Pepe Cibrián Campoy en MDZ y sus más inspiradoras anécdotas de vida

Pepe Cibrián Campoy en MDZ y sus más inspiradoras anécdotas de vida

Pepe Cibrián Campoy  está en Mendoza, previo a la presentación de "Habla, Marica". Antes, fue entrevistado en MDZ Radio y llenó el estudio con sus mágicas anécdotas y reflexiones.

MDZ Radio

MDZ Radio

Pepe Cibrián Campoy llegó a Mendoza para presentar "¡Habla, marica!" -el jueves 7 de octubre en Maipú (Teatro Imperial), el sábado 9 en la Ciudad Capital (Teatro Mendoza) y el domingo 10 en Tunuyán-. Antes, pasó por los estudios de MDZ Radio y deleitó a la audiencia con una entrevista inspiradora, llena de aprendizajes compartidos y de la sabiduría propia del dramaturgo, director teatral y actor de 73 años. ¿Sabías cómo surgió Drácula, el musical?, ¡seguí leyendo!

Sobre ¡Habla, Marica! contó que su idea fue escribir algo sobre Federico García Lorca, "pero no tenía idea qué iba a contar". Es que "la cronología me parecía una tontería, tenía que encontrar algo que me inspirara".

"Hasta ese momento se sabía que lo habían matado, pero no exactamente quién ni cómo. Entonces se me ocurrió una fantástica realidad: una conversación entre Federico García Lorca y su asesino, que no tiene nombre, en la obra se llama 'asesino'. La noche previa a que lo maten. Es una relación muy bella porque el asesino es un primate, una bestia brutal y Federico, un ser refinado y exquisito, que va modificando al delincuente, no en no matarlo, sino en lo qué siente antes de hacerlo".

Pepe Cibrián Campoy participó del programa No Tan Millennials de MDZ Radio.

En esta obra "yo interpreto a todos los personajes-cuenta Pepe Cibrián-. Los padres de Federico García Lorca eran burgueses, pero yo los hice campesinos, con la sabiduría del campesino. También aparece Salvador Dalí, su gran amigo y amor imposible, y hay una escena entre ellos dos". 

"Así nació ¡Habla, marica! Un canto a la libertad no a la sexualidad. No porque no lo pueda hacer, sino porque no fue mi intención. Sino una apología a la libertad, al libre pensamiento y a la libre acción del ser humano. Porque a Federico García Lorca no creo que lo mataran por ser homosexual, sino por pensar, porque su pensamiento no coincidía con los fascistas. Era un personaje muy importante en el mundo, todos le pedían que no vuelva a Granada, sin embargo regresó sabiendo su destino y lo cumplió. Un acto de mucha hombría", sintetizó.

"No es una obra divertida, ni dramática. Pasa todo eso, pero es muy conmovedor", concluyó Pepe Cibrián sobre la presentación en Mendoza. 

Pepe Cibrián Campoy, historias y pensamientos

La nota fue riquísima y también permitió conocer otras anécdotas y pensamientos del artista. Respondió por ejemplo si él cree que el teatro está desapareciendo: "No, porque es una frase hecha pero el teatro es algo vivo. El teatro en 30 años me lo imagino igual. Solo espero que no sea un teatro muerto, como la danza, el ballet o la ópera, que es muy respetable, pero es repetir siempre lo mismo. Yo me aburro muchísimo, aunque tiene un público muy adherente".

Sí, entiende, que el teatro debe adaptarse a los jóvenes. "Hay que escucharlos y entenderlos. Pasa con la música que consumen, se dice que eso no es música y sí lo es, porque por algo pasa. Con los Beatles decían lo mismo".

En otro momento la atención era plena en el estudio, es que Pepe Cibrián Campoy narraba la historia de cómo surgió Drácula, el musical que se estrenó en 1991 y a la actualidad ostenta más de 3 millones de espectadores. Casi por casualidad la creó y sobre todo por necesidad. Exactamente del mismo modo consiguió estrenarla nada menos que en el Luna Park,

Drácula parte de "una necesidad económica en mi vida y que me dieran el Luna Park fue un delirio", recordó. "Yo había perdido todo, hice una obra a la que no fue nadie. Nadie. Estaba muy triste un día, sin dinero, mis papás no me podían producir, entonces no sé por qué se me ocurrió llamar a (Juan Carlos) Lectoure. Me pidió una entrevista y quedé en ir al otro día. Pero no sabía qué le iba a llevar. No tenía ni la menor idea, pensé en drácula, porque me parecía interesante, pero sólo sabía que chupaba sangre". 

"Llegué a la cita con Lectoure y me preguntó qué se me había ocurrido. Drácula, le dije. 'Uh, con la malaria que hay', respondió él y yo apelé: 'No importa, es un drácula romántico'. No tengo ni la menor qué le conté, pero hasta le baile. Este hombre, que dejó el boxeo porque consideraba que era corrupto el sistema, sintió que esta propuesta de un delirado hacia empatía con su delirio y le proponía volver a boxear. Entonces me pidió un presupuesto", siguió relatando. 

Lectoure le dijo que tenía libre el Luna Park 29 días, lo que implicaba 40 funciones y 5 mil personas por noche. "Eran 29 días entre Liza Minelli, Frank Sinatra y yo". "Yo dije: muy bien, 5000 menos 8 que pueda llevar mi madre... No me asustó nada", recordó con humor.

"Yo soy yo, con mis anillos y sin ellos", reflexionó Pepe Cibrián.

Entonces, "armé un presupuesto ingenuo, porque me había acostumbrado a obras con ropa reciclada de otras obras, eran 150 mil dólares. No me dijo nada, me pidió una semana pero al otro día llamé al teatro y me atendió Ernestina Lectoure. Yo pensé: 'es la prima pobre, le da trabajo de telefonista porque no tiene qué hacer'. Pasó la semana, llegué a la reunión, me saludó cariñoso y me presentó a la dueña del Luna Park, Ernestina Lectoure. Una mujer de 2 metros 80, 70 años, ojos celestes, una inmigrante italiana del norte", siguió recordando entre risas. 

Juan Carlos Lectoure le pidió que le cuente la obra a su tía. "Por suerte no tenía memoria, porque no sé qué otra obra le conté. Le pareció bien y me preguntó cuándo quería una respuesta. 'Ahora, porque no llegamos', retruqué y me dijo: 'Ay, qué mujer fácil, vamos adelante'. Yo me agarré un pedo esa noche...", concluyó entre las risas y aplausos los presentes en el estudio. "Así nació Drácula", remató Pepe Cibrián.

La nota completa, con más anécdotas y frases que te dejan reflexionando, haciendo clic en este enlace.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?