Preocupa el aumento de la violencia en las terapias intensivas

Preocupa el aumento de la violencia en las terapias intensivas

Ante la inminente llegada de la segunda, las terapias intensivas vuelven a ser el foco de atención ya que es fundamental para la escena sanitaria que no se colapsen. Sobre la búsqueda de tratamientos que contengan más a los familiares y pacientes hablamos con Rosa Reina, presidenta de la Sati

MDZ Radio

MDZ Radio

El escenario ya es conocido por propios y ajenos. Terapias intensivas colapsadas o al límite, por un lado familiares alejados de su ser querido internado y la sensación de desinformación o de falta de contención. Por otro lado médicos desbordados, personal estresado y fuerte carga laboral. Así vivieron la pandemia miles de personas que tuvieron que recibir atención sanitaria para sí o para un ser querido y es la situación de la que ahora se busca escapar.

Con la ventaja de enfrentarnos a lo que ya conocemos, tanto la sociedad como los médicos se muestran más esperanzados ante la inminente llegada de la segunda ola, aunque también hay temores. Sobre todo esto, en No Tan Millennials habló Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Reina no negó que está preocupada, tanto ella como sus colegas, pero salvaguardó que "los intensivistas, por suerte, están prácticamente todos vacunados, no así todo el personal de salud". Y contó que "se está trabajando en abrir las terapias intensivas para que las familias vean todo lo que hacemos por los pacientes".

"Cuando la familia ve, entiende. Mi terapia intensiva, desde hace varios años -salvo con la pandemia- es abierta, hay un familiar las 24 horas para que pueda observar y transparentar el proceso", comentó la médica. Continuó relatando que tanto ella como sus colegas trabajan mucho con el paciente y con los familiares. "Nosotros siempre decimos que una persona se interna junto a todos sus seres queridos, porque tenemos que trabajar con todos".

¿Qué hace un intensivista para motivar a su paciente o a sus familiares? "Siempre estamos trabajando para eso, porque en una terapia intensiva es muy frecuente que los pacientes conscientes se desanimen, porque están en situaciones de vida muy límite. Los familiares también, por eso tenemos mucho contacto con ellos", contó Reina.

La intensivista relató que la metodología es "primero decirle la verdad, suavizando la situación, pero nunca creamos falsas expectativas". "Lo que ayuda es estar en contacto permanente cuando los pacientes están conscientes o con las familias cuando no lo están. En esto tiene que ver que las familias estén presentes, porque incluso ellas ven cuando el paciente se está deteriorando. Eso baja mucho el litigio, la angustia de la familia y del paciente. También permitimos la pregunta, que se saquen todas las dudas, y eso calma mucho. No cambia el pronóstico pero sí baja la ansiedad, que es fundamental", contó.

Reina dijo que si bien no ha sido su experiencia, muchos colegas han vivido situaciones muy extremas de violencia por parte de los familiares de un paciente, generadas por el estrés de la situación y también por el bloqueo de información respecto de lo que pasa o de lo que pasó con su ser querido en la terapia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?