Argentina: problemas para ingresar autos y para exportar camionetas

Argentina: problemas para ingresar autos y para exportar camionetas

El economista Carlos Burgueño nos contó los dos problemas que está teniendo un sector de la industria automotriz, a partir de las políticas económicas que tiene el país.

MDZ Radio

MDZ Radio

El periodista y economista Carlos Burgueño habló en su columna de hoy sobre 2 problemas que están teniendo en la industria automotriz. Una tiene dificultades para ingresar sus autos al país mientras que otra no puede producir más para exportar, porque los empleados no quieren pagar ganancias con horas extras. Dos ejemplos que hacen replantearse las medidas económicas que se toman.

No a los autos de lujo

Como sabemos en el país están restringiendo el ingreso de autos de alta gama. Acceder a un Jaguar, Audi, BMW o Mercedes Benz se ha tornado casi una tarea titánica en Argentina, para aquel público adinerado, que existe y que disfrutaba de adquirir estos vehículos.

"El problema es que Mercedes Benz produce en Argentina camiones, entonces desde la automotriz están enojados porque dicen: 'no es lógico que el gobierno no nos deje importar esta rama del negocio, si estamos trabajando muy bien en esta otra rama y estamos produciendo acá. Mercedes Benz está generando dólares, no se los está haciendo perder, el balance es positivo", contó Burgueño.

¿Por qué la restricción? Básicamente, "porque el gobierno no quiere perder dólares", respondió tajante el economista.

Por un impuesto, una automotriz no puede producir más camionetas

Otro inconveniente en el sector está relacionado con una automotriz que está produciendo realmente bien, según contó Burgueño, "porque su producto estrella, una camioneta, tiene mucha demanda del exterior. Sobre todo, por la recuperación de Brasil. Además, la consumen en México, Norte de África y algo de Europa".

Esta terminal automotriz puede producir 600 camionetas por día, en una buena jornada. El 80% de esas las exportan y el 20 % restante se vende en el mercado local, por lo que hay lista de espera para conseguirla. A fin de mejorar la producción y abastecer más la demanda, relató el economista, que la automotriz convocó a sus empleados para trabajar este fin de semana largo, sin embargo estos se negaron.

¿Qué ocurrió? "Los empleados querían trabajar, pero sacaron cuentas y dijeron que no, porque no les rinde hacer horas extras porque les descuentan el impuesto a las ganancias", contó Burgueño y remató: "Esto es cuando un país se pega un tiro en el pie. Es producir menos, por el efecto de un impuesto".

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?