. Entonces, quién está manejando, tiene que tomar la decisión de lo que hay que hacer: disminuir un poco la velocidad, apagar el aire acondicionado, bajar las ventanillas, que se demoren en llegar, pero saben que hay un objetivo claro que es llegar a la estación de servicio con lo último que está quedando. La situación que estamos viviendo, es una situación límite. Tenemos que hacer un sacrificio individual y colectivo". 

Escuchá la nota acá.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?