¿El fiscal más rebelde? Carniello jura decir toda la verdad

¿El fiscal más rebelde? Carniello jura decir toda la verdad

En Jura decir la Verdad, sentamos en el banquillo de los entrevistados al fiscal Daniel Carniello.

MDZ Radio

MDZ Radio

En una nueva entrega del programa Jura Decir la Verdad, los abogados Jorge Caloiro y Marcos González Landa sentaron en el banquillo de los entrevistados a uno de los fiscales más rebeldes de la justicia mendocina, el doctor Daniel Carniello. Rockero de alma, asegura que no hay nada mejor que te paguen por lo que te gusta hacer.

Nombre completo: Daniel Eduardo Carniello Olmos

Lugar de nacimiento: Mendoza

Edad: 58

Primaria: Escuela Número 5, Domingo Bombal.

Secundaria: Colegio Universitario Central, que era Huarpe.

Universidad: 2 años en la Universidad de Mendoza y después me recibí en la Universidad de Buenos Aires (UBA), libre

Posgrado: Sólo cursé uno de la Universidad del Litoral, pero nunca lo terminé.

¿En cuánto tiempo te recibiste?
Yo salí de la secundaria en el 80, estuve en Mendoza hasta que en el 83, cuando me fui a la UBA. En ese entonces había un paro de los no docentes y el pase se demoró casi un año y medio. Ahí empecé en Buenos Aires y viajaba, sólo iba a Buenos Aires a rendir y ya comencé a trabajar en el Poder Judicial, antes de recibirme.

¿Qué empezaste a hacer en el Poder Judicial?
Entré como auxiliar en los juzgados correccionales, iba como un refuerzo, en 1986. Después trabajé en el Primer Juzgado Correccional, con Gonzalo Guiñazú. Él me llevó al Séptimo de Instrucción y en el 93´ pasé a ser secretario en el Octavo de Instrucción. 

¿En cuántos años hiciste tu carrera?
En el 93 ya estaba recibido. 

¿No eras secretario aún?
No, para ser secretario necesitaba ser abogado. Es más, estuve un año recibido y nunca me llamaron para ser secretario, yo decía: "¿qué pasó? ¿Tan malo soy?". Era una cuestión administrativa, no me habían puesto en las listas. De inmediato me mandaron al Octavo de Instrucción.

¿Fuiste secretario de Omar Palermo?
Sí, primero de Mario Quiroga, después de Omar Palermo, un año o un año y medio. Ahí me llamaron para ser Director de Investigaciones.

¿Dónde estabas cuando Palermo fue a una toma y terminó él y un policía también rehenes?
En ese momento yo era Director de Investigaciones.
Te cuento la parte B: nosotros teníamos información y más o menos ubicada a una banda que creíamos que iba a robar un banco, algo que estaba de moda.
Le avisé a Palermo, que estaba de turno, y le dije que estemos atentos. Era un viernes al mediodía, cerraron los bancos, y nos relajamos.
Me fui con mi familia a Potrerillos y cuando estaba llegando me avisaron que se había armado el lío este. Bajé corriendo e intentábamos decirle que sabíamos que no habían rehenes, pero en ese momento fue la purga policial, había tirantez y yo este tema lo manejaba con policías de mi confianza, que no tenían el grado del comisario general. No le hicieron caso y se metieron ahí.

¿Rendiste para ser magistrado?
Por supuesto. 

¿Para qué cargo?
Para juez de Instrucción. Yo tenía claro que me gustaba, de hecho creo que todavía me gusta investigar. (risas)
En esa época había mucha demanda, entonces yo no quería rendir para nada que no sea juez de Instrucción. Esperé a que se abriera ese cargo.

¿Qué gobernador te eligió?
Cobos.

¿Cómo está compuesta tu familia y qué estado civil tenés?
Divorciado, en pareja. Tengo dos hijos, una de 30 y algo (risas), quien es psicóloga, y uno de 25, quien escribe y estudia periodismo. 

Como director de Investigaciones, ¿qué hacías?
Cuando se hizo la reforma del 98 nombraron a diferentes personas porque querían que la institución policial estuviera manejada por civiles. Alejandro Poquet era el subsecretario de Justicia, nos conocíamos de Tribunales y me dijo si quería participar. Lo hice durante 8 meses, porque fue el último año del gobierno de (Arturo) Lafalla, después renuncié.

¿Te gustaba?
En esa época todo el Ministerio de Justicia estaba en el predio de YPF, excepto Investigaciones, yo era ahí el único civil. La idea original era armar Investigaciones como una policía judicial, para pasarla al Poder Judicial.
 

Como hicieron con el Cuerpo Médico Forense, que no depende de la Policía.
El Cuerpo Médico Forense depende del Ministerio Público, lo cual me parece mal.

¿Por qué?
Porque si el Cuerpo Médico Forense depende de la parte que acusa, la parte que defiende no tiene medios. Hay desigualdad de armas. Creo que acá es en el único lugar donde pasa eso. Debería depender de la Corte.

Recordemos que el Ministerio Público es el que ejerce la acción penal y el que investiga, entonces ¿a vos te da un dejo de poca imparcialidad?
Más allá de eso, yo creo que sí se necesitan investigadores externos, pero para que te den una pauta. Me pasaba a mi en investigaciones, llegaba la Policía Científica y yo no quería que me hagan una pericia, sino que me dijeran si el tipo que le clavó el cuchillo era alto o bajo, derecho o zurdo, para acotar la búsqueda.

¿Cómo llegás a ser fiscal?
Una vez que rendí para juez del Octavo, los últimos 4 que rendimos eramos Luis Correa Llano, Eduardo Martearena, Jorge Calle y yo.
En ese momento, que es cuando empezó la transformación del Ministerio Público, a nosotros nos nombraban con la condición de que si se creaban las fiscalías pasábamos a ser fiscales y teníamos la posibilidad de ser juez cuando hubiesen vacantes en los juzgados de garantías. 

Claro, porque se cambia el sistema penal, del inquisitivo al acusatorio
Sí, digamos que a un inquisitivo morigerado.

¿Nunca fuiste juez de garantía?
No, porque en ese año, como se dividió la sección este y oeste, yo seguí siendo juez de instrucción mientras empezaban con las fiscalías.
Después, cuando yo trabajaba en Investigaciones, tenía un grupo de delitos especiales, porque hoy robaban un banco y mañana otro, entonces debíamos salir siempre a apagar incendios. Yo quería un grupo que saliera a investigar.
Cuando lo comenté en la Procuración, no con el procurador González, porque no hablaba, dije que a mi me parecía bueno que existiera un grupo de fiscales que tuvieran investigaciones más de largo aliento. Entonces, ahí decidieron que los que ya teníamos experiencia, Correa Llano, Martearena y yo, fuéramos a Delitos Complejos.
A su vez, el que determinaba qué causas debía tener cada uno era el Procurador. Después se fue deformando, molestó algunos intereses y se cambió. Pero básicamente fue eso.

¿Por qué no hablabas con el Procurador González?
Siempre tuve una relación tensa. Por ejemplo ,cuando yo era secretario del Octavo de Instrucción, tenía distintos jueces que me subrogaban, y me llegó una vez una comunicación de la Corte para que repartiera los expedientes. Entonces yo respondí que creía que no era necesario repartirlos, porque estaban medianamente al día.
Me llamó el procurador González y me dijo que yo no era quién para decir que sI o que no las cosas, porque eso tenía que ver con una ley. Yo le dije que sí, pero que esa ley tenía que ver con la parte civil, no penal, donde los plazos son más laxos.
Después, justo cuando entré en investigaciones allanaron la casa del hijo del procurador y hubo un problema, entonces yo fui a pedir disculpas en nombre del gobierno y me sacó corriendo diciendo que yo no era quién, que tenía que ir el ministro.
Siempre fue una relación tensa.

¿Y con el actual procurador, Gullé?
Sí, lo conozco.

Es tu jefe aparte.
Sí, González también, en eso los respeto. Con Gullé tengo más diálogo.

Sos un fiscal rebelde.
No, lo que pasa es que a mi nunca me gustaron las intrigas palaciegas del cuarto piso. Es más, nunca en mi vida yo he pedido audiencia con el jefe o con algún ministro de la Corte para algo en especial. Trato de evitar el cuarto piso.

En tu cargo como fiscal, ¿qué función cumplís?

Estoy en la Unidad fiscal especializada en violencia de género. Es complejo, mucho trabajo. Pero yo no creo en las especializaciones.

Pero recién me hablabas de que tenías un equipo especializado.
No, dije investigaciones de largo aliento. Podía ser un robo a un banco, una estafa o un homicidio. 

¿Por qué no te gustan las unidades fiscales especializadas?
Sabe Gullé que no me gustan. Por varios motivos, primero, si no tengo jueces especializados por qué voy a tener fiscales. Segundo, porque la especialización no existe, es una cuestión de materia. Yo estoy en violencia de género y no tengo una especialización en ese tema como hay fiscales que estaban en homicidios y ahora en delitos económicos.
Además, el Código nuestro dice que las causas se tienen que acumular. Entonces, va a estar de repente el fiscal de la causa más grave, que puede ser un robo, y va a tener 800 causas acumuladas, en el caso de que sea la misma persona, por ejemplo.

No pasa en la práctica, pero ¿y si tuvieses todo ideal, con un juez de garantía especializado en violencia de género, otro en garantía y otro en economía?
Tampoco me gusta. Aparte creo que eso lleva a una corrupción, en el sentido de que se pierde un training que no corresponde. Es casi una fábrica de hacer chorizos, lo que yo pienso que está pasando.
Esto tiene que ver con todo el sistema que se está usando ahora, el cual comparto en parte. Es más, fijate que la reforma que quieren ahora es sacar el fuero penal económico y volverlo donde correspondía.

¿Cuántos años llevás en la justicia?
32, más o menos.

En esos años, siempre en el fuero penal, ¿cuál ha sido para vos el caso que más te marcó en lo profesional?
Uno de los casos, me acuerdo de muchos, pero el que más me marcó fue cuando mataron al hijo de Quiroga, en el Carrefour. Ese robo y esa muerte.
Querían asaltar a un camión blindado. Esa la investigué del principio al final. El Tanga Gómez fue condenado por el crimen.
No sé si el más relevante, fue el que más me pegó. He tenido millones de causas.

Por ejemplo, lo investigaste a Lobos. 
Sí, me trajo una serie de dolores de cabeza.

¿Te presionaron alguna vez?
Yo creo que siempre van a tratar de presionar, el asunto es que uno se deje o no.

¿De qué forma?
En el caso de Lobos, por ejemplo, pretendían que lo imputara antes de tiempo. Yo dije "Lobos está en el horno, pero no tengo todavía los elementos para imputarlo". Casualmente, a la semana me sacaron de donde estaba, me crearon una causa y de ahí empezó la historia del jury, pero no sé si tendrá relación o no.

¿Quién te llamó para presionarte?
No me llamó, fue a mi casa. Un diputado nacional, ex gobernador.

¿Quién?
Cornejo. Fue a mi casa, estuvimos charlando, porque yo tenía una buena relación. En ese momento era intendente.

¿Eso no era un delito?
No, no lo veo como delito. Lo hubiese sido si yo me siento presionado.

Vos tuviste tres jury.
Era el mismo hecho que lo daban vuelta para un lado y para el otro.

Yo recuerdo que hubo declaraciones de Cornejo, ya como gobernador, indicándote a vos como el autor de un entramado con gente de la policía que protegías.
Sí, lo cual era todo una mentira. Sí tenía una persona que me informaba, que tenía varias causas de estafa, a la cual lo único que le ofrecí a cambio es ver la que tienen más color y hacer justo lo que corresponda. Es más, elevé a juicio causas de esa persona.

Yo recuerdo a un profesor que nos dice que los crímenes que se resuelven en nuestra provincia son por dos causas: o por confesión o porque alguien buchoneó.
Sí, no creo que sea sólo en nuestra provincia, sino en varios lados.
Lo que pasa es que a veces te encontrás en una cuestión que no sabés por dónde empezar. Ahora con toda la parafernalia tecnológica, con la se pueden hacer un montón de cosas y llegás a resultados mejores. Pero eso no significa que no haya causas donde siempre alguien dio un dato sobre algo.

¿A esos informantes quién les paga?
Nadie. Mi experiencia con los fondos reservados es que lo usaban para arreglar los móviles policiales.
Es más, cada policía te dice que ellos tienen su informante. Yo les decía que no quería saber quién era, "lo único que te digo es que no sea un tipo que esté delatando a otro que le esté haciendo la contra, y que el día que yo te agarre, empezá a correr, te doy 3 cuadras".
Que es lo mismo que puedo hacer hasta por un amigo, yo te voy a decir: "Jorge, estás en el horno. Te doy 5 cuadras, empezá a correr".

¿Cómo pasaste aquellos jury?
Creo que porque no tenía mucho sustento y porque en su momento las personas que podían tomar esa decisión determinaron que no correspondía. A ver, el jury es un juicio político (7 diputados, 7 senadores y los 7 ministros de la corte) y, tengas o no razón, te pueden decir "adiós". En realidad, lo que hace el jury es sacar los fueros para que se empiece la investigación.

A vos nunca ordenaron detenerte.
Y tampoco era necesario para la investigación, que es uno de los errores que se cometen actualmente. El Código es claro en decir que para lo único que podés pedir el jury es cuando tenés que hacer algo con la persona, para sacar los fueros.

¿En el jury te defendió alguien o vos solo?
En el jury contesté yo, pero en la causa penal estaba Daniel Sosa Arditi, Dimas Agüero, Godoy Lemos, personas que se ofrecieron generosamente. 

¿Quién te armó esa causa?
No sé, tengo muchas sospechas, pero no tengo ninguna prueba, sino habría hecho la denuncia.

¿Alguna vez te tembló el pulso para acusar a alguien?
Jamás y duermo súper tranquilo todas las noches. Voy a decir algo que capaz pueda sonar mal,pero yo creo que el fiscal debe ser parcial pero eso no significa que no tenga que ser justo, entonces si no hay elementos...
Cuando mataron a la señora Rufino, en la Quinta, que le dispararon y murió en una acequia;yo los detuve. Llegamos al juicio y en el mismo juicio yo no acusé.
Esto a veces la gente no lo entiende, son distintas etapas. Yo tenía la probabilidad de que fueran, es más, yo empecé mi alegato diciendo "estoy convencido de que son", pero las pruebas que tenemos no son suficientes para acusar. No mantuve la acusación. 

Ese es un caso que quedó impune. 
La palabra impune a veces suena rara. La persona que estaba imputada, quien después desapareció, me decía en otro momento: "Doctor, usted sabe que me tuvo detenido y después no me acusó". Estaba detenido por otra cosa y yo le dije: "no, vos sabés que fuiste y yo sé que fuiste, no había pruebas, que es otra cosa". Se quedó callado.

Estás en la unidad de violencia de género, ¿has tenido alguna acusación que haya tenido perspectiva de género?
Todas las que tengo que hacer yo. Yo sé que existe la violencia de género, tenemos tratados al respecto, pero es una cuestión cultural y social que excede al derecho penal y no todo se va a solucionar con el derecho penal.
Yo creo que se tienen que tener en cuenta ciertas directrices, que las trato de tener, pero a veces me encuentro con ciertas mujeres que me dicen: "pero esto es violencia de género", y si, pero no es delito. 
En el Código Penal lo tenemos específicamente en las lesiones y en el homicidio. Pero por ejemplo, estamos lejos de que aplique como delito y sí existe, por ejemplo, la violencia económica.

Si una mujer denuncia que ha sido golpeada y no tiene ni siquiera un golpe, ¿vos tenés que alejar al hombre del domicilio?
Preventivamente se puede hacer, si la mujer también lo requiere. Pero yo creo que lo que se ha cambiado es que hay una presunción a favor de la mujer, pero una presunción iuris tantum, hablando en nuestro idioma. Es decir, vos tenés que tener en cuenta lo que dice la mujer pero no porque diga tal cosa se va a hacer eso.
Es una presunción, pero se admite prueba en contrario. Entonces, es una forma de sacar afuera estos delitos que estaban encerrados, tenés que creerle y buscar la prueba.

¿Te gusta la fiscalía donde estás?
Como te dije, no creo en las especializaciones. Así que hoy por hoy me parece exactamente lo mismo cualquiera.

Tres positivos del sistema judicial y tres negativos
A veces los mismos positivos son los que son negativos.
La oralidad me parece perfecto. Pero si la vemos nada más que como un fin para ver un número por la rapidez, la vemos mal; porque hay un montón de trámites, por ejemplo, que no requieren la oralidad. Son cuestiones técnicas, pero si yo pido una prórroga de la investigación, por qué voy a hacer una audiencia si la puedo pedir por escrito.
Me parece excelente el juicio por jurado, pero mal como está implementado. Creo que debería ser una facultad del imputado elegir si quiere o no ese tipo de debate.

Además, hay un problema que yo veo, que es que están llegando causas a juicio por jurado que no deberían haber llegado; porque deberían haberse terminado en la parte de instrucción. 

¿Vos pensás que se debería de aplicar a más delitos?
Totalmente, empezaría por los funcionarios públicos, incluidos los funcionarios judiciales por supuesto.

¿Y si en tu causa te hubiese tocado un juicio por jurado?
Ahí tenés lo que te digo, porque nunca tendría que haber llegado a juicio por jurado. Porque toda la parte intermedia de la investigación penal preparatoria y la prueba recolectada no sería suficiente para llevar a juicio por jurado.

Daniel Carniello, ¿jura decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?
Juro.

¿Te condiciona tu vida social ser fiscal?
No.

¿A tu familia?
Puede ser que a veces, pero nunca han tenido ningún problema

¿Cuál es tu método de trabajo?
Que no tengo método (risas). Voy trabajando las causas como van saliendo, o depende la causa, como sea.

¿Te vas a jubilar cuando te llegue la edad jubilatoria?
Si.

¿Te has arrepentido de alguna sentencia o acusación?
No.

¿No has cambiado de parecer en cosas?
No.

¿Tu criterio es el mismo de hace 20 años atrás?
Supongo que sí, por lo menos en cuanto a justicia.

¿Quién ha sido tu referente como juez o fiscal?
No tengo un referente, he conocido muchas personas interesantes de las cuales he ido sacando cosas. Palermo, Poquet, Dimas Agüero, que lo odiaba cuando fui su alumno y después nos hicimos amigos, el mismo Julio Carrizo.

Si no fueras fiscal, ¿qué serías?
Músico. Qué se yo, sería fiscal. Yo dije una vez, qué lindo hacer lo que te gusta y que encima te paguen.

¿Te han hecho alguna vez alegatos de oído?
Siempre.

Que el fiscal haya pateado la calle, ¿importa o no al momento de resolver una causa?
Es fundamental. Como yo fui funcionario del Ejecutivo, siempre veo con mucho cuidado ciertas cuestiones, muchas veces algo que podría ser un delito hay que verlo en la coyuntura.
Por ejemplo, una vez un colega tenía una causa contra unos policías que habían ido a buscar los caballos que habían comprado, porque no se los mandaban. Entonces, habían hecho un fraude a la administración pública. Ese tipo de cosas hay que mirarlas con otra óptica.

¿Cuánto ganás?
Yo tengo muchísima antigüedad, la mitad de mi sueldo casi es de eso. Nosotros tenemos el 2.6 por año, sacá la cuenta de 33 años...unos $300.000

¿Te gusta el deporte?
No. Nunca he sido muy deportista.

¿De qué equipo sos hincha?
De Independiente avellaneda y de acá también. Pero de muy chico, ahora dejé de ver fútbol en alguno de los mundiales porque llegó un momento que miraba y me ponía nervioso y dije: qué necesidad, si los que ganan la plata son ellos.

¿Escuchás música?
Bastante.

¿Qué escuchás?
De todo. Por ahí trato de escuchar algunas cosas más nuevas, hago intercambios con mi hijo. Menos reggaeton, cuarteto y todo eso.

¿La electrónica te gusta?
Hay alguna interesante. David Guetta, por ejemplo me parece bastante interesante.

¿Si tuvieras que elegir la mejor banda de música?
Pink Floyd siempre me gustó muchísimo y admiro su trabajo. 

¿Los Rolling o los Beatles?
Los Beatles.

En tus tiempos libres, ¿qué hacés?
Música, veo series.

Vos tocás el teclado, vamos a recordar, ¿estuviste cuando empezó a nacer el rock en Mendoza?
Un poquito después, no tanto. Estuve en Alcohol Etílico.

¿Qué recuerdo tenés de los alcoholes?
Es muy gracioso. La mitad de los alcoholes somos amigos de la secundaria y por ahí nos reímos mucho acordándonos de cosas que cada uno las vivió de una forma distinta. 

¿Alguna vez se desmadró todo cuando han tocado?
Siempre. Una de las que más me acuerdo es que un poco más y se destruyó Al Diablo, parecía una batalla del oeste, cuando se pelean todos con todos y nosotros seguíamos tocando.

¿Con las groupies?
No he tenido éxito.

¿Dormís bien?
Sí, no tomo nada.

¿Último libro?
Hace mucho que no leo. En una época de mi vida leí muchísimo. Te tendría que decir el libro que escribió mi hijo, Cristian Carniello, son cuentos.
El último más o menos rápido se llama Rec & Roll, de Mario Breuer, que cuenta toda su historia como técnico de grabación.

¿Alguna vez tocaste con algún músico importante?
Siempre digo que Andrés Calamaro tocó conmigo, porque vino para un recital que hicimos de "Alcohol Etílico" y sus amigos. Yo ya no estaba, pero fui como músico invitado y tocábamos ahí con Calamaro.
Cuando fuimos a Buenos Aires nos juntamos con Hits, con Los Enanos, con varios.

¿Cobran derechos de autor con los Alcohol Etílico?
Las canciones están todas puestas a nombre de Raúl Gómez y de Natalio Faingold, que son los que siguieron y en definitiva son los autores, los demás poníamos un poquito. Yo creo que viven de eso y para nada mal.

¿Pero vos no participás de eso?
No, porque no están a nombre mío. Eso SADAIC se lo abona a quien lo registró a su nombre.

¿Mejor serie que hayas visto?
T
e imaginás todas las que he visto con la pandemia. Breaking bad es buena, Better Call Saul, Karppi, The Sinner y logré ver Ertuğrul, que eran 400 capítulos de cómo empezó el imperio otomano.

¿Tinto o blanco?
Cerveza

¿Ginebra o Whisky?
Cerveza

¿Feria sí o no?
A mi me parece bueno, porque en todos los lugares donde hay mucha gente es preferible que la mayoría se tome el mismo tiempo. Porque si yo tuviera 12 jueces y cada uno tiene 30 días, voy a tener siempre 11 jueces. Entonces me parece bueno aglutinar a todos.

¿A favor o en contra de legalizar el consumo de la marihuana?
No creo que sea una cuestión en la que deba intervenir el Estado. Es como las bebidas alcohólicas, por ejemplo.

¿Has fumado marihuana alguna vez?
He. Alguna vez, ya está prescripto.

¿Solamente marihuana o alguna otra droga?
No. Tabaco sí, pero el resto no.

Fumás mucho.
Sí.

¿Cuánto fumás?
Un atado y medio o dos por día.

A favor o en contra de la legalización del aborto.
Es un tema complicado, yo creo que la legalización sí, lo que no significa que todo el mundo vaya a salir a abortar. Me parece que sí debe haber una opción para que quienes no tengan los recursos pueda acceder a eso.
Que no significa estar en contra o a favor de la vida, sino una realidad, punto.

¿Alguna vez infringiste la ley?
Varias.

¿Como cuáles?
No sé, Dejar el auto mal estacionado.

¿Alguna vez tuviste una causa penal?
Uff. Todavía está dando vueltas, no la resuelven. Estará ahí, boyando.

Desde tu función, ¿cuáles serían los 3 derechos más importantes de un ciudadano?

  • Defensa
  • Libertad
  • Propiedad.

¿Por qué creés que te le montaste a Cornejo?
Porque no fui obsecuente.

Acá podés escuchar el audio completo de la nota.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?