No sólo por los que se van, sino también por los que quedan: un sanatorio implementó un protocolo para despedir pacientes COVID-19

No sólo por los que se van, sino también por los que quedan: un sanatorio implementó un protocolo para despedir pacientes COVID-19

Las visitas a pacientes internados con coronavirus están prohibidas en los centros asistenciales de salud de nuestro país, pero un sanatorio fue pionero. Desde el lugar aseguran que las medidas de bioseguridad son fáciles de llevar adelante.

MDZ Radio

MDZ Radio

En el programa No Tan Millenials hablamos con Bernardo De Diego, médico y jefe de Terapia Intensiva del Sanatorio Mater Dei de las Hermanas de Schoenstatt. Allí han implementado un protocolo único en Argentina para que familiares puedan visitar a pacientes graves con COVID-19

Según contó en el aire de MDZ Radio De Diego, las Hermanas de María son dueñas de este sanatorio desde hace más de 45 años. El  lema de su congregación es que están comprometidas con la vida y al servicio de la dignidad humana, por eso trabajan desde el principio de la pandemia para contener a las familias y para acompañar a los pacientes con COVID-19.

"Habíamos visto en las noticias del mundo que un covid positivo llegaba a una guardia, lo separaban de sus familiares, pasaba a piso y de ahí a terapia. Podía morirse a fin de dos o tres semanas sin que la familia tuviese un contacto directo, ya que por razones obvias no están permitidas las visitas a estos pacientes", contó el médico

Ante esto, fueron los primeros en implementar un protocolo que hace foco en el acompañamiento excepcional de algunos pacientes de piso y en las visitas de despedida para internados graves. El mencionado protocolo fue dirigido por las hermanas y diseñado por un equipo multidisciplinario, compuesto de psicólogos, psiquiatras, jefes de servicios, infectólogos, personal de recursos humanos, entre otros.

"No tenemos conocimiento de ninguna ley ni disposición que prohibiera terminantemente que los pacientes no sean visitados", manifestó De Diego. Respecto del "acompañamiento excepcional en piso" dijo que es para algunos pacientes con una situación clínica de dependencia, como menores de edad, embarazadas o enfermos mentales, por ejemplo. "Es imposible que estén solos en una habitación, sin alguien que los acompañe", completó.

En tanto que el protocolo de visitas a pacientes graves con covid, según comentó el terapista, es relativamente sencillo. "Se les coloca un equipo de protección personal y constantemente estamos supervisando que el mismo esté correctamente puesto, luego lo acompañamos al familiar cuando entra a ver al paciente, le explicamos cómo son las cosas y nos retiramos a un costado. Cuando finaliza la visita, lo acompañamos a retirarse el equipo de protección", contó De Diego. 

Las visitas son breves, de máximo 30 minutos.Además, previo a que el familiar ingrese a ver al paciente, le explican cómo va a encontrar a su ser querido:  "Lo preparamos y le advertimos que el paciente está entubado, con sondas y con respirador. También les decimos que le hablen muy suavemente sobre cosas lindas que hayan vivido". 

El médico coincidió en que el protocolo de aislamiento de los pacientes con COVID-19 es inhumano y detalló qué ve o siente un internado grave: "Aquí, en terapia, los médicos no tienen rostro, porque tienen la cara cubierta, guantes, camisolines. Los pacientes no saben si es de día de noche, no tienen noticias con el exterior. Eso confunde enormemente a los enfermos y hay gente que no puede tolerar más de un pequeño tiempo esa soledad y aislamiento".

"Para los pacientes con la confusión mencionada anteriormente, tener una voz familiar que lo ubique en tiempo y espacio, que le da confianza y les pueda dar las últimas indicaciones de vida, es muy importante", finalizó el médico. 

La entrevista completa que hicieron Nicolás Attias y Laureano Manson en MDZ Radio, podés escucharla haciendo clic acá.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?