Desde AMPROS aseguran que hay gente que "necesitó una cama de terapia intensiva y no la tuvo"

Desde AMPROS aseguran que hay gente que "necesitó una cama de terapia intensiva y no la tuvo"

Los profesionales de Salud de la provincia aseguran que ya se viven situaciones alarmantes. Algunos pacientes de otras patologías que requieren una cama no la obtienen y otros que padecen Covid no consiguen ser derivados. Afirman que el sistema está estresado y en muchos casos colapsado.

Victoria Chales

Victoria Chales

Uno de los pocos datos positivos que se desprenden del temprano y extenso confinamiento del 2020 es que si bien el sistema sanitario llegó a sus límites, no hubo que “elegir” entre atender a uno o a otro paciente como sucedió en tantos otros países. Lejos de ser un éxito, esto fue el resultado de que la nula o escasa circulación de personas supuso un cese parcial o total de los otros motivos que llevan a una persona a solicitar una cama en cuidados intensivos. Se trata de las enfermedades estacionales, los traumas derivados de los accidentes automovilísticos o el agravamiento de otras patologías. Sin embargo, este año el aumento exponencial y sostenido de casos de coronavirus en el país convive con estas otras situaciones. Mendoza no escapa a la realidad del país y los profesionales de la Salud aseguran que el sistema ya está colapsando.

Desde MDZ Radio consultamos a AMPROS (Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud) para saber si esa trágica historia que ya circula entre la gente en dónde hay personas que ya perdieron la vida esperando una cama está sucediendo en nuestra provincia. Daniel Jiménez, secretario gremial, dijo: “vemos con mucha preocupación la situación realmente crítica en la que nos encontramos con un sistema de salud totalmente estresado y en situaciones colapsado como está ocurriendo en gran parte de los hospitales y los centros asistenciales de la provincia”.

“En muchos lugares no hay camas para la atención incluso de otras patologías que no son Covid y esto sucede cada día. Hay departamentos como Gral Alvear donde están viviendo una situación angustiante donde tienen 100% de ocupación y eso se replica en muchos hospitales”.

 

A diferencia del 2020 hoy concurren varios factores que favorecen esta saturación de la atención sanitaria. “Por un lado, el hecho de que el año pasado al haber habido un aislamiento total evitaba en cierta medida el que concurriese a los hospitales enfermedades prevalentes de la época” diferenció Jiménez. Luego agregó que este año “nos encuentra con un aumento exponencial en la cantidad de casos que se ha presentado en las últimas semanas”. Sin embargo aclaró que a los profesionales de la Salud “no los toma por sorpresa porque es lo que está aconteciendo en gran parte del mundo”. El problema radica, comunican desde AMPROS, en que “nos encuentra con un sistema de Salud en dónde la infraestructura no da y el recurso humano es escaso y está desgastado y cansado”. Este marco de situación ha supuesto que ya se estén viviendo aquellos episodios que creímos haber evitado el año pasado y que fue muy frecuente en otros países como Italia, Ecuador o Brasil.

“Ha requerido de una cama de terapia intensiva y no la ha tenido. Esto se repite cada día. Hay gente internada en la parte de pre-internación, en la guardia esperando una cama y gente con covid que no están pudiendo ser derivados”.

 

En alguna medida surge la pregunta sobre las necesidades de generar una mayor infraestructura de Salud que pueda respuesta a la situación epidemiológica por la que estamos atravesando los argentinos. En este tema, el secretario gremial fue determinante: “Aunque haya capacidad para estirar la cantidad de camas, el problema es que no se puede ampliar al recurso humano. No es fácil capacitar al personal para atender en una terapia intensiva”. A esto, añadió que el último año “se perdió tiempo para capacitar en esa especialidad. De hecho algunas residencias quedaron vacías como la de Terapia principalmente porque son muy mal remunerados. Esto causa migración a otras provincias y en algunos casos a otros países”.

En cuanto a las paritarias consideraron que fue “un aumento muy magro”. Según explicaron desde el gremio, en otras oportunidades el aumento se dio de acuerdo a la inflación lo cual hacía que no se perdiera el poder adquisitivo. Pero "en el año 2020 no tuvimos absolutamente ningún tipo de recomposición y en este 2021 lo que hemos recibido es un 20% anual fuera de la suma de 154.000 en negro repartido en los doce meses. Esto es realmente insuficiente y ha caído mucho lo que es el salario en sí". Aclaró que esta situación es la que viven "quienes están en planta", ya que aquellos que son prestadores y contratados se encuentran en una situación más delicada aún.

Finalmente señalaron desde Ampros que las nuevas medidas ayer anunciadas llegan en un momento en el que “aún no se ve el impacto de las medidas que se habían tomado anteriormente e incluso todavía no sabemos cuáles son las consecuencias de Semana santa”.

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?