Daniel Arroyo: "Nosotros ya estamos en la post pandemia"

Daniel Arroyo: "Nosotros ya estamos en la post pandemia"

Con un 90% de asistencia alimentaria, la situación de Argentina es realmente crítica. Si bien es necesario y urgente la ayuda económica a vastos sectores de la población, surgen interrogantes sobre las formas en que concluida la pandemia, se podrá reactivar el trabajo.

Victoria Chales

Victoria Chales

La situación social es crítica. Pasamos de 8 a 11 millones de personas que reciben asistencia alimentaria. Se trata de personas que por ahí realizaban algún trabajo esporádico y asistían a veces a un comedor o personas que no habían ido nunca, como un remisero, taxista o incluso alguien con trabajo estable que ya no le alcanza.

Desde MDZ Radio dialogamos con el Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo para profundizar sobre el rol de su cartera no solamente durante estos duros meses de pandemia, si no también en el plan para reactivar la Economía en los sectores más afectados.

"Nosotros ya estamos en la post pandemia en la política social". Hoy el Ministerio es un 90% asistencia alimentaria y 10% trabajo. Sin embargo, se puso en marcha el "Plan Potenciar Trabajo" con el que a fin de año, estiman llegar a un 50% y 50%. Desde la cartera ven principalmente cinco sectores productivos que son de mano de obra intensiva: la construcción, el textil, la producción de alimentos, la economía del cuidado que lo realizan casi siempre mujeres y el reciclado. Con este plan se busca crear 300.000 puestos de trabajo antes de fin de año. Para ello se transfieren fondos a provincias y municipios para financiar máquinas y herramientas.

Por otra parte, para aquellos trabajadores informales que realizan "changas" se les ha dado dos años de Monotributo social sin abonar pero para que puedan ir incorporándose al sistema y facturen.

"Nosotros estamos imaginando una salida de la asistencia social con un período de transición". Esto tiene tres partes: el plan Potenciar trabajo, un ingreso de base para los que perdieron completamente sus ingresos como el jardinero o la empleada doméstica, y finalmente la urbanización de los 4400 barrios donde viven 4 millones de argentinos sin red de agua o servicios básicos.

¿Qué pasó con la compra con sobreprecios?

Al principio de la cuarentena, allá por abril se conoció una importante compra de alimentos con sobreprecios. Aquel suceso que escandalizó al país concluyó en la salida de 14 funcionarios. Esto incluyó el pedido de renuncia de quien estuviera a cargo de ese equipo, Gonzalo Calvo, el responsable de la Secretaría de Asistencia Crítica. 

A cinco meses de esos hechos, el Ministro Arroyo aclara que "no sólo esa compra se anuló", sino que también se terminó con un modo de compra de alimentos que más o menos llevaba veinte años en la Argentina. Se hicieron, por tanto, varias modificaciones en el sistema. Primero, cuando se llama a una licitación, la Secretaría de Comercio fija precios máximos y el Estado compra de ahí para abajo. Luego, la convocatoria se hace a través de una plataforma "Comprar" donde hay entre 600 y 800 empresas. Y finalmente, para promover a las pymes, alguien puede licitar por el 5% del volumen. 

Dentro de los cambios estructurales que introdujo en el sistema de compras, el ministro Arroyo destaca que la descentralización de los fondos dónde se transfieren directamente a los comedores para que desde allí se adquieran los alimentos es sin duda lo más importante. De esta manera, al comprarse los lácteos, las verduras y las carnes en los comercios locales, se favorece también la activación de la economía.

Los precios de los alimentos sólo suben.

En el último mes se informó que el incremento en el precio de los alimentos ha sido del 2,7 %. Estas variaciones afectan principalmente a los sectores más vulnerables donde casi la totalidad de sus gastos mensuales están afectados a la comida. Desde la cartera de Desarrollo Social aseguran estar apostando con el plan "Sembrar" una partida de 1000 millones de pesos destinados a la agricultura familiar. En primer término porque favorece la eliminación de intermediarios acercando al productor con el consumidor. Luego porque también es una forma de tender hacia la agroecología.

Por otra parte, la mesa contra el hambre se convirtió en tres líneas de trabajo. La primera es analizar la cobertura. Se estima que hay 10.000 comedores en el país. No inmediatamente, pero con el tiempo quisieran convertir en un centro deportivo, cultural y de apoyo escolar, ya con la gente comiendo en sus casas. La segunda línea es la calidad nutricional ya que aunque se llega a muchas personas con la tarjeta alimentar el gasto en carnes, lácteos y verduras era del 67% y ahora es menos del 50%. Y, apunta el ministro, la tercera comisión se ocupa de la producción de alimentos con eje en la agricultura familiar y los pequeños productores.

Durante estos meses, remarca Daniel Arroyo, "las mujeres se han visto especialmente sobrecargadas durante la pandemia". Las tareas de cuidado tanto en el ámbito privado como en los jardines comunitarios o comedores son llevados a cabo por mujeres. Aunque de fondo se está discutiendo algún proyecto de Ley de Cuidados como la que tiene Uruguay, lo cierto es que actualmente se las ha incluido en un ingreso de base (la mitad de un salario mínimo) dentro del plan Potenciar trabajo.

No hay "changa" que alcance

La Argentina tiene un 40% de trabajo informal. Aquí hay tres componentes: el trabajo "en negro", el cuentapropismo de profesionales y gente que tiene su oficio, y en último lugar la gente que hace "changas". "Si la clase media tiene trabajo puede llamar a alguien para que realice una refacción o arreglo, de esa forma derrama. Ahora si no lo puede pagar, lo hace por su cuenta y no genera ese movimiento" describe Arroyo. A esa gente que realiza esas "changas" apunta la compra de herramientas y máquinas para trabajar.

No es que yo crea que la Argentina se reconstruye a partir de las changas. El crecimiento viene por el lado de la inversión y por un rol activo del sector privado.

Ahora bien, lo que sucede es que "soy el ministro de esas 4 millones de personas que trabajan por su cuenta y que la llevan como pueden. Esa es mi tarea", cierra el Ministro de Desarrollo Social de la Nación.

Escuchá la entrevista completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?