Afirman que la calidad del barbijo determina las posibilidades de contagio

Afirman que la calidad del barbijo determina las posibilidades de contagio

Carlos Regazzoni, médico y ex titular del PAMI, dijo que no hay que depender de las vacunas para atravesar la segunda ola. Explicó a qué deben prestarle atención los sanitaristas y qué medidas funcionan ante el avance del virus.

MDZ Radio

MDZ Radio

Carlos Regazzoni, médico y ex titular del PAMI, habló en No Tan Millennials sobre la virulencia de la segunda ola de coronavirus. Desde su punto de vista, debemos dejar de depender de las vacunas, explicó por qué y dijo cómo deben enfocar los esfuerzos los expertos en Salud.

"Hay que entender que las vacunas hoy no son la parte más importante de cómo vamos a enfrentar esta nueva ola", comenzó diciendo Regazzoni. Explicó que esto es "porque no tenemos la capacidad logística de aplicar las que deberíamos colocar; no hay suficiente suministro, porque tampoco hay en el mundo suficientes dosis como para cortar esto; además de que se necesitan otras herramientas". 

Siguiendo con ese análisis, el médico dijo que "Israel y EE.UU son ejemplo de esto, aplicaron confinamientos muy estrictos, acompañando la vacunación general y además testeos". Y enfatizó: "La vacuna sola no es eficaz".

Carlos Regazzoni fue titular de Pami durante la gestión de Mauricio Macri.

Sobre las restricciones, el ex titular del PAMI opinó que "eso de 14 días de cierre no existe para bajar la circulación. Si esto no era así antes, muchos menos con las nuevas cepas". "Necesitamos un plan coherente con todas las herramientas a disposición para usarse lógicamente", pero también hay que tener en cuenta que "la mejor medida es la que el paciente soporte, si las cuarentenas generales la gente no podrá cumplirlas, y eso es lo mismo que nada", completó.

De todos modos, explicó que hay que tener en cuenta que no hay salida económica sin salida sanitaria, "esto lo dicen los premios Nobel de economía. No escuché ningún economista serio que exprese que hay que sacrificar la salud para sostener a la economía". 

En ese mismo sentido, Regazzoni expresó que "no hay que complicarse la vida con análisis, es sencillo: hay circulación de personas y personas infectadas, por ende hay contagios. Para bajar los contagios, o bajas la cantidad de infectados -testeando y aislando al asintomático- o bajas las interacciones, con diferentes grados de confinamiento"

Sumado a esto, "hay dos herramientas adicionales, que son el barbijo y finalmente la vacunación". Sobre el primero aclaró que "si ves a 10 personas con tapabocas es como si hubieses visto a 7, en caso de que sea de buena calidad. Sino -como los habituales-, a 9".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?