Pablo Granados se confiesa: "Tuve que readaptarme y deconstruirme"

Pablo Granados se confiesa: "Tuve que readaptarme y deconstruirme"

Hablamos con uno de los humoristas más importantes de los 90, que hoy continúa siendo exitoso desde otro lugar. Nos cuenta el secreto de readaptarse y cómo ha cambiado su cabeza con el tiempo.

MDZ Radio

MDZ Radio

En el programa No Tan Millennials nos dimos el gusto de tener una interesante charla con el humorista y músico, Pablo Granados. Hablamos de los incendios en los humedales del río Paraná y su campaña de concientización, pero también sobre la reinvención que tuvo en estos años desde lo profesional.

"Siempre hice humor y siempre produje cosas para hacer humor. De repente se habló esto de las redes sociales y de trabajar en una plataforma como Instagram y eso hace que te comprometas en mostrar más cómo sos, tu intimidad", contó Granados.

El actor resaltó que el humor es el universo en el cual se siente más cómodo y, sobre todo, la ironía. "En Argentina se trabaja muy bien con la ironía, eso me gusta, me parece una buena arma y hay que usarla. En cambio, hay países de Latinoamérica donde no la entienden, piensan que hablás en serio", reflexionó.

Sobre la quema de los humedales, Granados comentó que "en las Islas del Delta, más abajo de las barrancas de Rosario, hay humedales que tienen una biósfera importantísima para la producción de oxigeno, son como pulmones para nuestro país. Pero hoy están siendo quemadas indiscriminadamente y llenando de humo todo el litoral de la provincia de Santa Fe". "Mi vieja esta mañana me llamó llorando porque no podía respirar", contó.

Señaló que esta situación se cuenta poco o nada en los medios de comunicación, por eso se vio en la obligación de difundirlo a través de sus redes sociales, en las que tiene más de un millón de seguidores. "Este siglo trae cambios que tienen que ver con la ecología y los medios deberían, aparte de ser un negocio, tener esta obligación de concienciar. La cabeza de esa gente tiene que cambiar", sentenció.

En ese mismo sentido aseguró que su familia lo ha ayudado a deconstruirse. Dijo que su gente cercana es muy moderna, que sus hijos se adaptan a los cambios del mundo y de la cultura permanentemente y comentó que tanto su hija como su nieta son vegetarianas. "Al estar rodeado de eso sí o sí te deconstruís en un montón de cosas. Si yo me siguiera juntando con los contadores de chistes de hace 20 años, no estaría mal, pero me costaría cambiar la cabeza", reflexionó Granados.

De todos modos aseguró que, desde su experiencia, no hay que hacer extremista para los cambios, porque eso te produce hasta odio. "Yo no estoy consumiendo carne como antes. Me voy a comer un asado, pero no voy a ingerir 3 veces por semana carne como hacía antes. Hoy moriría para hacerme un ojo de bife, pero sé que si no lo tengo en la heladera no lo comeré", contó.

Por esto dijo que "hay productores ganaderos que me putean, pero bueno, es cuestión de adaptarse. Yo también laburaba en televisión cuando tenía 40 puntos de rating y hoy tiene 10 o 5, entonces, o te quedás quejándote o te adaptás"."También antes había gente que vendía cosas es recipientes de plástico y hoy lo vende en reciclados o cambió", concluyó.
 

En este enlace, la entrevista completa a Pablo Granados.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?