Invasión de abejas en la Ciudad de Mendoza, los comerciantes buscan soluciones

Invasión de abejas en la Ciudad de Mendoza, los comerciantes buscan soluciones

Algunos comerciantes de la Ciudad de Mendoza se encontraron con una sorpresa cuando abrieron las puertas de sus locales: tenían una "invasión de abejas". Según relataron los propietarios y empleados, desde hace días están denunciando esta situación, pero hasta el momento no hay solución posible.

Nimsi Franciscangeli

Nimsi Franciscangeli

En la Ciudad de Mendoza, sobre todo en el sector de calle Las Heras y España, desde hace dos meses los comerciantes tienen una "invasión de abejas". Los dueños y trabajadores de los locales ubicados en esta intersección, e incluso hasta cuatro cuadras a la redonda, están realizando denuncias sobre esta situación tan particular. 

En MDZ dialogamos con Gianluca Vega, propietario de la heladería Chini, quien relató: "Desde hace un mes y medio aproximadamente empezamos a darnos cuenta de que las abejas estaban asentándose en la zona de las veredas, donde están los clientes. Cuando empezamos a servir las mesas en poco tiempo se llenan de insectos y complica bastante la situación, sobre todo porque somos una heladería". 

Vega recalca que ellos tienen una heladería, lo que les genera una baja en la venta y una molestia constante en los clientes que deciden sentarse en la vereda: "Hay gente que le tiene miedo o fobia, vienen muchas familias y los niños han sido picados".  

"Me comuniqué con la gente de la Municipalidad y en un principio no tuve solución, me dijeron que nosotros debíamos hacernos responsables, además de que no se puede hacer nada porque es especie protegida. Después cuando se hizo más visibles nos mencionaron que querían enviarnos un apicultor", explicó el propietario del comercio. 

Si el día está agradable desde las 11 horas ya tenemos acá a las abejas. Al rededor de cuatro manzanas tenemos este problema.

Una idea original para expulsar las abejas sin matarlas

Los empleados del lugar relataban que en un principio se limpiaban las mesas más seguido e incluso se utilizaban desinfectantes, pero no hubo resultado óptimo. 

Por tal motivo, decidieron inventar una especie de casa con un bidón, y en su interior le colocan jugo de naranja y azúcar. Cuando las abejas ingresan, trasladan el recipiente hacia los costados del local. 

"Las empresas de desinfección nos dijeron que no podían desinfectar, porque no íbamos a encontrar la solución. Sin embargo, nos explicaron que tenemos que encontrar la colmena o varias colmenas y, de esa manera, una vez que está ubicada, hay que trasladarla", finalizó el empresario. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?