Efectos del teletrabajo: qué es el síndrome visual informático

Efectos del teletrabajo: qué es el síndrome visual informático

El homeoffice se impuso durante la pandemia y trajo algunas consecuencias no deseadas para la salud.

MDZ Radio

MDZ Radio

Una investigación desarrollada por el Instituto de Ambiente, Hábitat y Energía (Inahe) de Mendoza, perteneciente al Conicet, develó las principales afectaciones que trajo aparejada la pandemia y brindó las recomendaciones que se deben tener en cuenta para evitar problemas de salud a futuro. Entre las más frecuentes, el síndrome visual informático.

La cuarentena obligatoria impuso nuevas condiciones relacionadas con el trabajo a distancia que miles de empleados debieron cumplir. El trabajo en casa borró las fronteras temporales y el plazo dedicado a las responsabilidades laborales se mezcló con las cuestiones domésticas. El tiempo dedicado a la oficina se fundió con las dedicaciones familiares.

Pero estos trastornos que fueron más identificables en la superficie se superponen sobre otros que son menos perceptibles. 

Uno de los males que quedó al descubierto tras las extensas sesiones de exposición ante las pantallas tiene que ver con el síndrome visual informático.

Este representa un conjunto de signos, síntomas oculares, visuales y posturales, resultantes de un uso prolongado de dispositivos con pantallas de visualización (PVD). Estos problemas están directamente relacionados con la cantidad de uso que hacemos de las distintas pantallas.

“En la muestra realizada en todo el país se afirma que alrededor del 90 % de las personas han padecido SVI a lo largo de la pandemia. Entre los síntomas que lo constituyen, se destacan la fatiga ocular, el dolor de cabeza, la visión borrosa y la sequedad ocular", dijo Rodríguez a Unidiversidad.

En cuanto a los problemas posturales, se destacan los dolores lumbares, de cuello, espalda, de piernas, etc.”, declaró Roberto Rodríguez, diseñador industrial, investigador adjunto del Inahe-Conicet y docente de la Facultad de Diseño de la UNCUYO.

Existen cuatro consejos para cuidar los ojos y prevenir la aparición de problemas visuales graves:
 

  1. Levar adelante las actividades con la iluminación adecuada para no exponer a los ojos a un esfuerzo innecesario. Leer o utilizar pantallas con poca luz es un hábito que genera un mayor esfuerzo para los ojos y puede dañar la vista.
     
  2. Contemplar pausas con el fin de que nuestra vista pueda relajarse. Lo ideal es darle descanso a nuestros ojos, por lo menos, cada 20 minutos. Tenga en cuenta que cerrar los ojos no es suficiente. Es necesario mirar cosas que estén a una distancia considerable
     
  3. Utilice las gafas adecuadas. Esto hace referencia tanto a la fórmula de sus lentes como a los filtros necesarios. Recuerde acudir a sus chequeos para revisar y rectificar esto, por lo menos, cada dos años
     
  4. No se automedique. Las gotas, lágrimas artificiales y colirios no son para todos. Hay gotas para cada tipo de superficie ocular y, por ende, lo que aplique en sus ojos debería contar con el visto bueno de un experto

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?